Hoy Escribe

COLUMNA SOL QUINTANA ROO

Vergonzosa, por decir lo menos, resultó el intento de comparecencia del subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell en el Senado de la República. Al funcionario incondicional de AMLO le llovieron todo tipo de reclamos, todos justificados.
No lo bajaron de criminal, por el pésimo papel que ha desempeñado al frente de las acciones para contener la pandemia del Covid-19.

Los reclamos, cuestionamientos, acusaciones y calificativos peyorativos, debieron haber hecho eco en la oficina principal de Palacio Nacional, donde despacha el verdadero y único responsable de la errática y mortal “estrategia” antiCovid.

¿Acaso López-Gatell toma las decisiones por sí mismo, sin antes consultar al presidente López? Claro que no. Ninguno de los miembros del gabinete del hombre de Tepetitán se atreve a tal osadía. Son simples floreros, no toman por sí mismos ni siquiera la decisión de ir o no a la mañanera.

El hecho de que en México el Covid-19 registré una alta tasa de letalidad (11 por ciento) a diferencia de otras naciones donde el promedio es de cinco puntos porcentuales, se debe en gran medida a la insuficiencia de pruebas que se realizan a la población.

López-Gatell no es quien decide si se adquieren o no las pruebas para detectar la expansión del coronavirus. El Presidente miente cuando asegura que los científicos y médicos son quienes llevan las riendas del control de la pandemia.
Si desde que llegó el nuevo coronavirus a México se optó por ignorar las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud en el sentido de aplicar pruebas masivas a la población, fue porque el presidente López se negó a adquirirlas y prefirió guardar esos recursos para invertirlos en sus obras emblemáticas del Tren Maya, la terminal avionera de Santa Lucía y su refinería de Dos Bocas.

Según la Organización de las Naciones Unidas (ONU), 65 de cada mil personas en México se hacen la prueba, mientras que el promedio en otros países de América Latina es de 305 por cada mil.

A AMLO le importa un bledo que mueran 80, 90, 100 o 120 mil mexicanos a consecuencia del Covid-19, mientras él tenga dinero para sus fantasías sexenales, lo demás le vale.
La austeridad la aplica en todos los rubros: educación, ciencia, arte, cultura, deporte, salud, obra pública (ajena a sus caprichos por supuesto), instituciones de gobierno, salarios de funcionarios, víctimas de delito, derechos humanos y un larguísimo etcétera.
Bueno, hasta por dizque ahorrar, ha dejado a miles de niños enfermos de cáncer sin medicamentos y sin tratamiento. Solo se salvan del machetazo al presupuesto sus proyectos insignia.

¿No es esa una actitud criminal?
López-Gatell dio la cara en el Senado, pero el verdadero responsable de la masacre provocada por la pandemia es López Obrador.

Related posts

DESAFÍO

admin

LOS CAPITALES

admin

JUICIO A EXPRESIDENTES: LA GANSADA DE AMLO

Redaccion

Leave a Comment