Portada

DRAMÁTICA DESPEDIDA AL POLICÍA EJECUTADO, QUE NUNCA DEBIÓ IRSE

*Una forma ruin de acabar con la vida de un joven que ingresó a la corporación policiaca para hacer carrera. Cuidaba a la ciudadanía, pero a él, ¿quién lo protegía? Por lógica y estrategia los agentes no deben andar a solas haciendo rondines en motocicleta, deben andar en pareja, como en otros estados y países

Redacción/Sol Yucatán

Mérida.- La muerte de un familiar es un dolor indescriptible, sobre todo cuando se lo arrebatan y apenas está comenzando a conocer la experiencia de la vida. Es un sentimiento que dolerá por siempre. Los pésames o solidaridad no sustituyen el sufrimiento. No se supera el dolor cuando no era su tiempo del familiar morir.

Este es el dramático sentimiento que prevaleció en los funerales del oficial Raúl Aké, un policía que apenas empezaba su carrera, pero que la falta de experiencia y precaución fue aprovechada por los sicarios para ejecutarlo.

El policía confiado que estamos en un “Yucatán seguro”, pero no todos son yucatecos, se puso a revisar la cajuela del vehículo robado por los delincuentes, dando la espalda, por lo que fácilmente fue sometido y ejecutado.

Una forma ruin de acabar con la vida de un joven que ingresó a la corporación policiaca para hacer carrera. Cuidaba a la ciudadanía, pero a él, ¿quién lo protegía? Por lógica y estrategia los agentes no deben andar a solas haciendo rondines en motocicleta, deben andar en pareja, como en otros estados y países.

No deben andar con la mentalidad fantasiosa de que estamos en Yucatán y no pasada nada, si es cierto que estamos aquí, pero no todos son yucatecos. Por lo general este tipo de crímenes son cometidos gente de fuera. La SPP lo sabe, por eso extraña que no tomen sencillas estrategias para proteger la vida de los policías que andan en la calle, que son los que verdaderamente exponen su vida, no los jefes que están detrás de un escritorio en sus oficinas con aire acondicionado.

Cuando muere un policía en cumplimiento de su deber, los despiden como héroe y honores, les dan todo el apoyo económico a los familiares, ya para que, esto lo deben hacer en vida, preocuparse por la seguridad de los agentes, no porque sean vigilantes de la seguridad no necesitan protección en todos los sentidos, económica, familiar y laboralmente.

Queremos héroes en vida, homenajes en vida, apoyo a los familiares en vida, todo en vida, ya muerto qué caso tiene. El tiempo disipa el dolor y se olvidan del héroe que murió en el cumplimento de su deber.

El oficial Raúl Aké fue sepultado en triste homenaje en el cementerio de Xoclán, ante familiares y compañeros de trabajo, el llanto se pudo ver caer entre los uniformes de la Secretaría de Seguridad Pública Estatal, con el fondo musical de las «golondrinas» entonada por los mariachis.

Cerca de las 10:15 minutos ingresó la carrosa fúnebre con los restos del oficial caído en cumplimiento de su debe, escoltado por unidades policíacas para rendirle homenaje.

El sonar de “amor eterno” por parte del mariachi, el retumbar de los tambores y trompetas de la banda de guerra, que tocó “marcha de honor”, hizo caer la mirada de los uniformados que hacían la última guardia.

Luego del pase de lista,  procedieron a destapar el féretro para que la familia pudiera despedirse por última vez, ante gritos desconsolados y lágrimas por todos de Seguridad Pública.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba