Hoy Escribe Moisés Sánchez Limón

ENTRE SEMANA

MOISÉS SÁNCHEZ LIMÓN / Sol Yucatán

Del agua al cielo rojo, el Evangelio según San Andrés

Tiempos de la 4T. Lo que ocurre y se aplica a pie juntillas en el
país, es consecuencia elemental del dictado del Evangelio según San
Andrés Manuel, cuyas epístolas registran puntualmente en las mañanas
los enviados de la prensa conservadora y la oficiosa, la primera que
aguanta a pie firme la retahíla de descalificaciones e injurias y la
segunda que aplaude y sonríe cómplice con la sinrazón voluntarista del
prócer investido mesías por cuenta propia.

Pero cada epístola se significa como la orden simplista del
¡regístrese y aplíquese!, y nadie se atreve a replicar, so riesgo de
caer en desgracia y llevar el estigma rumbo a la Santa Inquisición de
la UIF, ergo persecución del apóstol de la justicia vía congelamiento
de cuentas bancarias y lo que se acumule.

Y mire usted, no es criticable que se aplique la justicia sin
medianías ni recovecos que implican injusticia cuando son causal de
impunidad. La ley se aplica y punto; aunque en México, con todo y la
nueva pléyade que, con el licenciado López Obrador en calidad de
impoluto y honesto, el gatopardismo ronronea en los brazos de dictados
y promesas.

Licitaciones amañadas, asignaciones directas en un altísimo porcentaje
amparadas en la emergencia que abulta cuentas no fiscalizadas por
Santiago Nieto y defendidas en la tribuna legislativa por personajes
de la talla del impresentable Gerardo Fernández Noroña que hoy se
atreve a rebelarse contra dictados del “ciudadano presidente”, porque
fracasó en el intento del asalto a la presidencia de la Cámara de
Diputados.

¿Y qué ocurre con temas que no tienen que ver con el juicio a Genaro
García Luna ni los chivatazos del licenciado Emilio Lozoya Austin
–reservado en cuanto Pío López Obrador saltó al estrellato de la
recaudación de billete fresco para su hermano en campaña–, o la
ausencia de apoyo a niños con cáncer o la agresión de la prensa
oficialista contra mujeres que tomaron instalaciones de la CNDH?

La agenda nacional se escribe todos los días en ese sui generis
Evangelio según San Andrés y los amanuenses oficialistas no ven más
allá de esas epístolas, decía, que el señorpresidente les dicta todos
los días, con esa su singular forma de asumirse experto en periodismo.

En este escenario a los productores agrícolas, desde ejidatarios,
comuneros y grandes productores de manzana y nuez, los ha calificado
conservadores, enemigos de México, manipulados por ex gobernadores,
políticos y legisladores que, olvida, simplemente hacen su trabajo y,
por cierto, también son parte de estos agricultores.

¿Es delito ser agricultor y pelear por el suministro de agua? ¿Desde
cuándo un ex gobernador o ex alcalde es un delincuente porque se suma
a una lucha que le es inherente?

Al licenciado López Obrador le fallaron sus asesores. La directora de
la Comisión Nacional del Agua, Blanca Jiménez Cisneros, y el
subsecretario de Seguridad Pública, Ricardo Mejía Berdeja, han dicho
verdades a medias y mentiras completas; no supieron manejar este tema
que no había implicado problema alguno hasta que estos funcionarios
metieron la mano e incurrieron en un detalle pueril: no convocaron a
los productores agrícolas para informarles de lo que pretendía hacer
el gobierno para cumplir con el Tratado de Aguas signado con Estados
Unidos en 1944 ni los  escucharon para lograr un acuerdo.

Y, con ese proceder de un elefante sobre un hormiguero, provocaron a
chihuahuenses que saben defenderse. Hoy, el licenciadopresidente los
criminaliza, pero es evidente que desconoce las causas por las que los
agricultores defienden las reservas del agua y no se niegan al pago,
porque para ello hay una explicación en el Tratado.

Lo cierto es que, sabelotodo, se abrió un flanco por su necedad en
demostrar que tiene razón. Es como Gabino Barrera, “no entiende
razones andando en la borrachera (de poder)”. Y ahí viene otro tema.

CIELO ROJO. Se trata de uno toral para la salud y vida de los
habitantes del Valle de México,  soslayado criminalmente, quizá porque
la senadora panista Xóchitl Gálvez lo asumió como cruzada personal o
porque el licenciado López Obrador decidió privilegiar la quema de
combustóleo y de carbón, de gasolinas y diésel porque, aduce, los
rehiletes como llama a las turbinas eólicas, afean el ambiente y
también desprecia a la energía solar. Lo suyo, lo suyo es la
petrolización de la economía y salvar a Pemex con oxigenación de Boca
a Boca mediante millonario presupuesto destinado al caño.

Pero, ¿recuerda usted ese despertar de habitantes de San Francisco,
Estados Unidos, el miércoles de la semana pasada con el cielo rojo,
muy parecido a un escenario post apocalíptico?

Impactaron las gráficas de cielos que parecen símiles de marte pero
que, consecuencia de un fenómeno atmosférico, en sí mismos no son el
problema, sino las partículas PM 2.5 que se pegan en los pulmones, y
causan enfermedades cardiovasculares y muerte prematura.

En California el origen de los altos niveles de contaminación del aire
son los incendios. Y en el Valle de México, es la contaminación que
viene del estado de Hidalgo, causada por la Termoeléctrica Francisco
Pérez Ríos, sita en el municipio de Tula, que quema todos los días
combustóleo con alto contenido de azufre (3.9% o más), en sistemática
violación de normas nacionales e internacionales.

Esta termoeléctrica emite 75% de los óxidos de azufre, precursores de
la lluvia ácida, y 43% de los óxidos de nitrógeno, precursores del
ozono en esta región del centro del país, de acuerdo con estudios
científicos que ha mostrado Xóchitl Gálvez.

Sin duda, vivimos una de las peores crisis ambientales y de salud de
los últimos años. Y es imperativa la intervención del gobierno federal
y de los estatales, por la salud de hidalguenses, mexiquenses y
chilangos que vivimos en el Valle de México y la zona de la llamada
Megalópolis.

¿Le dará prioridad el inquilino de Palacio a este problema generado
por esa termoeléctrica?

Recientemente, el PAN planteó en el Senado y en el Congreso de la
Ciudad de México mejorar las condiciones del aire en la Zona
Metropolitana del Valle de México (ZMVM). Propusieron reconvertir a
gas natural la Termoeléctrica de Tula.

Y es que, mire usted, pese a la reducción del tránsito vehicular por
la contingencia sanitaria del Covid-19, hay altos índices de
contaminación. Y una fuente sustancial es dicha Central Termoeléctrica
bautizada “Francisco Pérez Ríos”.

¿Volteará el licenciado López Obrador para atender este que es un
problema de salud pública? ¿Evitará meter en aprietos a su amigo
Manuel Bartlett Díaz, director de la Comisión Federal de Electricidad,
bajo cuya férula está la termoeléctrica de la muerte?

Por cierto, una mentira más: el prócer dijo que no apoyaría llevar a
juicio a los ex presidentes, si éste era el resultado de la consulta
popular. Pero, como hasta principio de esta semana no se lograba el
1.5 millones de firmas, entonces dijo que solicitaría al Senado
proceder a plantear su petición a la Suprema Corte de Justicia de la
Nación. Le adelanto que no procederá; es tema electorero, de
politiquería como califica el prócer. Conste.

Related posts

LOS CAPITALES

admin

ISEGORÍA

admin

EPISTOLARIO

Redaccion

Leave a Comment