Portada

COVID MATA A 12 NIÑOS

COVID MATA A 12 NIÑOS

*Ocho eran hombres y cuatro mujeres, cuyas edades fluctuaban entre un mes y 14 años de edad, la mayoría del interior del Estado. Ha fracasado la estrategia de salud, además de que fueron imperceptibles las acciones de prevención y detección oportuna de casos

*La dependencia ha abandonado a la población al cancelar, desde hace varios meses, todos los programas de prevención del Covid-19, pues los únicos que se propagan son los del gobierno federal

Redacción/Sol Yucatán

Mérida.- La grave negligencia del secretario de Salud de Yucatán (SSY), Mauricio Sauri Vivas, ha provocado la muerte de 12 niños y adolescentes por Covid-19, a lo largo de la pandemia, tal como ocurrió, con una bebé originaria de Mérida.

Aunque la mayoría de los casos son senescentes, la falta de actividades de prevención y detección oportuna de la enfermedad ha provocado que menores de edad y jóvenes estén en la lista de defunciones.

El funcionario se ha enfocado sólo a tomarse la foto cuando carga las vacunas que el gobierno federal envía a los yucatecos, así como cuando el gobernador Mauricio Vila Dosal recorre los puestos de vacunación.

El hermetismo es el común denominador del funcionario, pues se niega a dar entrevistas y lo peor de todo, son diversos los errores que cometen en la emisión diaria de los boletines epidemiológicos de Covid-19.

Hasta el momento, la SSY aún no ha emitido información alguna de la muerte de los 12 niños y adolescentes, cuya mayoría de los occisos eran del interior del Estado, y por supuesto que no la habrá, pues Sauri Vivas siempre se mantiene junto al titular del Ejecutivo con tal de no dar entrevistas, y cuando está solo, opta por esconderse de los comunicadores.

La muerte de los menores de edad ha ocurrido en los casi 15 meses que lleva la pandemia en la entidad, lo que representa el 0.27 por ciento del total de fallecimientos a consecuencia del nuevo coronavirus.

Entre los muertos de este mes, destacó una niña de 10 meses de edad, originaria de Mérida, quien padecía de inmunosupresión.

Del total de lamentables hechos registrados en Yucatán, ocho eran hombres y cuatro mujeres, cuyas edades fluctuaban entre un mes y 14 años de edad.

Lamentablemente, en la entidad ha fracasado la estrategia de salud de Vila Dosal, además de que fueron imperceptible las acciones de prevención y detección oportuna de casos.
En México, el primer infectado de Covid-19 apareció el 27 de febrero del año en curso, y 16 días después, el 12 de marzo se registró el primer caso en Yucatán.

La SSY informó que los primeros dos fallecimientos registrados en el Estado fue el pasado 3 de abril, es decir, 21 días después del primer caso confirmado de la pandemia, suceso que ocurrió el 13 de marzo de 2020.

La enfermedad tardó siete meses para estar presente en todo el Estado, pues Mérida fue el primer municipio en donde se registró la patología, y Dzilam de Bravo fue el 106, cuyo caso se confirmó el 8 de octubre del mismo año.

Sin embargo, hasta hoy, la geografía de mortalidad sólo abarca 103 poblaciones, es decir, no hay occisos originarios de Chacsinkin, Quintana Roo y Tahdziú.

Del total de menores de edad que perdieron la vida, tres son de Mérida, y el resto, de Chankom, Dzilam González, Espita, Peto, Tixméuac, Tizimín y Valladolid, así como también, hoy dos foráneos, específicamente de Campeche y Quintana Roo.

En cuanto a las comorbilidades y factores de riesgo, tres tenían desnutrición crónica infantil y dos con inmunosupresión, mientras que el resto, uno padecía anomalía congénita múltiple, diabetes, gastrotomía, insuficiencia renal crónica, y leucemia. Incluso, cuatro carecían de antecedentes de enfermedades.

Asimismo, cinco eran menores de 12 meses de edad y dos tenían 14 años, por lo que el resto tenían tres, cinco, 11 y 13 años.

La primera defunción de un menor de edad se registró el 22 de junio de 2020, un masculino de seis meses de edad, de Campeche, de acuerdo con la información proporcionada por la SSY.

El segundo caso ocurrió el 12 de julio, un masculino de 14 años, con leucemia, quien nació en Mérida.

Asimismo, el 23 de julio, una niña de tres años de edad, quien tenía inmunosupresión, originaria de Quintana Roo.

Al día siguiente también fue una niña, de cinco años, originaria de Espita, quien padecía de diabetes.

Posteriormente, el 8 de agosto falleció un varón, de 14 años de edad, originario de Dzilam González, quien padecía de desnutrición y gastrotomía.

De igual forma, el 19 de agosto, murió una niña, de un año, nacida en Chankom, quien carecía de comorbilidades o factores de riesgo.

Al día siguiente, fue un bebé de dos meses, nacido en Peto, quien no tenía comorbilidades.

Mientras que el 21 de agosto, fue un niño de 11 meses, de Tixméuac, quien tenía desnutrición e insuficiencia renal crónica.

Luego, el 5 de septiembre fue un varón de 13 años, originario de Tizimín, y el 21 del mismo mes, un niño de un mes, de Mérida, ambos sin comorbilidades.

En lo que corresponde a 2021, el primero fue el pasado 29 de enero, un varón de 11 años de edad, quien perdió la batalla ante el Covid-19, ya que también tenía un serio trastorno de nutrición.

La SSY detalló que el infante era originario de Valladolid, quien padecía de desnutrición crónica infantil.

Semáforo amarillo

El pasado 22 de abril entró en vigencia el semáforo amarillo, y la SSY ha abandonado a la población al cancelar, desde hace varios meses, todos los programas de prevención del Covid-19, pues los únicos que se propagan son los del gobierno federal.

De igual forma, desde hace varios meses ya no hay la estrategia de detección oportuna de casos Covid-19, lo que ha impedido la disminución de la incidencia en la entidad.

El académico del Instituto Tecnológico de Mérida (ITM), Eddie Ariel Salazar Gamboa, advirtió que al menos en Yucatán, el semáforo epidemiológico amarillo está en riesgo, ya que en los últimos nueve días se han registrado, en promedio, 105 casos diarios, superando notablemente el promedio mensual.

Recomendó a la población a no bajar la guardia y a no confiarse, ya que la pandemia sigue presente en la entidad, y aún se está muy lejos de lograr la inmunidad de rebaño, la cual, cuando ya se esté en el momento, la inmunidad de la vacuna estaría caducando.

Comparó la pandemia de Covid-19 con un avión, el cual “ya se tiene el control de la aeronave que se mantiene en pleno vuelo, y cuando ya empieza a descender, nuevamente se vuelve a elevar, por lo que se busca la forma de aterrizar pero aún no se haya”.

Indicó que esta analogía refleja el comportamiento humano e invitó a la población a vacunarse y a no confiarse, ya que puede ser transmisor del virus e infectar a personas que no están inmunizadas.
Nadie desea retornar al semáforo naranja y mucho menos al rojo, por lo que las personas deben de tener un mayor cuidado de su salud”, subrayó el recién designado Maestro Distinguido 2021.

Comentó que hasta hoy, el promedio mensual es de 84 casos diarios, sin embargo, en los últimos nueve días se ha superado la media al registrar 105 por día, desde el punto de vista estadístico.

Detalló que empezó el pasado miércoles 19 con 96 casos confirmados y hoy fueron 120, la mínima cantidad ocurrió el domingo 23, con 90 y la máxima fue el miércoles 26, con 128, la más alta en 83 días, ya que el 5 de marzo fueron 129 infectados.
En lo que va del año, el Covid-19 está presente en 100 municipios del Estado y sólo en 76 de ellos se han registrado defunciones, reveló la Secretaría de Salud de Yucatán (SSY).
La patología está ausente en Cantamayec, Chikindzonot, Quintana Roo, Sudzal, Tahdziú y Telchac Puerto.

Rebrote

A pesar que el 11 por ciento de la población mexicana está vacunada contra el Covid-19, en el país aún es alta la probabilidad de un rebrote de la mortal patología de rápida transmisión, advirtieron especialistas del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav).

Por el momento, afortunadamente, ya se inmunizó a buena parte que del sector salud, ya se empezó a vacunar a los profesores, y ya se atendió a los senescentes.

La investigadora del Departamento de Infectómica y Patogénesis Molecular de este Centro, Rosa María del Ángel, comentó que las vacunas representan una de las intervenciones médicas más importantes en la historia de la humanidad; aunque no están exentas de presentar riesgos, es necesario dejar en claro que en general son seguras y su aplicación constituye la única forma de disminuir la transmisión del nuevo coronavirus.

Explicó que si bien se ha reportado un porcentaje de eficacia de cada una las vacunas autorizadas para su uso de emergencia contra covid-19, es complicado hacer una comparación entre ellas basada únicamente en este parámetro.

En especial porque al determinar la eficacia influyen múltiples factores, como el número de personas incluidas en los ensayos clínicos de la fase tres, el tiempo que duró el seguimiento a los participantes y la etapa de la pandemia en la cual se llevaron a cabo las pruebas.

Es decir, si había pocos casos o un alto índice de contagios durante ese periodo”, dijo la investigadora durante el coloquio institucional: “Vacunas contra la covid-19, variantes del SARS-CoV-2 y efectos adversos relacionados con la vacunación”.

Así, a pesar de las diferencias entre cada vacuna, en sus mecanismos de acción o en la eficacia reportada, es relevante destacar que la totalidad de las opciones que se aplican en México protegen ante la forma severa de la enfermedad, evitan la hospitalización y la muerte.

Las vacunas contra covid-19 tienen el fin de generar tanto anticuerpos capaces de neutralizar la infección como células del sistema inmune encargadas de identificar y eliminar al agente invasor o a las células afectadas.

Entre los tipos de vacunas contra Covid-19 aprobadas para su uso de emergencia en México se encuentran las de tipo: virus inactivado (Covaxin, Sinovac), virus recombinantes (Oxford/AstraZeneca, CanSino Biologics, Sputnik V) y las basadas en ácidos nucleicos (Pfizer/BioNTech).

Las vacunas de virus inactivado mantienen la estructura externa del patógeno, pero éste no puede infectar y solo le presenta al sistema inmune la proteína espiga, ubicada en la superficie del nuevo coronavirus y que le da su forma de corona, para que se generen anticuerpos.

Las vacunas de virus recombinantes utilizan adenovirus modificados genéticamente para producir la proteína espiga, y las de ácidos nucleicos, que son de tecnología más moderna, usan instrucciones genéticas, en forma de ARNm (ácido ribonucleico mensajero) o ADN (ácido desoxirribonucleico), para producir dicha proteína y así generar una respuesta inmune sin necesidad de utilizar al agente infeccioso.

Artículos Relacionados

CRIMINAL ABUSO DE VILA: PIDE MÁS DE MIL 600 POR PLACA, PERO CUESTAN MENOS DE $250

Redaccion

BIENESTAR SOCIAL: CORRUPTOS Y «AVIADORES»

Redaccion

GRUPO SOL YUCATÁN CONMEMORA  EL «DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER»

Redaccion

Deja un Comentario