Policiaca

EL CÁRTEL DE JALISCO POR DENTRO

Primera de dos partes

Ricardo Ravelo / Sol Quintana Roo /Sol Yucatán / La Opinión de México

Ciudad de México.- Testimonios ministeriales rendidos en Jalisco dan cuenta de cómo está conformado el Cártel de Jalisco Nueva Generación, encabezado por Nemesio Oseguera. Los declarantes, todos ellos exmiembros de ese grupo criminal, dieron cuenta de cómo está conformado el grupo, quien se encarga de los crímenes, de la compra de armas y de los pagos para las autoridades que brindan protección a las operaciones de narcotráfico. También detallan por qué y cómo fue asesinado el secretario de Educación durante la administración del gobernador priista Aristóteles Sandoval, Jesús Gallegos Álvarez. Los testigos aseguran que “El Mencho” se enteró que el funcionario estaba lavando dinero para el cártel de los Caballeros Templarios y temía que fuera desplazado de Jalisco. Por esa causa ordenó que lo asesinaran.

No se compara con el cártel de Sinaloa –el grupo criminal más poderoso del planeta –pero el Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG) tiene una amplia estructura nacional e internacional que lo ha convertido en el segundo cártel más grande de América Latina. Y no sólo eso: también es el más violento.

El CJNG, bajo el liderazgo de Nemesio Oseguera, estructuró una base de operaciones en todo el estado de Jalisco, pero su principal fuerza y poder radica en la protección oficial de que dispone.

A lo largo y ancho del estado de Jalisco, crearon redes para la distribución de drogas, al tiempo que la estructura fue creciendo conforme las necesidades se fueron presentando. Así, el cártel logró llevar a cabo una muy buena división de sus actividades: distribución, operaciones financieras, estructura de sicariato, relaciones públicas, alianzas con autoridades municipales y protección policiaca permanente, a fin de que el negocio no sufriera ninguna perturbación. Para todas las necesidades que surgieran tenían soluciones y hombres dispuestos para efectuar la tarea.

En el año 2013, Nemesio Oseguera fraguó un plan: asesinar a José de Jesús Gallegos Álvarez, entonces secretario de turismo del gobierno del estado. El sexenio del gobernador Aristóteles Sandoval empezaba en Jalisco en medio de guerras: balaceras, secuestros, levantones y ejecuciones masivas se presentaban en Jalisco tanto de día como de noche y ninguna autoridad podía poner freno a lo que ya era visto como una “verdadera carnicería”, pues los cárteles estaban disputando el territorio ante el recién estrenado gobernador en funciones.
El asesinato de este funcionario público puso en evidencia no sólo el poder del cártel de Jalisco sino la red de vínculos de altos funcionarios con el gobierno y el nivel de protección que disponía el cártel encabezado por Oseguera Cervantes.

El asesinato se ejecutó después de varias semanas de seguir al funcionario. En realidad, Gallegos Álvarez, según el expediente del caso, fue asesinado por órdenes de Nemesio Oseguera porque éste se sintió traicionado. El jefe del cártel de Jalisco tuvo información sensible a su alcance que daba cuenta de que el funcionario estatal estaba ligado con el cártel de los Caballeros Templarios, para quien lavaba dinero, y esa fue la razón por la que primero ordenó que lo secuestraran para “darle una calentada”, luego quiso hablar con él, sin éxito, y finalmente dio la orden: “Mátenlo”.

El viernes 8 de marzo de 2013, poco después de salir de una reunión de la Casa Jalisco, el funcionario estatal fue seguido por un grupo de sicarios. Alrededor de las 15:00 horas, cuando Gallegos Álvarez circulaba por Acueducto y avenida Patria, en Zapopan, unas ráfagas de cuerno de chivo lo alcanzaron.

Las balas perforaron su camioneta y penetraron en cabeza, cara y cuello. Y ahí, ensangrentado y doblado, quedó el cuerpo de este personaje a quien Oseguera Cervantes llamaba “el traidor”. El expediente de este asesinato no sólo puso en claro el modus operandis para asesinar a Gallegos Álvarez para asesinar a Gallegos Álvarez sino que explica toda la estructura criminal con la que cuenta el CJNG en Jalisco –su feudo –, los apoyos policiacos y el alto nivel de infiltración que lograron durante el gobierno del priista Aristóteles Sandoval.

Tras el asesinato que cimbró a todo el estado de Jalisco, la Procuraduría del estado integró un amplio expediente y con el paso de los meses la Policía Ministerial ejecutó varias órdenes de aprehensión en contra de miembros del cártel de Jalisco. Estos personajes, al rendir sus respectivas declaraciones, ampliaron detalles sobre las operaciones del cártel, su estructura en Jalisco y las verdaderas razones, según ellos, por las que fue asesinado el secretario de Turismo.

Jonathan García García, conocido como Jhon Perro, uno de los más temibles, fue presentado ante las autoridades el 5 de mayo de 2013. En su declaración, este sujeto se autodescribió como una persona que no le gusta trabajar y da cuenta de un entorno familiar hostil, por lo que decidió involucrarse con bandas criminales.

Dijo:

Yo vivi en la colonia El Retiro de esta ciudad de Guadalajara hasta los 11 años de edad porque después me fui de la casa por problemas con mi papá, él me golpeaba mucho, decía que yo era muy desordenado y pleitista y mi madre siempre me mandaba a trabajar y ella me exigía que le entregara dinero. Los trabajos que yo tuve de niño mi madre me los conseguía en talleres mecánicos, pero mi carácter pleitista no me dejaba ser una buena persona.

Luego me recomendaron con la empresa Cártel de Jalisco, donde estuve a prueba, pero como yo siempre he tenido un intelecto muy alto comencé a encargarme de la venta de droga en los bares de la zona centro de Guadalajara y gracias a esto yo empecé a subir en la organización y me hice buen amigo de los dueños de antros y bares ya que cuando tenían broncas con el gobierno yo les apoyaba, lo cual hizo que la venta de drogas en la zona centro de Guadalajara subieran muchísimos, ya que generaban entre 80 mil y 120 mil pesos diarios y todo eso se lo entregaba al patrón, a quien conocíamos con el nombre de Spanky, él me hacía participar en ejecuciones en Jalisco y además participaba en levantones para alinear a vendedores de droga que andaban chapulineando (brincando de un grupo a otro) , es decir, que querían brincar de cártel.

Después de hablar respecto a los movimientos que se dieron en distintos momentos en el cártel de Jalisco, explica en su declaración cómo está conformada la estructura del cártel. Dice, por ejemplo, que el jefe es Nemesio Oseguera Cervantes, quien responde al apodo de “El Mencho”, que él se encarga de controlar todo el sistema financiero de la organización en Jalisco y en los estados donde opera este cártel.

Expuso que Oseguera Cervantes también controla a los grupos de choque, matones y sicarios en general, que son los que él utiliza para asesinar a rivales o a miembros del cártel que incurran en traiciones o fallas que ponen en riesgo a la empresa criminal.

En su testimonio reveló, por ejemplo, que el jefe de la plaza de Guadalajara se llama Daniel Quintero Riestra, quien, según afirma, también utiliza varios nombres falsos: Oswaldo Quintero Juárez, Erick Santiago Gómez, Heriberto González Gómez, Fernando Hernández Guzmán, Daniel, dice, también es ampliamente conocido como “El Dandy Quintero”, quien también controla la parte administrativa de la organización y tiene a su cargo el reclutamiento de personal para el cártel de Jalisco, la distribución de drogas y es el receptor de las indicaciones respecto de cuándo se debe ejecutar a un rival o a un traidor.

En su testimonio dijo, además, que debajo de “El Dandy Quintero” está su mano derecha y que responde al nombre de Gregorio Pelayo Chávez, a quien en la organización se le conoce como “El Camarón”, quien fue Policía Judicial y quien se encarga de girar las órdenes de “El Dany” sobre las personas que ya están en lista para ser ejecutadas por los sicarios del cártel.

“El Camarón”, a su vez, dice el testigo, tiene el apoyo de otro elemento que fue Policía Judicial y al que se le conoce como “El Padilla”, quien se encarga de arreglar “las brincas” del personal del cártel de Jalisco cuando los detienen. Él es quien nos pasa información sobre los operativos que va a realizar la Policía en alguna de las colonias y de esa forma “El Dany Quintero” desplaza a su gente para que no los detengan.

Padilla también se encarga de frenar los operativos cuando estos van a afectar a la organización. A cambio de un saludo, dice, se le entrega una suma de dinero, él detiene los operativos y los desvía para que no afectan al cártel de Jalisco.

El otro día –refiere García García en el expediente –un miembro del cártel al que le decíamos “El Tripa” balaceó con una R-15 a uno de sus vecinos nada más porque lo volteó a ver feo. Le lesionó las piernas a balazos y al poco rato llegó gente de la policía y se lo llevaron a todos los detenidos, pero “El Padilla” se arregló con el Agente del Ministerio Público y así fue como dejaron libre al “Tripa”, al “Chato” y “al Paco”.

De acuerdo con el testigo, Gregorio Pelayo Chávez, El Camarón”, tiene su grupo de choque, como le llamamos nosotros, es decir, sus sicarios y de los cuales recuerdo a uno que le dicen “El Cuatro”, a otro le apodan “El Gafe” y “El Nieve”, personas que yo sé que son exmilitares, pero desconozco sus nombres.

Refiere, además, que “El Cuatro” es quien se encarga de comprar las armas que se utilizan por parte del personal del cártel de Jalisco en esta ciudad (Guadalajara), las cuales, según tengo conocimiento, las compras en la ciudad de México y en Toluca, pero desconozco a quien se las compren. Y es que este grupo compra sus armas nuevas para evitar que ya traigan broncas anteriores.

Related posts

SUJETOS ASALTAN A PASAJEROS DE TRANSPORTE PÚBLICO DE EDOMEX; MATAN A UNO Y HIEREN A OTRO

Redaccion

ASESINAN A DOS POLICÍAS COMUNITARIOS EN GUERRERO

admin

EJECUTAN A TRES HOMBRES QUE SE ENCONTRABAN EN CANCHAS DE FÚTBOL EN GUANAJUATO

Redaccion

Leave a Comment