Locales

¿DÓNDE ESTABAN LOS DEFENSORES DE ANIMALES DURANTE EL CONFINAMIENTO?

*¿Acaso alguien se acercó para preguntar si tienen alimentos para sus caballos? Nosotros vivimos al día y ochenta familias dependen de esta actividad

Redacción/ Sol Yucatán

Mérida.- “No hay maltrato animal, estamos de acuerdo a la ley, tenemos certificados médicos de los equinos”, aseguró el secretario general de la Unión de Conductores y Pequeños Propietarios de Carruajes del Estado de Yucatán, Eduardo Echeverría Ayala al referirse a la marcha que se realizó el pasado sábado en la que los manifestantes pedían que en  las calesas ya no se utilicen los caballos como medio de transporte en su lugar que se conviertan en calesas eléctricas.

Dijo que los animales están sanos, fuertes y son aptos para realizar ese tipo de trabajo.

“Comprendo que esas personas aman a los animales, no hay maltrato, al caballo se le cuida y nos cercioramos que no estén enfermos, que no tengan piojos y pulgas” Explicó.

Resaltó que la calesa eléctrica no existe más bien es un carro. “La calesa tiene que tener caballo sino no es calesa.

Además, señaló que los que se dedican a esta actividad viven al día y no cuentan con los recursos económicos para hacer una fuerte inversión.

El representante de los cocheros afirmó que se encuentran coordinados con la facultad de veterinaria para que los equinos se encuentren en óptimas condiciones.

Así mismo explicó los cuidados que le dan a los caballos, al término de la jornada se les da su cena que consiste en un alimento balanceado y forraje, al día siguiente se le sirve el desayuno que es lo mismo que en la cena, mencionó que a diario cada animal come de 25 a 30 kilos de forraje y además su alimento. Entre las 10 y 12 de la mañana se les da de beber. Su jornada de trabajo tiene como máximo de 7 horas cada segundo día, es decir un día trabajan y otro descansan.

En la misma agrupación el reglamento  prohíbe que haya jornadas mayores de 7 y 8 horas. Se manejan dos turnos de siete a dos de la tarde y de cuatro a once de la noche.

Señaló que por la pandemia el trabajo de sus agremiados ha bajado y también por las críticas que hay por el supuesto maltrato animal los ocupan menos.

“¿Dónde estaban los defensores de los animales durante la confinamiento?, ¿Algunos de ellos se acercó a nosotros para preguntar tienes alimento para tu caballo?” cuestionó el líder.

Indicó que nadie se preocupó, dijo que sin embargo los animales comían y se les cuidaba a pesar de que tenían que invertir 150 pesos diarios en alimento, sin contar la vacuna, herraje y verificaciones médicas.

La mayoría de los caballos que utilizan en las calesas han sido rescatados del matadero pues éstos han sido desechados, y los dueños de los carruajes los compran y les dan tratamiento, se les desparasitan, vacunan y engordan, ya que cuando se compran, los animales se encuentran en malas condiciones, la recuperación tarda aproximadamente seis meses para que ya se pueda trabajar con ellos.

El paseo en calesa es una tradición en Mérida que lleva más de 150, y la actividad ha sido transmitida de generación en generación, según comentó el representante de los cocheros 80 familias dependen de este trabajo.

Artículos Relacionados

COMERCIANTES DE MÉRIDA NO RECIBEN APOYOS MUNICIPALES NI ESTATALES

Redaccion

INCENDIO EN LA FÁBRICA DE PLASTICO BASUR

Redaccion

HOSPITAL COVID-19 PROVISIONAL DEL SIGLO XXI, SIN PACIENTES DESDE HACE UN MES

Redaccion

Deja un Comentario