Portada

¡GOBERNADOR ECOCIDA!

*Vila Dosal de forma arbitraria ignoró al pueblo yucateco y dejó a un lado el proyecto original del Megaparque Metropolitano, pues con tal de favorecer a sus amigos empresarios, no respetó lo pactado y cometió un verdadero ecocidio

*Mandó a tumbar cientos de árboles con maquinaria pesada que habían sido plantados por vecinos del rumbo desde hace 20 años. Los inconformes lo repudian y lo consideran un mandatario «falso»

*Fue diputado ecologista en el 2012-2015, Alcalde pro-medio ambiente 2015-2018 y, aún así, cometió el ecocidio. Fue denunciado ante la Profepa

Redacción/Sol Yucatán

Mérida. – Mauricio Vila Dosal fue diputado ecologista en el 2012-2015, alcalde pro-medio ambiente 2015-2018 y, ahora, como Gobernador del Estado, es el autor de la muerte de cientos de árboles que, con sacrificios, organizaciones y vecinos ambientalistas plantaron y cuidaron durante 20 años. Ya denunciaron al Gobierno de Yucatán ante la Profepa.

Por lo anterior, los inconformes han considerado al Mandatario como «falso», como un político al que le importa más cumplir los compromisos con sus amigos los empresarios y, por ello, sin escrúpulos está acabando con la naturaleza, tal como lo hizo su antecesor, Rolando Zapata Bello, al levantar un auditorio en el que supuestamente se gastaron 30 millones de pesos, pero resultó ser un «elefante blanco», porque nunca ha sido utilizado para ningún tipo de evento.

Pero no es sólo el megaparque en el que han cometido ecocidio estos políticos, porque también la ciudad de Mérida la han convertido en una plancha de concreto al autorizar la construcción de decenas y cientos de casas en fraccionamientos por todos lados; lo grave ya salió a relucir cuando se registraron las inundaciones en el fraccionamiento Las Américas, por la falta de miles de árboles que mataron con maquinaria pesada, sin pena ni gloria, pero además no hay parques.

También los habitantes de Ciudad Caucel sufren las consecuencias de haber comprado sus casas de cartón, en algunos casos, pues el agua se les metió hasta por los sanitarios y por todas las bardas, sin faltar lógicamente los techos de hielo seco, tal como se pudo conocer durante el paso de «Cristóbal», mientras los empresarios, dueños de las constructoras, se siguen hinchando por las millonarias ganancias, pero estos son los compromisos de Mauricio Vila Dosal con sus amigos y, en su momento, los de Rolando Zapata Bello.

El arquitecto independiente, César Ramírez Ortega, miembro de la Asociación Civil Amigos del Mega Parque, dijo que las autoridades se han empeñado en acabar con la naturaleza al derribar árboles.

«En el 2015 hubo una consulta ciudadana con el Gobierno anterior e hicieron encuestas en donde la gente participó; en esa ocasión se reunieron 25 arquitectos, 25 moderadores y mil personas para que dibujaran el parque de sus sueños, y se solicitaron fuentes danzantes, estanques, cosas atractivas para el parque, pero el Gobierno del Estado se tardó un año, en el 216 se tardó otros 12 meses para hacer el proyecto Paseo de Henequenes, estando como Gobernador Rolando Zapata Bello, luego en el 2017, junto con Mauricio Vila, que era el Alcalde, inauguraron el megaparque como un lugar de áreas verdes, pero desde que pusieron la primer piedra hasta que terminaron la primera y segunda etapa, dijeron que habían gastado 213 millones de pesos, y cuando pensamos que iban a hacer una tercera etapa en continuidad con lo que ya se había hecho, es decir, que iban a tomar en cuenta a la gente a través de otra consulta ciudadana, nos ignoraron y elaboraron un proyecto de escritorio, al vapor, y no tomaron en cuenta las condiciones que hay en Paseo Henequenes, o sea, los postes de alta y baja tensión, como tampoco lo hicieron con los postes de alumbrado y metieron un proyecto nuevo, lleno de concreto, porque los arquitectos ni siquiera vinieron, lo dibujaron mal, pero al darse cuenta se preguntaron: ¿y bueno, ahora por dónde paso la ciclovía?, porque marca que les quedó sobre la calle existente de vehículos y decidieron
arrimarse hacia adentro, pero todos los vecinos reclamaron porque desde hace 20 años limpiaron (era un basurero), plantaron árboles y los regaron», dijo el entrevistado.

Mal proyecto arquitectónico

Los vecinos dijeron sentirse satisfechos de haber cuidado los árboles y disfrutado de su sombra, hasta ahora que el Gobernador Mauricio Vila mandó maquinaria pesada para destrozarlos.

«Como no tienen el espacio (para la ciclovía) y como hubo un mal proyecto arquitectónico y el constructor, al verse imposibilitado de meter el sistema de riego y la ciclovía encima de la carretera, pues se les hizo fácil tirar todos los árboles, hay un montón de máquinas del Gobierno del Estado, alrededor de 15, y otras propiedad de una constructora, yo tuve una entrevista con el arquitecto Gala, no me quisieron dar sus nombres ni él ni el supervisor, pero lo más grave es que Mauricio Vila fue diputado ecologista en el 2012-2015 y Alcalde 2015-2018 pro-medio ambiente y, ahora, como Gobernador, él fue enterado de todo y hasta instancias federales saben de esta situación, existe un procedimiento, es decir, si hay árboles hay extensiones, hay un procedimiento ecológico, estudios, programas de impacto ambiental, una serie de requisitos y si tienen un proyecto deben de respetar los estándares ambientales».

«Elefante blanco»

En la primera etapa construyeron un auditorio en este megaparque, pero ha resultado contraproducente, es decir, un «elefante blanco», porque nunca ha sido utilizado para ningún evento y, para colmo de males, ya lo están ampliando, lo que deja en claro que Mauricio Vila sigue pagando compromisos de campaña con alguno de sus amigos millonarios empresarios, dueños de alguna constructora.

«Sí claro, el auditorio fue inaugurado hace dos años y creo que se gastaron como 30 millones de pesos, pero nunca se ha usado ese lugar, y ahora resulta que lo están ampliando para verter más concreto y cobrar más, es absurdo, si quieren comprobar dinero pueden hacer otras cosas, incluso sembrando árboles, creo que van a sembrar mil 400 árboles, pero chiquititos, y al final se les van a morir, porque ni mantenimiento les van a dar, nos van a querer dejar la responsabilidad a nosotros, pero si nosotros ya logramos un montón de cosas y nos están tumbando los árboles, ahora bien, mil 400 arbolitos en 50 hectáreas, yo ya hice más o menos el cálculo y es un arbolito cada seis metros y, aparte de que no son los árboles adecuados, se les van a morir, por eso digo que, en lugar de invertir en la ampliación del auditorio, por qué no compraron arboles grandes, chonchos, bien ubicados, pero prefieren poner en concreto, ¿por qué privilegiar al concreto?, ¿por qué ampliar el auditorio que nunca usamos?, son las preguntas que nos hacemos y en cambio los andadores y la iluminación ya las destruyeron por el mal arquitectónico.

Se pelearon por el contrato

«Por lo que a mí me dijo el arquitecto Gala, fueron diez empresas haciendo la construcción de esos 177 millones de pesos que dio el Gobierno del Estado, me imagino que hubo un concurso y que ya ganaron el concurso, entonces, el de la ciclovía lo que quiere es terminar el trabajo aunque el diseño esté mal, como se ve imposibilitado por hacer el diseño original, y a mí el supervisor me dijo: el proyecto ya está, esto sigue, el proyecto no se modifica y va a seguir adelante cueste lo que cueste; entonces, ya hubo una parte se pusieron cintas amarillas porque quieren seguir tirando más árboles, en otros lados los vecinos dijeron: aquí no pasas, y pusieron una lona de que no van a permitir que se siga depredando más árboles, tan simple que está resolver el problema, que pongan la ciclovía al final del parque, esa es la propuesta que yo hago porque nosotros como familias salimos con nuestros hijos, esto es un lugar de esparcimiento, para hacer ejercicio, tenemos estanques de peces que son un atractivo para los niños, para todos, pero qué va a pasar con las ardillas, los zorros, con los toloks, ahorita ya los están aplastando, las ardillas se están yendo esta fauna con el ruido, las garzas, los pájaros se han ido y en lugar de que sea un paraíso para la fauna será un paraíso pero de concreto», refirió el arquitecto.

Denunciaron ante Profepa

«Hay que defender a la naturaleza, es una asociación ciudadana que trabajamos con recursos propios desde hace 20 años y no buscamos politizar nada, ningún beneficio económico, yo estoy invirtiendo tiempo, dinero y esfuerzo al hacer un proyecto alternativo que cumple con todas las normas de los atletas, con el medio ambiente, con los vecinos y por eso queremos evitar que en general las familias suframos las altas temperaturas, fíjate, un árbol urbano te da 80 beneficios, desde limpiar el aire, el polvo, el oxígeno, dar refugio a los animales, les da comida también y frutas a nosotros también, son 20 grados de diferencia entre una plancha de concreto y una zona arbolada, tenemos árboles de limón, toronja, bonete, hay biodiversidad, antes había ratas, cucarachas, porque este lugar era un basurero enorme», señaló César Ramírez.

Negro historial

Así, el Gobernador del Estado, Mauricio Vila Dosal, de forma arbitraria ignoró al pueblo yucateco y dejó a un lado el proyecto original del Megaparque Metropolitano, pues con tal de favorecer a sus amigos empresarios, no respetó lo acordado para la tercera etapa y cometió un verdadero ecocidio, mandando a tumbar cientos de árboles con maquinaria pesada, que habían sido plantados por vecinos del rumbo, desde hace aproximadamente 20 años.
Mauricio Vila, al retomar la tercera etapa, «Paseo Henequenes», con tal de salirse con la suya mandó a tumbar cientos de árboles y, ahora, vecinos, especialistas y personas pro-ambiente lo acusan de ecocida.
Y es que, como se recordará, Vila Dosal, al poner en marcha la tercera etapa del megaparque, simplemente hizo caso omiso del proyecto original, el cual ya se tenía trazado años atrás, cambiándolo por un nuevo proyecto, que en ningún momento fue consultado con los especialistas y mucho menos con los vecinos del rumbo.

Este nuevo proyecto obviamente fue hecho al vapor, sin un estudio firme y, a todas luces, con intención de devolverles el favor a sus amigos empresarios, que lo apoyaron durante su campaña cuando se postuló a la gubernatura del Estado.

Así, sin un ápice de empatía por la población yucateca, el Gobernador del Estado aprobó este nuevo proyecto y, sin pensarlo dos veces, mandó a tumbar cientos de árboles, acabando con la fauna y flora del lugar, todo con tal de darles las «gracias» a sus allegados millonarios.

Ahora, vecinos del fraccionamiento Francisco de Montejo, especialistas del rumbo y personas pro-ambiente están furiosos con Vila Dosal, lo acusan de ecocida e incluso ya presentaron una demanda formal en la Profepa.

 

Artículos Relacionados

PT YUCATÁN, CON ALIADOS DE LAS DROGAS, TRAICIONA PRINCIPIOS

Redaccion

¡VENGANZA DEL NARCO!

Redaccion

¡INSEJUPY, CORRUPTA!

Redaccion

Deja un Comentario