Portada

¡AMLO DEPREDADOR!

*Ante el déficit presupuestal que enfrenta su gobierno y con la sola finalidad de contar con los recursos suficientes para sus obras faraónicas, el presidente López Obrador se pretende adueñar de 68 mil millones de pesos de 109 fideicomisos sin importarle desaparecer fondos tan importantes como los de desastres naturales y gastos catastróficos.

*Lo grave del caso es que muchos de los fideicomisos están integrados con recursos privados y de organismos internacionales, por lo que su desaparición constituye un acto de arbitrariedad por parte del Presidente de México, quien pretende apropiarse de dinero que no le pertenece.

*De manera burda, la bancada de Morena en la Cámara de Diputados defiende la extinción de los fideicomisos argumentando que sus recursos serán canalizados a la atención de la emergencia sanitaria, cuando en realidad en el paquete económico del 2021 no figuran tales asignaciones presupuestales.

STAFF SOL QUINTANA ROO/SOL YUCATÁN/LA OPINIÓN DE MÉXICO

Ciudad de México.- En menos de dos años de su gobierno, el presidente López Obrador arrasó con 360 mil millones de pesos que existían en los fondos emergentes y que representaban los ahorros de las administraciones de Fox, Calderón y Peña Nieto.

Contrario a lo que presume en sus conferencias mañaneras cuando habla de “ahorros”, en los hechos tales recursos pertenecientes a los fondos de Estabilización de Ingresos Presupuestarios (FEIP) y de Estabilización de los Ingresos de las Entidades Federativas (FEIEF), representaban los recursos ahorrados durante los últimos 20 años.

No conforme con haber perpetrado uno de los saqueos más escandalosos de la historia reciente al dejar en ceros dichos fondos, AMLO ordenó a la bancada de su partido Morena en la Cámara de Diputados utilizar su mayoría para buscar la aprobación de la extinción de 109 fideicomisos públicos que representan 68 mil millones de pesos.

Aunque el argumento de sus lacayos en San Lázaro es que los recursos de los fideicomisos serán canalizados a la adquisición de vacunas contra el Covid-19, entre otras urgencias derivadas de la pandemia, en realidad en el paquete económico 2021 que entregó la Secretaría de Hacienda y Crédito Público al Congreso de la Unión no vienen estipuladas tales asignaciones dentro del presupuesto de egresos.

Cabe señalar que todos los fideicomisos, sin excepción alguna, cuentan con comités técnicos y están sujetos a una estricta vigilancia, pero no solamente están integrados con recursos del gobierno, sino que muchos reciben aportaciones privadas, incluso cuentan con fondos de organismos de cooperación internacional.

En la práctica, AMLO busca apropiarse de recursos que no le pertenecen al gobierno federal, un hecho que define el autoritarismo y las arbitrariedades característicos de su administración.

El dictamen que contempla la desaparición de 109 fideicomisos no estipula cómo será destinado el recurso para la pandemia del Covid-19, cuánto será el monto específicamente y cómo se va a poder hacer tal reajuste o reasignación de los recursos.

Desde el inicio de la propuesta de extinción de los fideicomisos, el presidente López Obrador dijo que era por la opacidad y la corrupción en su manejo, pero jamás ha aportado pruebas de tales corruptelas.

Lo único cierto es que con su desaparición se dejará sin apoyo a científicos, artistas, deportistas, becarios, damnificados en casos de desastres naturales, enfermos de cáncer y otras padecimientos de alto costo, pues tanto el Fondo de Desastres Naturales como el de Gastos Catastróficos están en la lista de los fideicomisos y fondos en extinción.

Algunos de los fideicomisos en proceso de desaparición son el Fondo de Investigación Científica y Desarrollo Tecnológico; Fondo para el Deporte de Alto Rendimiento; Fondo de Inversión y Estímulos al Cine; Fideicomiso que Administra el Fondo de Apoyo Social para ex trabajadores Migratorios Mexicanos; Fondo para el Fomento y Apoyo a la Investigación Científica y Tecnológica en Bioseguridad y Biotecnología.

También, el Fondo para el Cambio Climático; Fondo para la Protección de Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas  y el Fondo de Desastres Naturales, entre muchos otros.

En total se contemplan eliminar 65 fondos del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) de distintos estados y 26 fondos de diversos centros de investigación.

Durante el Parlamento Abierto que se llevó a cabo sobre este tema en fecha reciente, representantes de 26 centros de investigación defendieron la permanencia de los fideicomisos al asegurar que éstos se nutren de recursos autogenerados o donaciones de terceros, y no reciben transferencias federales.

Sin embargo, esas voces no fueron escuchadas y el dictamen fue avalado el pasado 29 de septiembre por la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública de la Cámara de Diputados con 20 votos a favor de Morena, 15 de los partidos de oposición (PAN, PRI, PRD y MC) y una abstención.

Dos días después, el 1 de octubre, el dictamen fue discutido por el pleno de la Cámara de Diputados, pero el ausentismo de legisladores de Morena –faltaron 53 diputados– y la estrategia de la oposición junto con el Partido del Trabajo  para ausentarse del salón de plenos, echó abajo la aprobación de la reforma para que AMLO maneje a su capricho 98 mil 478 millones de pesos concentrados en 109 fondos y fideicomisos.

Los grupos parlamentarios se reservaron todos los artículos del dictamen que busca desaparecer los fideicomisos, lo cual acumuló 396 reservas, pero al votarse el documento en lo general sólo había 239 legisladores presentes, lo que obligó a un recuento del quórum, que dio como resultado 222 diputados presentes.

La Ley Orgánica del Congreso de la Unión señala que debe haber presentes la mitad más uno del total de legisladores, es decir deberían haber estado en la votación 251 diputados. De esta forma, el tema se volverá a discutir este martes 6 de octubre.

Hasta diciembre pasado, los fideicomisos de la Administración Pública Federal contaban con un total de 740 mil millones de pesos, monto que el presidente López Obrador intentó apropiarse por medio del decreto del pasado 6 de abril para disponer de los recursos que no tienen estructura orgánica.

En dicho decreto, AMLO ordenó a todas las dependencias del gobierno federal liquidar los fideicomisos sin estructura orgánica y concentrar en la Tesorería de la Federación todo el dinero recuperado, a más tardar el día 15 de ese mismo mes.

Pero la voracidad del Presidente va en aumento, pues una vez que arrasó con los recursos de los fondos emergentes y que las expectativas de captación fiscal van a la baja, decidió instruir a los legisladores de Morena echar a andar su maquinaria legislativa para apropiarse del dinero de los fideicomisos.

Inicialmente se tenía contemplado desaparecer 55 fideicomisos, pero después el presidente de la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados, el morenista Mario Delgado, dijo que el número subió a 109, con lo que se espera obtener 68 mil millones de pesos.

Previo a la reunión de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública para discutir el dictamen, el también coordinador de la bancada de Morena, redujo su previsión de 150 mil millones de pesos a 68 mil millones debido a que no desaparecerá el Fideicomiso Fondo de Salud para el Bienestar, relacionado con el Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi), organismo que a la fecha carece de reglas de operación pero que es uno de los entes insignia de AMLO. Dicho fondo tiene recursos por 97 mil millones de pesos.

Al capricho de la política

Para investigadores, científicos e intelectuales, la extinción de los fideicomisos es un intento del presidente López Obrador por controlar a las voces críticas de su gobierno.

En este contexto, más de 200 artistas, periodistas, investigadores y cerca de 20 organizaciones de la sociedad civil y colectivos, firmaron una petición en Change.org para pedir al pleno de la Cámara de Diputados no aprobar el dictamen que busca la desaparición de fondos y fideicomisos públicos.

La petición “No nos politicen”, alerta que la ciencia, la cultura, el periodismo y los derechos humanos podrían quedar sometidos al capricho de la política si este dictamen es aprobado por el pleno.

“Si desaparecen los fideicomisos públicos, la ciencia y la tecnología, el cine y la cultura, la reparación a víctimas, la protección de periodistas y personas defensoras de derechos humanos –entre otros temas– quedarán sujetos a los ciclos políticos y al criterio de los políticos”, advierten.

La misiva respaldada por algunas organizaciones de la sociedad civil, como Artículo 19, Sin Fronteras IAP y la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos, así como por la Red de Documentalistas, y los colectivos Directoras Cinematográficas y Distribuidores Independientes, apunta que con estos fideicomisos se evita que el dinero sea sujeto de negociaciones políticas y jaloneos que, año con año, se hacen en la Cámara de Diputados al momento de aprobar el presupuesto anual, lo cual, permite tener certeza de proyectos multianuales, como los que requieren la investigación científica y la gestión cultural.

“Los fideicomisos tienen reglas sobre transparencia y sobre cuándo y quiénes deciden en qué se gastan los recursos, permitiendo la participación ciudadana y transparentando las razones por las cuales se gasta en una cosa y no en otra”, señalan en la misiva.

La carta, también firmada por directores, productores y actores como José María Yazpik, Gary Alazraki y Jorge Estrada, así como por el activista Javier Sicilia, la escritora Carmen Boullosa, el analista Alfredo Lecona y la comunicadora Yuriria Sierra, explica que si bien se intenta justificar este dictamen en la necesidad de eliminar la opacidad y discrecionalidad en el uso de los recursos públicos y la de tener recursos adicionales para combatir la pandemia del Covid-19, es una falsedad total.

“Los recursos que están en estos fideicomisos no alcanzan para enfrentar la crisis económica ante nosotros; tampoco son opacos y discrecionales: al contrario, los fideicomisos públicos fueron creados para combatir la discrecionalidad y la opacidad que caracteriza a nuestra política”, suscriben los firmantes.

Alejandro Madrazo, encargado de promover la misiva, dijo que la desaparición de los fideicomisos es un intento de controlar a las voces críticas del gobierno y expresó al presidente López Obrador que “está fuera del control político lo que usted quiere ejercer sobre nosotros”.

“Todos son espacios que, desde antes de este gobierno y en este, sirven para albergar voces críticas a lo que hace el gobierno. Y este presidente entiende muy bien cuan peligrosas pueden ser esas voces”, agregó.

El investigador manifestó que el tema de los fideicomisos no se trata de dinero; es más, dijo, “el dinero no les va a alcanzar ni para los ‘chuchulucos’ de la crisis económica que enfrentan”.

Además, reveló, “ese dinero en realidad ya está comprometido para proyectos, se tienen que pagar conforme a esos contratos, y otra parte está en bonos, no es dinero líquido”.

Sobre el tema, la Asociación de Gobernadores de Acción Nacional también se pronunció en contra de la extinción de fideicomisos públicos, pues dijo que su cancelación demuestra la fragilidad de las finanzas públicas y la irresponsabilidad del gobierno de AMLO.

Es un salto al vacío al cancelar apoyos a ciencia, tecnología, innovación, medio ambiente, campo, desastres naturales, etcétera.

La asociación de gobernadores del PAN lanzó un llamado a evitar que este dictamen sea aprobado por la mayoría de los legisladores en el pleno de la Cámara de Diputados.

Pese a que desde antes de que el dictamen fuera aprobado en la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública, ya había algunas voces en contra de investigadores e instituciones educativas como la UNAM y el Centro de Investigación y de Estudios Avanzados del IPN (Cinvestav), éste finalmente fue aprobado con 20 votos a favor, 15 en contra y una abstención.

En su necedad por concluir sus obras emblemáticas y seguir distribuyendo dinero con fines estrictamente electorales, al presidente López Obrador no le importa que los investigadores dejen sus proyectos inconclusos, que los artistas suspendan sus obras, que los atletas se vean imposibilitados a ir a las olimpiadas o que los becarios vean truncos sus estudios. Su gobierno representa todo un retroceso para el país.

Related posts

¡VACIÓ LAS ARCAS!

Redaccion

LUJOS Y EXCENTRICIDADES DE JAVIDÚ Y KARIME

admin

PERIODICO SOL YUCATAN EDICION 19

admin

Leave a Comment