Portada

DESCONTENTO EN EL GABINETE

SIGUE SÁNCHEZ CORDERO

*El descontento e insatisfacción de Josefa González Blanco y de Germán Martínez en la Semarnat y el IMSS, respectivamente, se vino acumulando desde meses atrás por las reducciones presupuestales y los ajustes que de manera despiadada hace la Secretaría de Hacienda para cumplir con las exigencias del presidente López Obrador. Carlos Urzúa, un secretario que nunca cuestiona las decisiones del jefe del Ejecutivo, y su oficial mayor, Raquel Buenrostro, encargada de cuidar la “caja fuerte” del dinero, son los avales de las voluntades de AMLO. Las renuncias de ambos funcionarios, reflejan frustración y decepción frente a un gobierno que busca, a cualquier precio, mantener el poder mediante la compra de bases electorales, distribuyendo dinero sin importar que para ello tenga que sacrificar rubros tan importantes como la salud de los derechohabientes y la aplicación de acciones en casos de contingencia ambiental. A estas dimisiones hay que sumarle que la secretaría de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, en más de una ocasión le ha presentado al Presidente su renuncia, misma que el primer mandatario ha rechazado, pero ello no descarta que en cualquier momento pueda darse. El gabinete lopezobradorista comienza a sacudirse.

STAFF SOL YUCATÁN

Ciudad de México.- La salida del IMSS de Germán Martínez Cázares evidenció la política irracional y despiadada de recortes presupuestales ordenada por el presidente López Obrador.

El Seguro Social, como institución tripartita, no debería estar sujeto a las órdenes administrativas del gobierno federal que pretende ahorros hasta en lo más elemental como es la salud de 80 millones de mexicanos.

Si bien los señalamientos sobre la injerencia perniciosa de la Secretaría de Hacienda a cargo de Carlos Urzúa, dejan muy claro que la dependencia federal pretende controlar toda la estructura administrativa del Seguro Social, la renuncia de Martínez Cázares vino a demostrar que al interior del gabinete hay un desánimo y desagrado por la actitud autoritaria del presidente López Obrador.

El mismo presidente reconoció que existen diferencias en su gobierno, aunque desestimó lo dicho por el ex director del IMSS, quien acusó que el recorte en el sector salud es “inhumano”.

Opiniones de analistas y políticos señalan que detrás de esta baja del gabinete de gobierno se esconde un problema mucho mayor: el autoritarismo y prepotencia con que gobierna el titular del Ejecutivo.

Para el expresidente Felipe Calderón Hinojosa -con quien Germán Martínez colaboró desde la Secretaría de la Función Pública-, el problema de fondo en torno a la renuncia no está en la Secretaría de Hacienda sino en el presidente López Obrador, quien ordena las prioridades presupuestales del gobierno.

«El problema es que Hacienda, su tarea es cuidar el equilibrio fiscal, y si el presidente dice ‘me das este dinero, sí o sí, me canso ganso’, Hacienda le va a recortar a todo lo demás incluyendo al Seguro Social, así de simple, la prioridad son prioridades electorales», dijo el exmandatario.

Felipe Calderón, al igual que analistas políticos, considera que lo que busca el presidente es crear una base electoral pagada que le proporcione votos en futuros procesos electorales, por lo que sin importar nada está sacrificando el gasto de varias áreas del gobierno.

Luis Carlos Ugalde, director general de Integralia Consultores y exconsejero presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), opinó que esta renuncia denota falta de coordinación al interior del gabinete y pleitos que empiezan a darse entre sus miembros, a la par que muestra la mano tan drástica de la Secretaría de Hacienda.

«Este tema también habla de que el presidente de la República obviamente apoya a la Secretaría de Hacienda, entonces cuando Germán Martínez dice que Hacienda está echando a perder al sector salud, lo que está diciendo Germán es que el presidente de la República con creencias neoliberales está obstaculizando la labor del IMSS, porque recordemos que estas instrucciones son del presidente de la República», dijo el presidente de Intergralia.

Ugalde también recalcó que la Secretaría de Hacienda no puede meterse en la vida interna del IMSS, pues no puede ordenarle que quite delegaciones o recortes. «Esto es algo que se tiene que aclarar».

Mikel Arriola, quien fuera director del IMSS durante el gobierno de Peña Nieto, sostuvo que él entregó “un paciente sano”, aunque coincidió con Germán Martínez en que el Seguro Social necesita una «cirugía mayor».

Arriola comentó que cuando estuvo al frente del Instituto, este se encontraba en quiebra financiera, pero que se lograron cortar las tensiones con la Secretaría de Hacienda y garantizar la viabilidad del IMSS, alcanzando el equilibrio del gasto con lo que se llegó a un superávit de 20 mil millones de pesos.

«Se tienen que revisar muchos órganos sabiendo que la Secretaría de Hacienda es un rector del gasto e ingreso del gobierno y que se generan tensiones, siempre se generan tensiones entre la Secretaría de Hacienda y el IMSS, Pemex, la CFE», declaró.

Por su parte, el Sindicato Nacional de Trabajadores del Seguro Social señaló que debido a que el IMSS atiende a aproximadamente 80 millones de mexicanos, el Instituto es eje en las políticas de salud por lo que es indispensable su reforzamiento en materia de infraestructura hospitalaria, de personal e insumos.

Denunció que el IMSS cuenta con apenas 1.44 médicos para atender a cada mil habitantes, cuando los indicadores internacionales manejados por la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos establecen que debe ser de 3.4 médicos por cada mil habitantes.

También aseguró que en el IMSS hay 2.7 enfermeras para atender a cada mil afiliados, cuando lo recomendable es nueve por cada mil.

En insumos médicos también hay deficiencias preocupantes. Por ejemplo, el Seguro Social cuenta con 0.69 camas por cada mil habitantes cuando deben existir 4.7 camas por cada mil habitantes.

El Seguro Social requiere la liberación de los recursos económicos para atender con eficiencia y prontitud los nuevos lineamientos de salud que ha establecido el gobierno federal, señaló el sindicato.

La renuncia de Germán Martínez muestra que en el gobierno federal hay poco entendimiento del tripartismo y falta la sensibilidad social en los recortes al gasto”, dijo Gustavo de Hoyos, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex).

José Manuel López Campos, presidente de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio (Concanaco), también comentó la salida del funcionario y dijo que las medidas de austeridad no deben afectar los servicios que el IMSS proporciona a sus usuarios.

“Hay que tener atención cuando se trata de una institución que el objetivo es la seguridad social, de no dejar sin atención a sus derechohabientes”, comentó López Campos.

Enoch Castellanos, presidente la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra), comentó que la renuncia del ex panista es grave porque pone en evidencia la falta de presupuesto para sectores prioritarios.

“El gasto corriente y normal que suspenda la operación del propio gobierno debe darse de manera normal, si no lo están haciendo deben atender el asunto con muchísima urgencia para que los trabajadores y derechohabientes tengan a salvo sus derechos”.

La renuncia de Josefa González Blanco

Retrasar el despegue de un vuelo más de media hora fue el pretexto que utilizó Josefa González-Blanco Ortiz-Mena para renunciar a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

La dimisión de la funcionaria se veía venir desde semanas atrás por los problemas que enfrenta la dependencia ante la falta de recursos y el despido de 16 mil empleados de la dependencia.

La Semarnat es una Secretaría de Estado totalmente desmantelada por los recortes presupuestales ordenados por el presidente López Obrador para privilegiar sus programas sociales que se vio imposibilitada para atender la contingencia ambiental generada por los incendios forestales en 18 estados, los altos índices de contaminación atmosférica en el centro del país y la presencia del sargazo en el Caribe.

«La transformación de México comienza por la convicción personal y la congruencia de nuestros actos. Por eso, he presentado mi renuncia al Presidente López Obrador. Agradezco la oportunidad de servir a México y lo seguiré haciendo desde otras trincheras», fueron las palabras de la ahora ex titular de la Semarnat, aunque por todos es sabido que en cualquier momento presentaría su renuncia por estar atada de manos para hacer su trabajo en la dependencia.

Josefa González-Blanco estaba inconforme por los recortes al gasto (como ocurrió con Germán Martínez, ex director del IMSS), y llegó a decir a gente cercana: «No tengo dinero para hacer nada», cuando le reclamaron por su poca respuesta ante la contingencia ambiental.

Durante los cinco meses que estuvo al frente de la Secretaría del Medio Ambiente, más de 16 mil empleados fueron despedidos de las oficinas de representación y de organismos desconcentrados.

Del total de despidos, cinco mil 342 fueron de personal de confianza y 11 mil 288 de base-operativo. Para realizar la liquidación de los empleados se gastaron dos mil 134 millones de pesos.

Fueron eliminadas 510 plazas de confianza y mil 337 de base de las oficinas de representación.

En la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) se suprimieron 704 plazas de confianza y 370 de base, mientras que en la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) fueron mil 52 despidos en plazas de confianza y 561 de base.

En la Comisión Nacional del Agua (Conagua) fueron despedidos dos mil 493 empleados de confianza y seis mil 854 de base y en la Comisión Nacional Forestal (Conafor) se eliminaron 583 puestos de confianza y dos mil 166 de base.

De hecho Josefa González-Blanco no se sentía muy a gusto en la dependencia, primero por el hecho de que se había desmantelado la infraestructura operativa con los recortes y los despidos de personal, y segundo porque el presidente López Obrador ha demostrado un desinterés por la ecología.

Su política de desarrollo del país ignora la sustentabilidad del medio ambiente y como muestra se tiene varios ejemplos: la generación de energía con carbón, la refinería de Dos Bocas, la termoeléctrica de Morelos, el Tren Maya, el Corredor Transístmico, bueno, hasta el aeropuerto de Santa Lucía.

La Semarnat de Josefa González-Blanco fue un cero a la izquierda en la crisis de contaminación atmosférica del Valle de México, no existió en la crisis de los incendios forestales, tampoco en la crisis de la vaquita marina, ni en la del sargazo del Caribe, pero ello se debió al recorte de recursos y de personal que la convirtieron en una dependencia “florero” del gobierno lopezobradorista.

La pregunta que ahora todos nos hacemos es ¿cuánto tiempo más aguantará la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero al frente de la dependencia, quien ya en más de dos ocasiones le ha presentado su renuncia al presidente de México?

Related posts

200 MILLONES EN TIERRAS

Información

ATRAE INTERPOL INVESTIGACIÓN SOBRE RED DE CLONADORES DE TARJETAS

Información

LUJOS Y EXCENTRICIDADES DE JAVIDÚ Y KARIME

Información

Leave a Comment