Portada

ALCALDES SE METEN DE LLENO A LA CAMPAÑA ELECTORAL CON DINERO DE LOS RECURSOS PÚBLICOS

Redacción/ Sol Yucatán

Mérida, Yucatán. – Alcaldes de distintos municipios de Yucatán entran de lleno y con todo en las campañas electorales, usando el dinero de los recursos públicos para promover su imagen.

Ahora que han iniciado las campañas comienzan a anunciar obras por todos lados: bacheos, alumbrado público, apoyo en comisarías, despensas y otros beneficios. La pregunta obligada es, si tenían el dinero para hacerlo ¿por qué no corrigieron estos desperfectos y entregaron dichos beneficios desde antes? Confirmamos la costumbre cínica de los presidentes municipales de guardar el dinero para después usarlo en época electoral.

En el oriente del estado, los alcaldes hacen una competencia para ver quién es el más cínico.

Empezando por Mario González, alcalde de Tizimín, quien durante los dos años anteriores se quedó callado y la gente afirma que no atendía las necesidades de la ciudad, pero hora que es época electoral le da por repavimentar calles, reconocer la labor de enfermos y enfermeras. También se le vio en algunas comisarías haciendo entrega de diversos apoyos e incluso regaló herramientas de trabajo a quienes lo necesitan.

¿Será pura casualidad o este personaje desea salvar su imagen, figurar y seguir viviendo del dinero público?

Enrique Ayora Sosa, alcalde de Valladolid, ahora está repartiendo apoyos como si no hubiera un mañana, sobre todo en las comisarías. Hace unos días entregó la repavimentación de las calles en la ciudad e incluso, dicen los vallisoletanos que está siendo más amable y humano en los últimos días.

Comentan en la Gran Zací que Ayora Sosa pretende una reelección en este 2021. Dice un popular refrán mexicano: «el miedo no anda en burro». ¿Será que aplique para el alcalde de Valladolid?

Otros es Lucio Balam Herrera, primer edil de Chemax, quien en esta época electoral se motivó para hacer las reparaciones a la cancha principal de Chechmil, una de las comisarías de tal municipio. Es importante señalar que los habitantes del sitio ya tenían varios años detrás del alcalde de Chemax para que atendieran sus peticiones.

Por arte de magia a tan solo unos meses de iniciar de lleno las campañas electorales, decidió abrir oídos y actuar ante las necesidades de su municipio y comisarías. ¿Acaso tendrá una idea de reelección?

Moviéndonos por otra zona del estado llegamos a Tecoh en donde el alcalde Felipe May, también se une al club de los ediles que apoyan en época electoral. En este caso, rehabilitó el parque principal de la Villa y entregó apoyos deportivos. ¿Pará qué o qué? Si estamos en pandemia y no es posible hacer eventos masivos deportivos ni mucho menos salir al parque a jugar, esto en caso de los niños.

Freddy Ruz Guzmán, alcalde de Umán, va por el mismo camino. Él desde antes había iniciado un «programa permanente de bacheo» sin embargo, esa supuesta permanencia duró muy poco. Durante el mes de noviembre y diciembre detuvo esta obra, pero casualmente en enero en pleno inicio de época electoral, retomó el bacheo anunciado así un supuesto compromiso con la ciudadanía. ¿Será que los compromisos se pueden hacer por capítulos?

Cabe mencionar que los bacheos que se realizan en Umán no son dignos de esta ciudad. Materiales baratos, trabajos a medias e inconclusos, calles mal bacheadas y muchos desperfectos son los que caracterizan a estas obras que el alcalde usa para acomodar la poca imagen que le queda.

Otra situación grave:

Lamentablemente en esta época de pandemia, además de usar la cínica estrategia de mostrar trabajos en época electoral, los alcaldes yucatecos arriesgan la vida de la gente que se presta a salir junto con ellos en sus recorridos de entrega de las obras.

En Valladolid por ejemplo, se mira al primer edil Enrique Ayora Sosa sin respetar la sana distancia en los recorridos que realizó al entregar los trabajos de repavimentación. Las personas que lo acompañaron estaban muy juntas y eso implica un grave riesgo de contagio de COVID-19, a pesar que porten cubrebocas.

Lo mismo sucede con Mario González, alcalde de Tizimín. En su afán de quedar bien en esta época electoral, se acercó a las comisarías y para tomarse la foto abrazó a gente de la tercera edad, sabiendo que son los más vulnerables en contagiarse de coronavirus. Obviamente no respetó la sana distancia al momento de entregar las herramientas de trabajo.

Otra situación es con Luis Balam Herrera, alcalde de Chemax, quien arriesgó la vida de los habitantes de la comisaría de Chachmil. Se unió a la lista de alcaldes que no respetan la sana distancia cuando salen a supervisar obras.

También en Tecoh el presidente municipal atentó en contra de la salud de los niños, ya que entregó apoyos deportivos y, sobre todo promovió violar los protocolos de prevención al rehabilitar el parque principal y para la foto oficial permitió que varios niños jueguen en dicho parque sin la sana distancia.

¿Dónde queda el COVID-19 en los municipios? Es denigrante que los alcaldes interpongan sus intereses políticos por encima de la salud de sus pobladores.

Los presidentes municipales sí limitan los horarios en negocios, atentan contra la economía de cientos de familias, pero ellos son irresponsables al no seguir protocolos de prevención ante el coronavirus ni mucho menos respetan la sana distancia.

Artículos Relacionados

IVONNE ORTEGA IGNORA MEDIDAS ANTE EL COVID: REUNIÓN MASIVA EN MOTUL

Redaccion

DIPUTADOS RECIBIRÁN $500 MIL DE VIÁTICOS POR CABEZA

Redaccion

GASTA SALUD FEDERAL 65 MILLONES EN VIAJES PREMIER

admin

Deja un Comentario