Policiaca

DETIENE POLICÍA AL PERIODISTA ERICK MANZANILLA, A SU HIJO Y A SU PADRE 

Redacción/Sol Yucatán

Mérida.- La detención del periodista Erick Manzanilla Gómez, director del diario electrónico Presidio.mx, la de su padre Manuel Manzanilla Gómez y la de su hijo Edgar Manzanilla Sabido, se registró en represalia por las denuncias periodísticas que la sociedad ha realizado en contra de la corrupción y el abuso de la policía, tomando de pretexto el desalojo de una familia que había invadido un predio que es propiedad de su padre.

Los hechos se registraron ayer por la tarde en un predio ubicado en la colonia El Roble, al sur de la ciudad de Mérida, cuando el señor Manzanilla Gómez acudió a su propiedad para verificar si la familia invasora había desalojado el lugar, toda vez que hacía algunas semanas habían ocupado el predio, invitando a los infractores a retirarse del lugar, dándole de plazo de una semana para retirarse.

De acuerdo al testimonio del periodista, la señora se negó a la petición de abandonar la propiedad por lo que junto con sus hijos decidió llamar a la policía para que interviniera en la presunta injusticia que alegaba le estaban cometiendo.

Entre alegatos y discusiones, la familia permaneció en el predio, acusando a los propietarios de correrla del lugar que según ella, le pertenecía, por lo que al verse copado, el propietario decidió informar a su familia de lo sucedido, acudiendo al lugar su hijo Erick junto con su nieto Edgar.

Al lugar habían acudido varios policías y el comandante de la Secretaría de Seguridad Pública y encargado del Sector Poniente, Omar Herrera, que ha sido acusado de corrupción y otros abusos e injusticias, quien de inmediato identificó al periodista y en múltiples ocasiones le dijo que eso era en contra de él, “por lo que estaba haciendo” (publicaciones que exhiben a la corporación policiaca y al gobierno del estado).

De nada valieron los alegatos de defensa de los propietarios al señalar y demostrar que el lote era suyo, a pesar de mostrar los documentos que lo acreditaban.

Para proceder, el corrupto comandante preguntó a la señora quién la había desalojado y tirado sus pertenencias, y como si fuera un guión escrito, la invasora culpó a Erick, a su padre y su hijo, ordenando el nefasto policía fueran detenidos en el acto y trasladados al edificio central de la corporación, ubicado en periférico poniente, no si antes ser “acariciados” como acostumbra la policía, hechos que narra en un video el periodista.

Antes de retirarse, el presunto corrupto policía volvió a decirle a Erick que si estaba dispuesto a calmarse con las publicaciones (si dejaba de señalar y exhibir a la policía de Luis Felipe Saidén Ojeda), pero al encontrar una respuesta negativa, dio la orden que los subieran a la patrulla.

En el trayecto, de nuevo Erick escuchó el recordatorio de desistir de su trabajo periodístico y aunque pidió hablar con algún funcionario de más alto rango, como el comandante Prado que es el director del Sector Poniente o con el subsecretario, no tuvo respuesta a su petición y ya en la corporación, fueron llevados como ´los más peligrosos criminales´ a la celda, ocasión que aprovechó Erick para escabullirse del lugar y enviar un breve mensaje sobre los atropellos de la policía.

A través de un video, el periodista Manzanilla responsabiliza a la policía y al secretario de la corporación, Luis Felipe Saidén Ojeda de lo que pueda pasarle a él o a su familia, ya que a su padre e hijo lo habían acusado de diversos delitos y a él lo habían señalado de escandalizar, de agredir y desalojar a una familia estando alcoholizado, entre otros.

En el material, Erick Mazanila narra la forma arbitraria, prepotente, arrogante y con lujo de violencia como fue tratado él, su padre y su hijo, al grado de haber sido golpeados por órdenes del funcionario policiaco.

Sin embargo, hasta su presunta detención, la familia invasora no había interpuesto denuncia alguna, por lo que la policía tuvo que ir por ella en horas de la madrugada para que interpusiera la querella y tuviera la justificación de su arbitrario proceder.

Tras los hechos, el periodista revisaba con sus abogados para iniciar el camino legal de su defensa, donde interpondría denuncias ante la Fiscalía General del Estado, la Comisión de Derechos Humanos, la Fiscalía General de la República, así como ante las diversas organizaciones defensoras de periodistas como Artículo 7, entre otras.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba