Internacionales

DÍA DEL CHOCOLATE: UNA DULCE CELEBRACIÓN

Redacción / Sol Yucatán

A pesar de que su existencia data desde hace más de 3 mil años, fue hasta 1995 cuando surgió en Francia la festividad del Día del Chocolate, esto como homenaje al escritor británico Roald Dahl, autor de la historia “Charlie y la Fábrica de Chocolate”.

Debido a esto, este lunes 13 de septiembre se celebra el Día del Chocolate en todo el mundo, pero esta fecha también contó con el apoyo de los Estados Unidos, y todo por una casualidad, dado que ese mismo día también nació Milton Hershey, el fundador y dueño de una compañía de chocolates.

Y es que al ser un ingrediente que conquista los paladares de las personas, independientemente de su edad, el chocolate proporciona distintos beneficios a nuestra salud. Esto siempre y cuando se consuma en las cantidades adecuadas.

El origen natural del grano, es decir del cacao, es la razón de por qué es considerado un alimento beneficioso. El cacao puro y sin mezclar tiene la presencia de flavonoides, destacados por facilitar la dilatación de las arterias de nuestros riñones, lo cual podría contribuir a regular el aporte de oxígeno y de nutrientes que llegan a estos órganos.

Es importante comentar que el chocolate procede del árbol del cacao, más propiamente de su semilla. Este árbol era bastante común en los países tropicales de América, como México, Colombia, Costa Rica y Venezuela, siendo este último país el que posee el tipo de cacao más sabroso del mundo.

Cabe mencionar que, durante la época precolombina, cuando existían civilizaciones como los Mayas, Incas y Aztecas, la semilla de cacao era considerada moneda de cambio, su sabor y versatilidad eran tan codiciadas, que muchos artesanos, cazadores y poblados agrícolas, vendían sus productos a cambio de ella.

En países como Venezuela, la bebida de cacao era el alimento común de los esclavos indígenas y negros, durante el periodo de la colonia española. No obstante, la forma en la que se tomaba se parecía mucho al proceso de preparar café, ya que se tomaba el polvo de la semilla de cacao seca y molida, se dejaba diluir en agua y reposar, para luego ser ingerida a lo largo del día.

Botón volver arriba