Hoy Escribe Ricardo Ravelo

EL MARRO HUMILLÓ A LA JUSTICIA

Ricardo Ravelo/Sol Quintana Roo/Sol Yucatán/La Opinión de México

–Mediante amenazas, en sentido de que desataría una cacería de gente inocente, el llamado “Rey del huachicol” en El Bajío dobló a las autoridades y éstas tuvieron que liberar a sus cómplices y a sus familiares detenidos el sábado 21 de junio.

Un verdadero fiasco resultó el operativo militar, efectuado el sábado 20 de junio en Guanajuato, donde fueron detenidas más de veinte personas relacionadas con el cártel Santa Rosa de Lima (CSRL), encabezado por José Antonio Yépez Ortiz, “El Marro”.

Las Fuerzas Armadas arribaron a la zona del Bajío para poner orden, supuestamente, ya que las huestes de “El Marro” habían causado desmanes: quemaron vehículos, asesinaron a varias personas y se enfrentaron a sus rivales más acérrimos: los miembros del Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG), cuyos hombres incursionaron en Guanajuato para desplazar al CSRL.

Ese día, tanto soldados, marinos como la policía estatal de Guanajuato realizaron un operativo para cumplimentar una orden de cateo en propiedades de “El Marro”. El líder del cártel no fue localizado, pero sí detuvieron a unas veintitrés personas y, además, capturaron a la madre del capo, a su hermana y a una de sus primas, quienes fueron acusadas de formar parte de las operaciones de la organización criminal.

De acuerdo con las acusaciones, la madre, hermana y la prima de Yépez Ortiz se encargan de realizar operaciones de lavado de dinero y de coordinar algunas actividades relacionadas con el robo, transporte y venta de combustible robado a Petróleos Mexicanos (Pemex).

Todas las personas detenidas fueron puestas a disposición de la Fiscalía Estatal de Guanajuato, a fin de que rindieran cuentas ante la justicia por sus actividades criminales.

El día de la captura, en una acción inusual, Yépez Ortiz grabó un video y lo subió a las redes sociales. En su mensaje recriminó a las autoridades la captura de sus familiares; dijo que “no se vale, que entre cabrones es una cosa, pero que no se vale meterse con la familia”. En medio del llanto, “El Marro” amenazó al gobierno con asesinar a personas inocentes si no liberaban a sus familiares.

Pero eso no fue todo: la semana pasada, tensa todavía la situación, miembros del CSRL intentaron incendiar y volar la refinería de Salamanca. La policía detectó un vehículo con explosivos que presuntamente iban a ser colocados en la plata de Pemex localizada en el municipio de Salamanca.

La incapacidad de las autoridades –o quizá la corrupción –se dejó ver muy pronto, sobre todo, cuando empezaron a poner en libertad a varios miembros del grupo criminal por falta de pruebas. En redes sociales, la sociedad comenzó a cuestionar que nada más faltaba que liberaran a los familiares de “El Marro”. Y días después así ocurrió.

A principios de junio, en un retén aleatorio, fue detenido Rodolfo Yépez, papá de “El Marro”. Los agentes revisaron el vehículo, le solicitaron al señor Yépez que se identificara y éste mostró una credencial con otro nombre, según se supo después.

Sin embargo, también fue liberado la semana pasada. Después de que las autoridades pusieron en la calle a todos los detenidos durante el operativo del sábado 20, nada más faltaban por salir en libertad los familiares de Yépez Ortiz, quienes el viernes 26 finalmente quedaron todos en libertad, lo que desató críticas en contra de las autoridades de Guanajuato.

Durante su conferencia mañanera de este lunes 29, el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que se va a investigar la liberación de los familiares de “El Marro”, pues aseguró que en el fondo de estas liberaciones hay corrupción de las autoridades.

Y es que ante este caso surgen las preguntas de rigor: en realidad las autoridades no tuvieron pruebas en contra de los presuntos cómplices de “El Marro” o se trata de una omisión de las autoridades o de un acto descarado de corrupción.

Lo cierto es que de nada sirvió el operativo realizado por las Fuerzas Armadas, pues tan pronto fueron puestos a disposición de la Fiscalía de Guanajuato los detenidos, menos de cuarenta y ocho horas después, estaban de vuelta en la calle.

Este hecho causó indignación, pues se trata de “El Marro” y del CSRL, la organización criminal que se ha convertido en una verdadera pesadilla para las autoridades en la zona de “El Bajío”, una de las regiones más violentas del país.

En esa región, como ya se dijo, están enfrentados los cárteles Santa Rosa de Lima y de Jalisco Nueva Generación. Ambos grupos criminales se disputan el negocio del “huachicoleo”, el robo de combustibles, actividad que deja ganancias multimillonarias.

De acuerdo con las investigaciones, “El Marro” opera unas cincuenta pipas diarias de combustible robado, con lo cual obtiene ganancias que se estiman en ente 3 y 4 millones de pesos diarios.

El Bajío es la única zona donde el llamado “huachicoleo” se mantiene impune. Es un negocio protegido por las autoridades panistas, quienes llevan más de veinte años en el poder cobijando esta actividad delictiva.

A pesar del robo descarado de las gasolinas y de la violencia atroz que vive Guanajuato, el gobierno federal no hace nada para detener la crisis, al contrario, el presidente Andrés Manuel López Obrador es un mero espectador de la violencia.

Related posts

DESAFÍO

Rafael Loret de Mola

OTRAS INQUISICIONES

admin

MEDICINA INJUSTA

La Columna Medica del Sol

Leave a Comment