Portada

EMPRESARIOS DESPOJAN DE MILES DE HECTÁREAS A INDÍGENAS DE TEXÁN

*Rafael Acosta Solís usurpó funciones de Comisario Ejidal para enlistarse como ejidatario

*Esperan que al nuevo Fiscal no le tiemble la mano; hay 27 denuncias penales, pero no avanzan

*Les están matando el ganado a balazos para que abandonen sus tierras

 

Redacción/ Sol Yucatán

 

Texán.- Un grupo de empresarios, que a través de Rafael Acosta Solís presuntamente han despojado de miles de hectáreas a indígenas mayas para construir lujosos fraccionamientos, incluso sobre zonas arqueológicas, ante la complacencia del delegado del Instituto Nacional de Antropología e Historia, INAH, Eduardo Calzada, fueron denunciados penalmente en la Fiscalía del Estado.

Sin embargo, Wilbert Cetina Arjona, anterior titular de la FGE, nunca los escuchó, por lo que los ejidatarios esperan que al actual recomendado por el Gobernador Mauricio Vila Dosal, Juan Manuel León León, no le tiemble la mano para proceder legalmente contra los probables responsables de este despojo de tierras.

En este sentido, Rodolfo Coyoc, Comisario Ejidal de esta comunidad, y los más de 200 afectados, denunciaron ante Sol Yucatán que durante mucho tiempo han tocado puertas, incluso en el Registro Agrario Nacional (RAN), en la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano y hasta en la Semarnat ya se tiene conocimiento de lo que está sucediendo en esta comunidad de Texán y Anexas, en Hunucmá.

Pero, lamentablemente, los han ignorado, por lo que exigen que las autoridades se pongan las pilas y castiguen a quien resulte responsable, incluyendo a los ex comisarios ejidales Cleofas Franco Ek y Eleuterio Coyoc Canché, quienes se prestaron a estas fechorías; el primero, durante su periodo 2015-2016, y el segundo cuando estuvo al frente de la oficina, del 2016 al 2019.

Sol Yucatán pudo confirmar lo anteriormente señalado por los ejidatarios durante un recorrido por estas tierras, donde se pueden apreciar las zonas arqueológicas que ya fueron delimitadas como terrenos para fraccionar, sin importarles estos vestigios mayas, cuyas fotografías, videos y testimonios obran en poder de esta casa editorial.

Asimismo, el reportero de este medio de comunicación, el 11 de febrero del año en curso acompañó a los agraviados al INAH, donde le solicitaron al delegado Eduardo Calzada y su equipo de trabajo su inmediata intervención y la respuesta del funcionario fue tajante: «Nadie puede fraccionar sobre zonas arqueológicas, porque son Patrimonio de la Nación».

Lo triste del asunto es que estas palabras se las llevó el viento, pues las autoridades nunca se han presentado en esta comunidad para ponerle un alto a los invasores, porque, tal vez, en los casi diez meses que han transcurrido Eduardo Calzada no haya tenido tiempo o simplemente le echará la culpa a la pandemia.

Mucab (Brazo fuerte)

Una de las zonas arqueológicas localizada en las parcelas de don Bernardino Canché Coyoc lleva por nombre «Mucab» (Brazo fuerte, en maya), la cual ha sido visitada por arqueólogos norteamericanos, que han tenido más interés en estos vestigios mayas que el propio titular del INAH y su equipo de trabajo.

Sin embargo, este campesino indígena teme ser despojado de sus tierras por los empresarios, quienes ya trazaron en terrenos sus tierras donde alimenta doce vacas y siembra maíz.

«Vinieron dos arqueólogos de Estados Unidos y Canadá, pero del INAH no han venido a ver nada, yo estoy esperando que me saquen los empresarios, ya gané dos demandas en el Tribunal Agrario, pero un licenciado me está amagando con que, cuando entren las máquinas, van a arrasar con todo, incluso vino el licenciado Osvaldo Bee Hu y me dijo que el empresario que compró mi parcela a los anteriores comisarios ejidales me ofrecía 50 mil pesos para que me saliera de mis propias tierras, pero como no he aceptado me han estado matando a balazos mis animalitos, de hecho la Policía Estatal vino y levantó el acta, pero tampoco hizo nada», dijo con evidente impotencia don Bernardino.

En seguida, tomó la palabra el Comisario Ejidal Rodolfo Coyoc:

«Así como están las marcas yo no veo que esté delimitada la zona arqueológica, están delimitados los límites de propiedad, lo que es la zona arqueológica no la están respetando, así presionaron a varios ejidatarios del pueblo (los secuaces de Rafael Acosta Solís), ‘fírmame acá, porque cuando vengan las maquinarias no vas a ver ni tu terreno ni 25 mil pesos por hectárea'».

Luego, el Comisario Ejidal agregó: «pobre gente, temerosa firmó bajo amenaza, pero los ex comisarios ejidales Cleofas Franco Ek y Eleuterio Coyoc Canché fueron cómplices de Rafael Acosta Solís, inclusive este usurpaba funciones de Comisario Ejidal, él se presentaba en el RAN para hacer trámites, porque así se lo permitía Eleuterio».

«Tengo hecha una solicitud desde el día 11 de febrero del 2020 ante el INAH y el delegado Eduardo Zapata se comprometió a intervenir, pero hasta la fecha no lo ha hecho, no han venido a ver las tierras donde está una zona arqueológica, estas parcelas son de Bernardino Canché, pero ya se están saqueando las piedras labradas, no sabemos si son los empresarios que tienen acaparado ese pedazo, porque ya lo balizaron (para construir), aunque hay muchas inconsistencias porque no me dan respuesta, hay muchos vestigios, tenemos pruebas, pero el delegado del INAH, Eduardo Calzada, se comprometió a llevar especialistas, pero nunca ha llegado».

Engañados

«Nos sentimos engañados, defraudados, yo no quiero meter presión llevando a todos mis compañeros ejidatarios, somos más de 200, pero por la pandemia no los quiero arriesgar, ya que la mayoría son de la tercera edad, pero sí tengo que hacerlo lo haré y si algo pasa les voy a echar la culpa a ellos, a un licenciado de nombre Arturo, del jurídico, porque también quedó de comunicarse conmigo y no lo ha hecho en casi un año. ¿Por qué no nos atienden?, quiero que nos marquen las zonas arqueológicas porque las excluyeron para poder posesionarse y construir, o que nos den por escrito que no existen para nosotros respaldarnos, no sé qué esperan estos funcionarios para que nos hagan caso», agregó el Comisario Ejidal.

Cabe señalar que los citados ex comisarios documentaban asambleas que nunca llevaron a cabo en horario de las 7 de la mañana y de fecha 16 de diciembre del 2015, con la finalidad de despojar de sus derechos a ejidatarios que no eran de su equipo de trabajo, como el caso de Domingo Coyoc Ek.

A continuación, la lista de empresarios denunciados por los ejidatarios: Pedro Alfonso D. C., Carlos Enrique A. M., Juan Carlos B. G., Nora Esther P. T., Mario Antonio E. E., Rafael A. S., Juan Carlos C. G., Iván Pasternak R. C., Antonio A. C., Mauricio M. V., Rodrigo M. V., Gerardo A. G., Luis Alberto S. S., Roberto Andrés G. G., Vicente Antonio V. L., Carlos Humberto V. R., Gustavo Andrés X. G., Heberto Gabriel G. G., Ricardo Gerardo R. R. De V., Gerardo José R. R. De V., Daniel R. G., Rodrigo Armando R. G., Ricardo José H. M.,María de Lourdes N. H., Tatiana María F., Miguel Ángel M. C., y Billy Ríos Novelo.

Así mismo, se presentan los números de las denuncias respectivas: 563/2019, 586/2019, 588/2019, 589/2019, 590/2019, 591/2019, 598/2019, 599/2019, 602/2019, 618/2019, 620/2019, 622/2019, 658/2019, 659/2019, 660/2019, 711/2019, 712/2019, 715/2019, 716/2019, 784/2019, 749/2019, 751/2019, 752/2019, 781/2019, 750/2019, 783/2019, 385/2019.

Finalmente, la lista de los afectados: Sergio Chac Cua, Anacleto Manzón Ek, María Concepción Canul Chac, Anacleto Chac Chan, Roberto Ek Koyoc, Miguel Chac Noh, María Modesta Chuc Koyoc, María Jesús Chuc Chuc, Santiago Ek Chuc, María Evelia Chuc, José Rosendo Chac Chuc, Eduardo Ek Canché, María Alfonsa Yam Yam, Paulina Chay Chuc, Remigio Koyoc Cuxim, Estebana Chac Peña, Eladio Ek Canché, Magdaleno Koyoc Ku, María Encarnación Yam Chac, María del Carmen Ek Canché, María del Socorro Koyoc Chac, Teresa Canché Chan, Rosendo Ek Pat, Benito Chan Ek, María Anita Koyoc Canul, María Jesús Peña Ek y Rodolfo Koyoc Chuc.

Es preciso hacer hincapié de que Rafael Acosta Solís, desde hace muchos años, ha sido denunciado penalmente por defraudar a ejidatarios mayas, pero no sólo de Texán y Anexas, en Hunucmá, sino en otras poblaciones, pero un grupo de empresarios, haciendo uso de su poder económico, han «convencido» a las autoridades para que les brinden protección, pues extrañamente las denuncias no avanzan.

Sin embargo, esto que está sucediendo podría terminar en derramamiento de sangre, tal y como ocurrió el martes primero de diciembre pasado, cuando gente del campo, armada con machetes, impidió que trabajadores de Acosta Solís llevaran a cabo la medición de varias hectáreas en Yaxkukul, camino a Conkal. Es imperante que las autoridades se pongan manos a la obra.

 

 

Artículos Relacionados

OFENSA A LOS MERIDANOS: AÚN CON PANDEMIA, RENÁN BARRERA GASTARÁ MÁS DE 13 MILLONES DE PESOS PARA EL CARNAVAL

Redaccion

FUNCIONARIAS OSTENTAN RIQUEZA, MIENTRAS CAMPESINOS SON DESPOJADOS

Redaccion

VENÍA PARA CHETUMAL CON MÁS DE UNA TONELADA DE COCAÍNA

Redaccion

Deja un Comentario