Portada

CAMPECHE Y CÁRTEL DE LOS SOLES, EN MIRA DE LA DEA

*Desde hace 15 años la organización venezolana tomó Campeche como “narcoaeródromo”

 

*Entre 2019 y 2020, más de 20 aeronaves aseguradas, pero sin detenidos

 

*La inesperada visita del embajador de EU confirmó investigación paralela con México

 

*Al menos un millar de narco-tienditas existen en los 11 municipios campechanos

 

STAFF SOL CAMPECHE

 

Campeche.- El triángulo dorado de la droga de la frontera sur de nuestro país, conformado por Quintana Roo, Yucatán y Campeche se ha convertido en otro gigantesco narcoaeródromo, principalmente el territorio campechano, donde aterrizan indiscriminadamente aeronaves procedentes de Venezuela con toneladas de droga, enviadas por el Cártel de los Soles.

 

En 2019 se confiscaron 16 aeronaves, algunas incendiadas y otras abandonas, la mayoría con rastros de droga y en lo que va de este año han sido aseguradas seis, aunque cifras extraoficiales señalan que por las noches se oye y se observa el vuelo constante de aeronaves en el espacio aéreo campechano, aunque en la mayoría de los aseguramientos no ha habido detenido alguno.

 

La sorpresiva e inesperada visita de trabajo a Campeche del embajador de Estados Unidos, Christopher Landau, confirmó lo que ya era un secreto a voces, que el gobierno estadounidense a través de la Drug Enforcement Administration

(DEA) solicitó la colaboración del gobierno local para realizar una investigación conjunta, con motivo del frecuente arribo de aeronaves con droga procedentes de Venezuela.

 

El viernes 16 de octubre, justo cuando el general Salvador Cienfuegos Zepeda, secretario de la Defensa en el sexenio de Enrique Peña Nieto, era arrestado en Estados Unidos por la DEA acusado de cargos relacionados con el narcotráfico, el diplomático norteamericano llegó de manera sorpresiva a Campeche donde permaneció dos días en una reunión de trabajo.

 

No hubo información oficial por parte de la Fiscalía de Campeche, ni tampoco de la Fiscalía General de la República, aunque el twitter que el Embajador subió a sus redes en su primer día de estancia en Ciudad del Carmen resultó más que revelador:

 

“La lucha contra el crimen organizado y el narcotráfico es una lucha compartida. Los delincuentes y las drogas matan a (Bandera de México) y (Bandera de Estados Unidos). Nos urge trabajar hombro a hombro en ambos lados de la frontera. No es nada fácil, pero somos más los buenos”.

 

Fuentes de la fiscalía estatal, dijeron que la visita de Landau tomó por sorpresa al gobierno estatal, cuyos funcionarios sólo atinaron a entregar la información que solicitó en torno al trasiego de droga y las narco-avionetas que proliferan en el Estado, datos que de inmediato llegaron a manos de la DEA.

 

En opinión de expertos en la materia, es más que claro que tanto el gobierno del Estado e incluso el federal, así  como el estadounidense están ciertos que Campeche es, desde hace años, la ruta preferida de los narcotraficantes para traer sus cargamentos, lo mismo en avionetas que en aviones y hasta jets que “pasan desapercibidos” en territorio campechano.

Por el hermetismo que rodeó el encuentro entre el Embajador y funcionarios del gobierno de Campeche no se pudo precisar que temas se abordaron, aunque trascendió que el rubro principal fueron las rutas de las narco-aeronaves y el tráfico de droga que se da lo mismo por aire que por mar y tierra, sin que el gobierno, encabezado por Carlos Miguel Aysa González, se dé por enterado.

 

De tal manera que la información que se habría llevado el Embajador de Estados Unidos tras su repentina visita, podría ser sobre el grado de vinculación de funcionarios y ex funcionarios del gobierno campechano en los niveles municipales y estatales con el trasiego de drogas.

 

Presumiblemente, el funcionario norteamericano habría recopilado información importante sobre los funcionarios municipales que han sido detenidos o que han muerto durante enfrentamientos entre autoridades y narcotraficantes, así como el número de narco avionetas que han aterrizado en el Estado en los últimos dos años, los lugares, el “modus operandi” y nombres de los involucrados.

 

La información que habría sido entregada, detalla, presuntamente, reportes de aterrizajes en cuando menos cinco municipios del estado en los últimos 24 meses: Carmen, Candelaria, Champotón, Holpechén y Calakmul.

 

NO ES NADA NUEVO

 

Hace al menos 14 años, en julio de 2006, de acuerdo a la averiguación previa PGR/SIEDO/UEIDCS/07/2006 de la desaparecida Procuraduría General de la República (PGR), el Cártel de los Soles de Venezuela envió un jet DC-9, con número de registro en los Estados Unidos, cargado con 5 toneladas y media de cocaína.

 

En aquella ocasión hubo dos detenidos que al declarar ante el Ministerio Público Federal (MPF), dijeron que el avión partió del aeropuerto Maiquetía, el más importante de Venezuela y aterrizó en el aeropuerto de Ciudad del Carmen, Campeche.

 

En sus testimoniales, declararon que por parte de México estaban coludidas autoridades de la Policía Federal Preventiva (PFP), cuyo titular era Wilfrido Robledo Madrid, denunciado por el ahora fiscal general de la República, Alejandro Gertz Manero; la Agencia Federal de Investigaciones (AFI), cuyo jefe era Genaro García Luna, ahora procesado en Estados Unidos; de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), a cargo entonces de José Luis Luege Tamargo y de funcionarios de la terminal aérea de Campeche.

 

En lo referente a Venezuela, fueron exhibidos en la averiguación previa Nicolás Maduro Moros, en ese entonces  presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela; Diosdado Cabello Rondón, ex presidente de dicha asamblea; el general Armando Carbajal Barrios y Cliver Alcalá Cordones, ex director de Inteligencia Militar de Venezuela.

 

Desde ese entonces, hace 14 años, se sabía ya de la existencia y actividad del Cártel de los Soles, que ahora más que nunca continúa activo, toda vez que el presidente de Venezuela es Maduro Moros.

 

En los testimonios de los inculpados, que señalaron que la droga era para el Cártel de Sinaloa, aparecieron también nombres de funcionarios y jefes policíacos mexicanos, pero “por el sigilo de la investigación y la secresía de la averiguación”, según el gobierno mexicano, no fueron dados a conocer.

 

NARCOPISTAS EN CAMPECHE

 

Las pistas clandestinas en la entidad han crecido exponencialmente en los últimos cinco años. Tan sólo en 2019 y 2020, respectivamente, se ha confiscado más de una veintena de narco avionetas, abandonadas y algunas incineradas y ahora con la detención del general Cienfuegos, la DEA enfoca sus baterías a la Península, donde Campeche, Yucatán y Quintana Roo constituyen para los narcos “El Triángulo Dorado Sur”, en el que se cierran negocios entre venezolanos, colombianos y mexicanos.

 

El Valle de Yohaltún, perteneciente al municipio de Champotón, es una zona abierta y sin control, porque no es la primera vez que aterrizan aeronaves en esa zona, todas relacionadas con el tráfico de drogas provenientes de Centroamérica.

 

Los hechos más recientes ocurrieron en septiembre del 2018 y noviembre y diciembre del 2019.

 

El 29 de noviembre del 2019, la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) aseguró, en una aeropista agrícola de campos arroceros, en el Valle de Yohaltún, una avioneta Cessna, sin matrícula, misma que habría introducido a territorio campechano entre 350 y 400 kilos de cocaína, de acuerdo a fuentes castrenses.

 

En esa ocasión no hubo decomiso de droga, pero sí se supo que hubo dos detenidos; sin embargo, se desconoce su identidad y cuál fue el paradero del piloto y copiloto.

 

En el 2019, una fuente extraoficial señaló que en los últimos nueve meses tuvieron lugar, sobre territorio campechano, nueve operaciones aéreas relacionadas con el narcotráfico, además de que la Secretaría de la Defensa reconoció que en Quintana Roo y en la zona limítrofe con Campeche, se registraban entre 20 y 30 vuelos ilícitos al mes.

 

Bajo esa perspectiva, Campeche se ha convertido en territorio del narco, tal como ocurre en Palizada, Candelaria, Escárcega, el Valle de Yohaltun y Edzná.

 

Otro hecho sonado se suscitó en septiembre del 2018, en el municipio de Champotón; en esa ocasión se pudo apreciar en las alturas, tres avionetas, dos de estas presuntamente pertenecientes a la Fuerza Aérea Mexicana y otra particular, la cual fue encontrada en el Valle de Yohaltún.

 

La versión oficial, señaló que se trataba de una narco avioneta, que fue obligada a aterrizar por la Fuerza Aérea Mexicana. El piloto y el copiloto murieron.

 

Cabe destacar que en junio de ese mismo año (2018), elementos del Ejército Mexicano y Policía Estatal acudieron al reporte de un accidente en el que una avioneta se estrelló en la localidad de Altamira de Zináparo, municipio de Escárcega.

 

Uno de los últimos incidentes de este tipo se suscitó el viernes 10 de julio en Champotón,  donde un bimotor fue encontrado incinerado casi en su totalidad, sobre un camino cosechero, sin que hubiera rastros de quienes operaban la nave y mucho menos de la droga que transportaba.

 

CUATRO CÁRTELES SE DISPUTAN FEROZMENTE EL TERRITORIO

 

Pero no nada más el Cártel de Sinaloa es el que figura en el Estado, también hay una fuerte presencia de Los Zetas, el Cártel del Noreste y otro cártel denominado Pura Gente Nueva, una escisión de Los Zetas.

 

Los Zetas, de acuerdo a reportes de inteligencia dominan en Calakmul, Holpechén, Candelaria y Escárcega, en la zona sur del Estado; mientras que el Cártel de Sinaloa, el de mayor presencia en el estado, se apoderó de Calkiní, Hecelchakán, Tenabo, Champotón, Palizada y Ciudad del Carmen.

 

En todos esos puntos, el Cártel del Noreste y el de Pura Gente Nueva protagonizan frecuentes reyertas con el de Sinaloa y Los Zetas a fin de desplazarlos, lo que ha elevado el índice de homicidios.

 

NARCOTIENDITAS

 

Se estima que en los 11 municipios del estado (Calkiní, Campeche, Carmen, Champotón, Hecelchakán, Hopelchén, Palizada, Tenabo, Escárcega, Calakmul y Candelaria), hay al menos un millar de narcotienditas cuyo control y manejo se lo pelean los cuatro cárteles existentes en la región.

 

De tal manera que son frecuentes los hechos violentos en esos inmuebles, donde incluso han sido arrojadas granadas de fragmentación que, en su mayoría no han estallado, sino simplemente como actos intimidatorios; sin embargo, no ocurrió lo mismo en el Centro de Reinserción Social del Estado, desde donde “El Jeremías”, del Cártel de Sinaloa maneja el narcomenudeo en varios de los municipios.

 

En dicha prisión si estalló una granada que causó las lesiones de algunos custodios y reclusos, sin embargo no hubo información oficial al respecto.

 

En lo que del año se han registrado en Campeche 87 narco-ejecuciones, 49 de ellas ocurrieron en Ciudad del Carmen.

 

La disputa por el control del narcomenudeo se da entre El Amadeo y El Quincho, del Cártel del Noreste, y El Retador que lidera un grupúsculo que es una escisión de Los Zetas.

 

Al respecto, Jorge Argáez Uribe, secretario de Seguridad Pública, para justificar sus nulos resultados, argumenta que no son de su competencia, sino del fuero federal, mientras que el fiscal del Estado, Juan Manuel Herrera Campos, arguye: “Quiero decirle a la gente que nos aguante, porque son asuntos difíciles”.

 

Ante esa apatía, involuntaria o premeditada, la DEA y el gobierno federal, así como el estatal, se aprestan a trabajar de manera conjunta para combatir, en todos sus niveles, el crimen organizado que podría ser cobijado por la corrupción de malos funcionarios.

Artículos Relacionados

DE NARCOMENUDISTA A CANDIDATO A LA ALCALDÍA DE KANASÍN POR EL PT

Redaccion

SIN FRENO, CORRUPCIÓN EN LA PROCURADURÍA AGRARIA

Redaccion

LA «FIRMA», EL «TARJETAS» Y LA «GALLINA» LOS EJECUTORES DE ARISTOTELES SANDOVAL

Redaccion

Deja un Comentario