Internacionales

ECUADOR: NIÑA DE 9 AÑOS BORDEA UN PRECIPICIO PARA ESTUDIAR

Redacción/ Sol Yucatán

Ecuador.- Cada mañana, Valentina Arellano toma un pequeño desayuno y sale de casa a las 6.00, acompañada por su madre, para atravesar una de las «trochas» sobre el río Carchi, la frontera natural entre Ecuador y Colombia.

Tiene nueve años y nacionalidad colombiana, pero vive del lado ecuatoriano de la demarcación, en una humilde casona ubicada junto a una antigua sede de estilo neoclásico de la Policía de Aduana, hoy en desuso.

La pandemia mantiene desde hace más de un año la frontera binacional clausurada para el tránsito de personas, lo que no ha impedido que la menor, quizá en honor a su nombre, se llene de valentía para atravesar el desfiladero que separa los dos países y cumplir con el sueño de estudiar.

«Me gustan las matemáticas», explica a Efe la escolar, consciente del peligro que corre, ya que, «cuando llueve sí, es muy resbaloso y me sabe dar miedo porque puedo caer a la peña».

Al despuntar el día se coloca su mochila de estampados rosados y junto a su madre, que calza botas de goma para evitar resbalones, salen para llegar a su clase virtual a las 6.30.

Su tío abuelo, Raúl Arellano, con el que vive, explica que la menor perdió un año debido a la falta de medios para poder seguir las clases, por lo que este curso tuvo que repetir cuarto de básica.

Y pese al cierre de fronteras, las fuerzas de seguridad hacen la vista gorda a Valentina al entender que se trata de un caso humanitario.

«Me dejan pasar porque mi abuelito les pide», aclara la niña, aunque matiza que «a cada rato, los cambian».

Un perro las acompaña por la mañana en medio del abismo cual guardián moral y según avanzan se divisa el río fluir a varias decenas de metros de sus pies, donde han perdido la vida en los últimos años decenas de migrantes, en su mayoría venezolanos.

Ya en el lado colombiano, la niña circunvala el paso fronterizo dejando atrás el Puente Internacional de Rumichaca, para llegar a una empinada quebrada que la deja sin aliento.

Allí su tía la recibe como profesora a una alumna que llega por fin al colegio y, en su aula virtual, frente a un ordenador alquilado, Valentina comienza a teclear y escribir entusiasmada.

 

Artículos Relacionados

VIDEO: TENIENTE DEL EJÉRCITO DE EE.UU ES ATACADO CON GAS PIMIENTA

Redaccion

AUTORIDADES DE IRÁN EMITEN ALERTA ROJA A INTERPOL PARA ARRESTAR A DONALD TRUMP

Redaccion

LLEVA SEIS AÑOS SIN COMER: LA JOVEN CHEF QUE NO PODRÁ VOLVER A PROBAR SUS RECETAS

Redaccion

Deja un Comentario