Portada

COMISARIOS VENDEN A SU PUEBLO

*Le entregan más de 200 hectáreas de la comisaría de San Ignacio, Progreso, a Rafael Acosta Solís, Gabriel Guzmán Millet y Mariner Hernández. Les dan dádivas de mil pesos para que firmen por adelantado la venta de las tierras

*Avalaron las actuaciones Diana Alcázar, Juan Heredia Ku y Manuel Ontiveros, corridos de la Procuraduría Agraria por corruptos, quienes trabajaban como visitadores

*René Francisco Chan Canché salió del poder como Comisario, pero sigue mandando a la actual autoridad del pueblo, Wilfrido Poot Rosado

Redacción/Sol Yucatán

Progreso, Yucatán. – Otro caso más de corrupción se registra en esta comunidad, pues Rafael Acosta Solís, Gabriel Guzmán Millet y Mariner Hernández, pretenden despojar de más de 200 hectáreas a los campesinos, dándoles dádivas de mil pesos para que firmen por adelantado la venta de las tierras, ya que hay un litigio de por medio, a cargo de la titular del Tribunal Agrario, a quien los ejidatarios de diversos puntos del Estado traen en la mira, en espera de que los fallos los dé a favor de los hombres del campo y no de los corruptos.

Precisamente, a estas arbitrariedades se han sumado el excomisario Ejidal René Francisco Chan Canché, el ex secretario Felipe Uc Puc y Manuel Gonzalo Oxté Ucán, extesorero, quienes a cambio de unas monedas se han puesto al servicio de Rafael Acosta Solís, Gabriel Guzmán Millet y la señora Mariner Hernández, de acuerdo a la denuncia pública hecha ante Sol Yucatán por un grupo de campesinos, que por no estar de acuerdo con todas estas irregularidades han sido sancionados amañadamente en asamblea.

«El ejido de San Ignacio tiene en litigio una superficie de 108 hectáreas, la cual es una asesora reconocida en asamblea y por la mayoría quien ha estado llevando el caso durante 12 años».

«Sin embargo, cuando llegó al cargo de Comisario René Francisco Chan Canché, Felipe Uc Puc, Secretario, y Manuel Gonzalo Oxté Ucán, tesorero, la desconocieron y llamaron como asesor personal a Carlos Noé Escobar, quien al paso de unos meses juntos empezaron a mentirle a los ejidatarios, diciéndoles que la licenciada abandonó el caso de litigio de las 108 hectáreas y él se auto nombra como nuevo asesor», dijo en entrevista el señor Aurelio Chay.

Chan Canché, a los pies de Acosta Solís

No había transcurrido mucho tiempo cuando Carlos Noé Escobar caería a los pies de Rafael Acosta Solís y, ahora, forma parte del grupo de sus secuaces, quienes despojan sin piedad de sus tierras a los campesinos, no sólo de este lugar, San Ignacio, sino también en otros puntos del Estado, que oportunamente Sol Yucatán ha ido dando voz a los afectados, como es el caso de Yaxkukul, de Texán y Anexas, de Samahil, entre muchos más que aún faltan por recorrer.

«Este licenciado, también al poco tiempo se integró al grupo de Rafael Acosta Solís, el más corrupto de los ‘compradores’ de tierras en Yucatán, pero como la licenciada (de la que se omite su identidad para evitar represalias en su contra) es la que aparece como asesora en el Tribunal Agrario, la quieren quitar a como dé lugar».

«Con engaños llevan a la gente a limpiar las mensuras del polígono y les dan unos cuantos pesos, les toman fotos, les piden sus firmas, abusando de que está la pandemia y no hay empleo, abusan de la necesidad de la gente para despojarlas de sus tierras, pero también pasaron casa por casa recolectando firmas, pagando migajas de dinero para convencer a la gente de que entregue documentos y lo grave, ¿es que el pueblo no se da cuenta de que los van a dejar sin sus patrimonios?», agregó el entrevistado.

Gabriel Guzmán Millet se roba hectáreas

Supuestamente a Gabriel Guzmán Millet le vendieron 150 hectáreas y se robó un puñado más, sin embargo, no esperaba que los campesinos lo descubrieran.

«El 30 de abril del 2017, en una asamblea, Gabriel Guzmán Millet supuestamente pagó 150 hectáreas, pero cuando midió ‘sus tierras’ mañosamente se extendió otro ‘poquito’ y se robó 13 hectáreas más».

«Cuando le reclamaron tuvo que darles más dinero para calmarlos, pues él debía ingresar en el Registro Agrario Nacional, RAN, por las 163 hectáreas, pero al paso del tiempo se revisó la citada asamblea y ya tenía 223 hectáreas, 60 más de las que debía tener, es decir, se supone que de estas 60, 50 se le vendieron a la señora Mariner Hernández».

«Sin embargo, también esta mujer, al momento de medir se apoderó de otras 10 hectáreas, por eso la suma daba 223, por eso insisto en que esta asamblea estuvo viciada, ya que no hubo convocatoria», indicó este hombre del campo.

Corrido de la Procuraduría Agraria

Derivado de tanta corrupción, finalmente en las oficinas de la Procuraduría Agraria, pero a nivel nacional, hicieron una investigación y encontraron bien metidos en actos ilícitos a varios funcionarios y los echaron a la calle por cochinos.

«De estas acciones tuvo conocimiento Diana Alcázar, era Visitadora de la Procuraduría Agraria (ya la corrieron), no elaboró acta de asamblea ese mismo día como debiera ser, leerse y aprobarse, sino dos semanas después y en una oficina de Gabriel Guzmán Millet, a donde acudió el Comité del Comisariado para firmarla, en lo que vino siendo una asamblea fraudulenta», afirmó don Aurelio.

Otros funcionarios que trabajaban en la Procuraduría Agraria y que también fueron echados a la calle por corruptos son denunciados ante Sol Yucatán por los agraviados.

«Al ver que no caímos en sus pretensiones, René Francisco Chan Canché, Felipe Uc Puc y Manuel Gonzalo Oxté Ucán se apoyaron en los ahora ex visitadores corruptos, Juan Heredia Ku y Manuel Ontiveros, quienes ya también fueron despedidos por diversas irregularidades en su trabajo, pero también nosotros estamos luchando para que nos quiten la inhabilitación que nos dieron por varios años como ejidatarios, aunque sabemos que esto ha sido ilegal y esperamos que las autoridades de la Procuraduría Agraria nos ayuden».

«Leímos en Sol Yucatán una entrevista que dio la delegada, donde afirma que los campesinos podemos estar tranquilos al cien por ciento, porque recuperaremos nuestras tierras y esperamos que así sea, que salga de nuestro pueblo Rafael Acosta Solís y Gabriel Guzmán Millet, así como todas aquellas personas que no son ejidatarios, pero también que las autoridades hagan una investigación contra el excomisario, que es el que maneja como títere a su sucesor, a quien puso a modo para continuar vendiendo al pueblo por unas monedas y él enriquecerse tranquilamente», concluyó diciendo.

Cabe señalar que, efectivamente, la delegada de la Procuraduría Agraria, Rita Chuil, atentamente se ha dirigido a los campesinos en una reunión que sostuvo en su propia oficina, a solicitud de Sol Yucatán, en donde los representantes de algunos ejidos como Seyé, Yaxkukul, Texán y Anexas, Acanceh, Samahil y otros, expusieron sus inconformidades e inquietudes, y atinadamente la funcionaria reunió a su equipo de trabajo para dar prontas respuestas.

Asimismo, la funcionaria estatal dijo que los campesinos han aportado las pruebas necesarias, pruebas fehacientes y contundentes para que la titular del Tribunal Agrario pueda dar su fallo en favor de los hombres que verdaderamente trabajan el campo desde hace muchas generaciones, y no caigan en manos de empresarios corruptos con la ambición de poder y de quedarse con todo el imperio yucateco.

Artículos Relacionados

“COCINA” OTRO ROBO

Redaccion

CON LA CORRUPCIÓN EN PEMEX, DIRECTIVOS SALTAN A INVERSIONISTAS

Redaccion

«RENÁN Y VILA SON CORRUPTOS, NOS QUITAN NUESTRAS TIERRAS»

Redaccion

Deja un Comentario