Hoy Escribe

COLUMNA SOL YUCATÁN

¿Hacia dónde pretende el presidente López llevar al país?

Es una pregunta que muchos mexicanos nos hacemos ante el cúmulo de barbaridades que viene cometiendo el inquilino de Palacio Nacional.

Llevar a México a la década de los setenta parece ser uno de sus propósitos.

En el terreno político todas sus acciones se dirigen a concentrar el poder, como en los viejos y mejores tiempos del PRI, cuando el Presidente tenía todo el control en sus manos. Nada se movía sin su consentimiento. El nombre del ex presidente Luis Echeverría Álvarez (1970-1976) viene a la memoria. Está empeñado en la restauración de la Presidencia todopoderosa.

Pareciera que AMLO quiere hacer de México un símil de Venezuela, o consolidarlo como un destacado miembro del Foro de Sao Paulo.

El precio que se tenga que pagar para lograrlo parece no importarle.

Lejos de la pandemia que le cayó como “anillo al dedo”, los indicadores económicos nos dicen que ha conducido al país por el rumbo equivocado desde el inicio de su mandato.

En 2019 cuando el Covid-19 ni siquiera existía en la película de ciencia ficción más aterradora, México ya sufría un estancamiento económico que lo llevó a cerrar el año con una baja del 0.1 por ciento de su Producto Interno Bruto.

En el presente año todo apunta que la economía mexicana se contraerá un 10 por ciento, según indicadores del Banco de México y de analistas del sector privado. En los años recientes habíamos crecido a un promedio de dos por ciento del PIB anual.

AMLO le apuesta a Petróleos Mexicanos y a la Comisión Federal de Electricidad para sacar adelante al país. Nada más equivocado, le está apostando al malo. En esas intenciones se ve claramente que pretende gobernar con saliva y respaldado económicamente por tales paraestatales, como en los años setenta. Se niega a aceptar que estamos en 2020.

Tanto Pemex como la CFE son empresas incosteables, que han logrado sobrevivir gracias a la apertura de sus mercados, los mismos que incomprensiblemente hoy el Presidente ha cerrado. Las pérdidas de Pemex en el primer semestre del año ascienden a los 606 mil millones de pesos, cifra superior a los 500 mil millones que AMLO aseguraba se iban a ahorrar combatiendo la corrupción.

Desde inicios de los noventa se permitió la producción de electricidad por empresas privadas, y ello nos ha permitido tener suficiente fluido para cubrir la demanda interna.

En los años recientes México incursionó en fuentes alternas, siendo ejemplo a nivel mundial en energías limpias y renovables. AMLO ha decidido que es mejor quemar carbón y combustóleo.

Las inversiones para la generación de electricidad con energías renovables ascendían a los 20 mil millones de dólares. Se pierde dinero y muy pronto tendremos problemas de abasto.

El mesías de Macuspana anda perdido y en su laberinto de incongruencias está llevando a México al voladero

 

Related posts

¡ABAJO LAS ARMAS!

admin

OTRAS INQUISICIONES

admin

EL PATRIMONIO CRIMINAL DE POLÍTICOS Y CAPOS, EN LITIGIO EN USA; MÉXICO BUSCA QUE SE LE DEVUELVA AL PUEBLO DE MÉXICO TODO LO ROBADO.

admin

Leave a Comment