Hoy Escribe

EDITORIAL: GOBERNADOR ALEJADO DEL PUEBLO

Redacción / Sol Yucatán

Un gobierno lejos del pueblo tiende a mentir porque desconoce las necesidades de la gente y se cree todo lo que dice, aunque esté totalmente fuera de la realidad, como es el caso del Gobernador, quien le pinta un paraíso a los yucatecos, aunque estemos en un infierno.

Mauricio Vila desde que comenzó su gobierno ha gobernado lejos del pueblo, no tiene contacto con los medios de comunicación y sus mensajes a los yucatecos lo da en forma virtual, para no ser cuestionado porque tiene muchos pendientes con los yucatecos.

No puede argumentar que es por la pandemia, porque desde antes no era dado a dar conferencias de prensa, emite boletines de sus actividades y sus giras los hace a escondidas, sin avisar a los medios.

Entonces, ¿qué va a informar al pueblo?, si no palpa en primera persona la grave crisis en todos los campos que padece la población, que a dos años de su gobierno es repudiado por los yucatecos.

Hay que recordarle a Vila que hablar de las cosas buenas y de sus fracasados dos años, no es ningún logro para presumir, pues para eso lo eligieron los yucatecos y es su deber hacer un buen trabajo, entonces, ¿qué quiere? ¿qué le aplaudan?

Lo que le interesa a los yucatecos no es saber qué ya hizo, sino lo que ha dejado de hacer y que explique por qué no ha cumplido las promesas de campaña, cuando garantizó combatir la pobreza, luchar contra la violencia y los feminicidios, una corporación policíaca que respete los derechos humanos y una mejor impartición de justicia.

De entrada, miente Vila al decir que hablará a los yucatecos por redes sociales para practicar la austeridad.

Mentira, a él le gusta promover su imagen porque quiere la candidatura presidencial por su partido. No lo hace por austeridad, sino por la pandemia y para no ser cuestionado sobre la corrupción y despilfarro de recursos que ha permeado estos dos años de su gobierno.

No está gobernando para el pueblo, está trabajando en su imagen para ir en busca de la presidencia de la República. Se ha encerrado en una cápsula de aduladores que le hacen creer que puede ser presidente, lo malo es que sólo él se lo cree.

Los temas de escándalo que debe aclarar ante el pueblo yucateco son estas denuncias que ha hecho SOL Yucatán.

Uno de los más sonados es el caso de la experimentación con humanos, incluso niños, en el Hospital Psiquiátrico «Yucatán», donde los pacientes se convierten en «conejillos de indias» para el desarrollo de proyectos de investigación sin protocolos.

Ningún funcionario de gobierno ha querido hablar. No quieren moverle más porque el gran negocio con las farmacéuticas se viene abajo y se dejan de embolsar millones de dólares.

Otra de las garrafales decisiones de Vila Dosal es sobre el Hospital Psiquiátrico Yucatán, pues mensualmente le cuesta millones de pesos al Erario Público, y pese a que ya terminó la obra, por sus pistolas no autoriza su funcionamiento.

Otro escándalo sonado fue el despilfarro de recursos que realizó en la renta del helicóptero de la SSP. Una burla sin límite y un gasto irresponsable del Gobierno de Vila. Los yucatecos han pagado unos 250 millones de pesos por la renta, más lo que se acumule.

La nave tiene poca utilidad y el beneficio para la población es casi nulo. Además, como casi no se usa, tiene que estar volando para cubrir las horas de vuelo y no sea cancelada por las autoridades aeronáuticas por falta de uso, botando a la basura decenas de miles de pesos en turbosina.

Además, a Mauricio Vila le encanta hacer negocios de dudosa procedencia, para muestra un botón. La empresa italiana «Fincantieri», contratada por el Gobierno de Yucatán para la construcción del astillero más grande de América Latina, es investigada en su país por los delitos de corrupción, falsear declaraciones, emisión de facturas falsas y explotación laboral.

Por otra parte, el Gobernador no es el único que no quiere dar la cara, sino que solapa funcionarios que hacen lo mismo, pues al parecer fueron sus maestros y le enseñaron muy bien el arte del escapismo.

Nos referimos al caso particular del Secretario de Salud de Yucatán, Mauricio Sauri Vivas, quien, bajo el amparo del Gobernador de Yucatán, se niega a hablar sobre el tema de la cámara hiperbárica abandonada en el Hospital «O’Horán», pues cuando se le pregunta al respecto se hace al desentendido sobre el resolutivo para el uso de ésta, a pesar que primeramente se comprometió a dar una respuesta a mediados de 2019 y luego lo pospuso para principios de 2020.

El equipo, en el cual se puede atender a 20 pacientes al mismo tiempo, sigue sin funcionar en dicho nosocomio, desde hace poco más de una década, incluso, hasta el momento no está instalada, ya que la obra quedó inconclusa.

La cámara hiperbárica multiplaza fue adquirida en 2009 y era la quinta de su tipo en el continente americano, pues tan sólo en la administración de Rolando Zapata Bello se informó que su costo sería de 80 millones de pesos.

También las estrategias para combatir el Covid-19 han representado un rotundo fracaso para Mauricio Vila. A consecuencia de la contingencia sanitaria, el Gobierno del Estado desarrolló el Plan de Mejora a la Movilidad Urbana para el Centro Histórico de Mérida, aunque detrás de un escritorio, pues no hubo un estudio predio, afectando notablemente a empresarios, usuarios del transporte público de pasajeros y, sobre todo, al Erario Público, ya que fue un derroche de recursos.

El dinero se dilapidó con la compra de macetas, así como de plantas, y las más caras, sobre todo; las más delicadas fueron las ceibas, con un costo de tres mil 500 cada una de ellas y, desafortunadamente, muchas de ellas se marchitaron, ya que el espacio de los maceteros es pequeño.

Para rematar, cabe señalar no le importa el pueblo yucateco, pues lo ignora y prefiere devolverles favores a sus amigos empresarios, que hinchan en el bolsillo con proyectos pésimamente diseñados. Y a Vila no le importa lo que tenga que hacer con tal de tenerlos contentos.

Así, de forma arbitraria ignoró al pueblo yucateco y dejó a un lado el proyecto original del Megaparque Metropolitano, pues con tal de favorecer a sus amigos empresarios, no respetó lo acordado para la tercera etapa y cometió un verdadero ecocidio, mandando a tumbar cientos de árboles con maquinaria pesada, que habían sido plantados por vecinos del rumbo, desde hace aproximadamente 20 años.

Así con el Gobernador , pero en realidad qué se puede esperar de una persona que no tiene palabra, pues cabe recordar que cuando se lanzó para la gubernatura perjuró que se encargaría que Rolando Zapata Bello fuera juzgado por haber dejado el Estado prácticamente en la ruina; sin embargo, una vez que llegó al poder, como por arte de magia, se le olvidaron sus propias promesas, pues el exmandatario tiene más de 800 días sin ser tocado por la autoridad para que responda por los delitos que se le acusan.

Señor Gobernador, eso quiere el pueblo que le aclare, no que hable de cifras bonitas escritas en un papel. Hable de la corrupción de su gobierno, del desvío de los recursos públicos, eso sí le ayudaría a su denigrada imagen de un gobierno corrupto.

Artículos Relacionados

AMLO: INTOLERANTE A LAS CRÍTICAS POR SU MAL GOBIERNO

admin

COLUMNA MÉDICA

Redaccion

ENTRE SEMANA

admin

Deja un Comentario