Portada

CRÓNICA: DETENCIÓN DE RUMANOS

*Eran casi las 10 de la mañana del jueves 15

Reportajes Especiales/La Opinión de México/Sol Quintana Roo/Sol Yucatán/Sol Campeche

Cabo San Lucas.- Mihai Ghiata y Iulia Iancu, se habían levantado tarde. La noche anterior se habían desvelado hasta minutos después de la medianoche.

La servidumbre de la opulenta mansión, ubicada en Privada Al Paraíso, en la colonia residencial El Tezal, de Cabo San Lucas, ya había dispuesto el desayuno para Mihai e Iulia.

Cuando se disponían a tomar sus alimentos, una nube de agentes federales irrumpió abruptamente en el lugar y tomaron por sorpresa a la pareja rumana y a los mismos sirvientes.

Con orden de cateo en mano, el Ministerio Público Federal les hizo saber que contaban con la autorización judicial para llevar a cabo una minuciosa inspección del inmueble y que de no encontrar ningún elemento inculpatorio, no habría problema alguno.

Sin embargo a los pocos minutos de revisión, las autoridades encontraron diversos implementos para la clonación de tarjetas, transferencias electrónicas y hackeo de cuentas, por lo que los detuvieron.

Los trabajos de investigación a lo largo de casi dos años del personal de la Unidad de Investigaciones Cibernéticas de la Agencia de Investigación Criminal (AIC), habían rendido frutos. Se había confirmado la similitud del modus operandi del jefe de la mafia rumana, Florian Tudor, con la manera de operar de los rumanos Mihai e Iulia.

Ya ante el MPF, en sus primeras declaraciones, admitieron la posesión de otros dos inmuebles en los exclusivos fraccionamientos de Cabo del Mar y Cabo Hills Villas, por lo que el MPF solicitó las respectivas órdenes de cateo y al cumplimentarlas, encontraron lo siguiente:

Computadoras, dispositivos de almacenamiento, dinero en efectivo, en dólares y pesos mexicanos, narcóticos, dispositivos de lector de bandas magnéticas, teléfonos celulares y servidores de red, implementos con los que es posible conformar un sofisticado esquema de hackeo y blanqueo de capitales con criptomonedas.

También se localizaron documentos diversos con nombres, cifras y otros datos que revelan la extensión de la compleja red de estafadores a nivel internacional, no sólo en Latinoamérica sino hasta Europa y Asia.

Cabe recordar que hace más de 7 años, a principios de marzo de 2014, Mihai Ghiata, fue detenido por la entonces Policía Federal para una revisión de rutina en el tramo carretero La Paz-Pichilingue, en Baja California Sur.

El rumano ya era buscado por la Interpol al considerarlo un criminal importante, integrante de una banda internacional dedicada a la falsificación de tarjetas de crédito e infiltración en sistemas informáticos.

De ello ya estaba enterada la corporación federal a través de un reporte enviado al entonces comisario en jefe de la Policía Federal, Antonio Garza García, encargado interino de la División de Seguridad Regional.

No obstante, para la delegación de la desaparecida Procuraduría General de la República (PGR) no era de su competencia porque no había cometido ningún delito en México y en la delegación del Instituto Nacional de Migración en esa entidad, se consideró que su estancia en México era legal, por lo que fue dejado en libertad pese a la solicitud de colaboración de la Interpol.

Artículos Relacionados

ENCUENTRAN MUERTO AL JOVEN PESCADOR: SU CADÁVER ESTABA EN LA PLAYA DE TELCHAC

Redaccion

RENÁN BARRERA ABANDONA A FAMILIAS DE ASENTAMIENTOS IRREGULARES

Redaccion

DENUNCIAN PENALMENTE A RAMÍREZ MARÍN

Redaccion

Deja un Comentario