Portada

DIPUTADOS CONTRA DIPUTADOS

*El enfrentamiento iniciado hace un par de semanas entre el gobierno del Estado, encabezado por Mauricio Vila Dosal, y los partidos políticos de oposición del PRI, PRD y Morena, dio como resultado un revés para el Ejecutivo

*La “repartición” inequitativa de las dádivas legislativas dio como resultado que los integrantes marrones no “levanten” la mano a favor y no se lograran los 17 votos requeridos para obtener el aval del empréstito

*El chantaje del Gobernador había sido advertido con la frase: De no aprobarse la iniciativa la crisis económica se profundizaría y tardaría más en recuperarse la economía del Estado, eso para obtener los mil 728 millones de pesos

STAFF SOL YUCATÁN

Mérida. – El enfrentamiento existente entre los diputados de los diversos partidos políticos dio como resultado un revés inaudito para el gobernador Mauricio Vila Dosal, quien pese a sus frases “cómodas” e intimidantes en contra de los legisladores no surgieron resultado y su empréstito de mil 728 millones de pesos quedó cancelado.

El resultado fue una pugna por el poder. Una desilusión para los yucatecos. Primero, no porque no se haya logrado el objetivo -del empréstito-, sino porque el problema es interno y entre partidos políticos y fue manifestado desde semanas.

Extraoficialmente, Sol Yucatán obtuvo información de primera mano que las dádivas no fueron cumplidas, motivo por el cual se cayeron los acuerdos.

El “pleito” fue diputados contra diputados. El enfrentamiento iniciado hace un par de semanas entre el gobierno del Estado, encabezado por Mauricio Vila Dosal, y los partidos políticos de oposición del PRI, PRD y Morena, dio como resultado el revés para el Ejecutivo estatal.

La “repartición” inequitativa de las dádivas legislativas arrojó como resultado que los integrantes marrones no “levanten” la mano a favor y no se lograran los 17 votos requeridos para obtener el aval del empréstito.

¿Quién ganó? Pues al final de cuentas fueron los ciudadanos quienes no tendrán que pagar por 20 años el endeudamiento que Mauricio Vila Dosal tenía programado para que paguen los yucatecos.

El chantaje del Gobernador había sido advertido con la frase: De no aprobarse la iniciativa la crisis económica se profundizaría y tardaría más en recuperarse la economía del Estado, eso para obtener los mil 728 millones de pesos.

Lo anterior, cuando la crisis por la pandemia ocasionada por el Covid-19 se agudiza en el estado de Yucatán y cada día “aparecen” decenas de contagios nuevos y la lista aumenta día con día.

Sin embargo, esta crisis sanitaria y económica los funcionarios intentan aprovechar al momento para sacar raja de ello; los yucatecos despiertan de su letargo, y otros, como adversarios u oposición por no haber recibido el suficiente “cariño”. Con 11 votos en contra y 17 a favor, el Congreso de Yucatán no aprobó el endeudamiento.

A pesar de que las asignaciones del seguro del desempleo fueron más que controversiales por no llegar a miles de yucatecos que lo solicitaron, el Gobierno del Estado solicitó de nueva cuenta que le autoricen mil 728 millones de pesos más para “reactivar la economía local”.

En su posicionamiento, el presidente de la Comisión Permanente de Presupuesto, Patrimonio Estatal y Municipal, el panista Víctor Merari Sánchez Roca, intentó defender los intereses del gobernador, pero fracasó.

En su momento, empresarios yucatecos también habían solicitado a los diputados y diputadas la aprobación del empréstito para regresar a la dinámica comercial del Estado, al tiempo que señalaron la importancia de contratar el mayor número de constructoras yucatecas y que los materiales se compraran a proveedores locales.

Sin embargo, se supo que la dinámica que se realizaría de obtener el dinero era beneficiar a grupos políticos y empresariales, no estaba dedicado o destinado para activar la economía, sino para apuntalar las empresas “amigas” y pagar, entre otras cosas, los convenios publicitarios y deudas con los medios de comunicación.

Lo que no recordó el Gobernador viajero es que recientemente endeudó al Estado con una «ampliación del presupuesto» por más de mil 500, que le aprobaron sus dóciles diputados de todas las bancadas, mejor dicho, quienes llegaron temprano a la repartición.

Para hacer más convincente su postura el Gobernador unió esfuerzos con algunos de sus allegados de los sectores empresarial y obrero, así como con fuerzas políticas para impulsar un Plan de Reactivación Económica ante la contingencia del coronavirus; quienes se están enriqueciendo a costa de esta contingencia, aprovechándose de los supuestos préstamos que irán a parar a sus bolsillos.

Durante las comisiones que se realizaron relativas al dictamen del préstamo en cuestión, hubo varias posturas por parte de los diputados de las siete fracciones parlamentarias que conforman la LXII Legislatura, donde hubo de todo, acusaciones, por falta de transparencia, de mentirosos o de dejarse engañar.

Votaron en contra los priistas: Felipe Cervera Hernández, Marcos Rodríguez Ruz, María Teresa Moisés, Karl Franco Blanco, Janice Escobedo Salazar y Enrique Castillo Ruz; el perredista Mario Cuevas Mena; y los morenistas Miguel Candila Noh, Luis Loeza Pacheco, Leticia Mis y Fátima Perera Salazar.

Entre ellos, están los cuatro diputados que decidieron darle la espalda a Mauricio Vila Dosal y quebrantaron el pacto.

Related posts

PERIÓDICO SOL YUCATÁN EDICIÓN 15

Redaccion

LIBRO: CRÓNICAS DE SANGRE

Redaccion

“DOÑA LETY”: A TRES AÑOS, SIGUE ESPERANDO SENTENCIA

Redaccion

Leave a Comment