Portada

GOBIERNO DE CORRUPCIÓN

*El II Informe de Mauricio Vila Dosal está plagado de mentiras y cifras infladas, para encubrir el pésimo trabajo que ha desempeñado durante su administración

*Prevalecen la corrupción en todos sus programas, mientras que el desinterés político ha provocado un aumento en el desempleo, impide el dinamismo económico y provoca un aumento de enfermedades, principalmente el Covid-19.

*En el evento virtual, informará sobre sus “logros” en materia de inversiones, así como de obras y otros “temas relevantes” para la sociedad, pero sólo será una ficción ya que nada hay que presumir, pues nada ha hecho en dos años de trabajo, y menos en plena pandemia.

Redacción/ Sol Yucatán

Mérida, Yucatán. -El Segundo “informe” de Gobierno que dará mañana Mauricio Vila Dosal está plagado de mentiras y cifras infladas, para encubrir el pésimo trabajo que ha desempeñado durante su administración, pues prevalecen la corrupción en todos sus programas, mientras que el desinterés político ha provocado un aumento en el desempleo, impide el dinamismo económico y provoca un aumento de enfermedades, principalmente el Covid-19.

Bajo el pretexto de la contingencia sanitaria, el evento será virtual, cuando en realidad busca evitar manifestaciones previstas en su contra, así como también para evitar todo contacto con los medios de comunicación, de quienes huye constantemente.

Supuestamente, para practicar la austeridad dará su informe a través de redes sociales, cuando su objetivo era organizar un gran evento, con invitados de lujo, para lucir su imagen, que obviamente es lo que más le agrada y lo que más le importa, dejando al pueblo yucateco a un lado.

En el evento virtual, informará sobre sus “logros” en materia de inversiones, así como de obras y otros “temas relevantes” para la sociedad, pero sólo será una ficción ya que nada hay que presumir, pues nada ha hecho en dos años de trabajo, y menos en plena pandemia.

Entonces, no hay nada que tenga que presumir. Lo que sí le aplaudirían los yucatecos es que ofrezca esclarecer los casos de corrupción y los desvíos de recursos públicos, que es lo que ha caracterizado a su Gobierno en estos dos años.

Al menos aplicar la ley para castigar a otros corruptos, los ex gobernadores Rolando Zapata Bello e Ivonne Ortega Pacheco, a quienes les ha solapado sus arbitrariedades.

Lo que le interesa a los yucatecos no es saber qué ya hizo, sino lo que ha dejado de hacer y que explique por qué no ha cumplido las promesas de campaña, cuando garantizó combatir la pobreza, luchar contra la violencia de los feminicidios, una corporación policíaca que respete los derechos humanos y una mejor impartición de justicia.

Así, Mauricio Vila no tiene nada que informar.

Y es que a Vila Dosal tiene en su haber obras inconclusas como el Teatro «José María Iturralde y Traconis», en Valladolid, así como la Cámara Hiperbárica del Hospital General – Escuela “Dr Agustín O’Horán” y las villas de transición hospitalaria correspondientes al Modelo Miguel Hidalgo de Atención en Salud Mental, además de escándalos que han opacado su imagen.

Uno de los más sonados es el caso de la experimentación con humanos, incluso niños, en el Hospital Psiquiátrico «Yucatán», donde los pacientes se convierten en «conejillos de indias» para el desarrollo de proyectos de investigación sin protocolos.

Al destapar la cloaca solapada por el Secretario de Salud de Yucatán (SSY), Mauricio Sauri Vivas, se confirmó que es el más beneficiado, pues son millonarias las ganancias obtenidas, seguido de los titulares de la Subdirección de Salud Mental, pues se busca conocer la eficacia de medicamentos aún por patentar.

Cabe señalar que este problema no es nuevo, pues el nosocomio, de 2005 a 2009 sirvió de laboratorio para el desarrollo de cuatro proyectos de investigación para la prueba de efectividad de medicamentos en personas con problemas de salud mental, estudios que, en un lapso de cuatro años, llevaron al cabo reconocidos especialistas, con financiamiento de diversas empresas farmacéuticas internacionales.

Otra de las garrafales decisiones de Vila Dosal es el Hospital Psiquiátrico Yucatán, postura que mensualmente le cuesta millones de pesos al Erario Público, pero sobre todo no se puede aprovechar las nuevas instalaciones del nosocomio, a pesar que están listas desde hace más de un año.

Cuando fungía como alcalde, el gobernador de aquel entonces, Rolando Zapata Bello, entregó el inmueble al Gobierno Federal para la aplicación del Modelo Miguel Hidalgo de Atención en Salud Mental, a cargo de la Secretaria Técnica del Consejo Nacional de Salud Mental (Consame), Virginia González Torres.

A partir del 25 de agosto de 2016, la Secretaría de Salud Federal se encargaría del Hospital Psiquiátrico Yucatán, pero el 2 de enero de 2019, el gobierno estatal se apoderó de las instalaciones y canceló todos los programas federales.

González Torres gestionó y consiguió los recursos para la construcción de las Villas de Transición del Hospital Psiquiátrico Yucatán, cuyo banderazo de inicio de los trabajos fue el 14 de marzo de 2018 y las obras concluyeron a mediados de 2019.

A pesar que las obras ya están listas, aún no son inauguradas e, incluso, no se puede acceder a ellas, debido a la seguridad que hay, a pesar que se quiso comprobar los supuestos cambios que realizó el titular de la SSY, Mauricio Sauri Vivas.

Otro escándalo sonado de Vila Dosal fue el despilfarro de recursos que realizó en la renta del helicóptero de la SSP. Una burla sin límite y un gasto irresponsable del Gobierno de Mauricio Vila Dosal representa la renta del helicóptero «B3 Flyservices», filial de Sky Plus Sociedad Anónima Promotora de Inversión de Capital Variable. Los yucatecos han pagado unos 250 millones de pesos por la renta, más lo que se acumule.

La nave tiene poca utilidad y el beneficio para la población es casi nulo. Además, como casi no se usa, tiene que estar volando para cubrir las horas de vuelo y no sea cancelada por las autoridades aeronáuticas por falta de uso, botando a la basura decenas de miles de pesos en turbosina.

El helicóptero se la pasa estacionado en un lugar «escondido», pues a decir de algunos elementos de la SSP, no es común mirar la aeronave en sus instalaciones.

En lugar de este derroche de recursos de Vila, por qué no mejor se puso a pensar: ¿cuántos apoyos de vivienda podrían generarse con ese dinero? ¿Acaso las autoridades yucatecas no toman en cuenta que esos millones de pesos podrían servir para reducir la pobreza en el Estado?

Es evidente que no le interesa al gabinete del Gobernador la situación de miseria en la que ellos mismos han dejado a los municipios de Yucatán.

En otro país, un despilfarro de esta magnitud ya hubiera hecho que renunciara un gobernador, pero en Yucatán nada pasa. Los diputados y políticos callan. Cuando se les pregunta su opinión sobre el tema se asustan y prefieren ser cómplices del poder.

Vila Dosal no tiene nombre al hablar de austeridad. Se quejan que no les dan más dinero por el Gobierno Federal para gastar, cuando es notable el derroche de recursos, así como el desvió del dinero del erario público.

Recientemente, Vila Dosal se puso histérico cuando se reveló que el gobierno ha pagado más de 10 millones de dólares por este aparato. Se molestó tanto que ningún funcionario de su gabinete se atrevió a mencionar el tema.

Les falta inteligencia política, porque sería más beneficioso dar la cara y aclarar por qué se paga tanto de renta. Por el poco uso que se le da, resulta más comprarlo, porque rentado, se use o no, hay que pagar millones de pesos.

En esta pandemia esos más de 240 millones de pesos podría servir para surtir de instrumento médico a los hospitales donde se atienden a pacientes de Covid-19.

Se podría ayudar a miles de niños con leucemia y no beneficiar a empresas foráneas y pagar caprichos del titular del Ejecutivo.

Además, a Mauricio Vila le encanta hacer negocios de dudosa procedencia, para muestra un botón. La empresa italiana «Fincantieri», contratada por el gobierno de Yucatán para la construcción del astillero más grande de América Latina, es investigada en su país por los delitos de corrupción, falsear declaraciones, emisión de facturas falsas y explotación laboral.

El proyecto prevé una inversión inicial de 150 millones de dólares, que permitirán construir un complejo de 40 hectáreas en Puerto Progreso para reparar o construir embarcaciones de hasta 400 metros de eslora o longitud.

Para 2024, la constructora estima una inversión de hasta 550 millones de dólares, que se destinarán a la instalación de un muelle flotante, plataformas elevadas, grúas, talleres, oficinas, almacenes y maquinaria especializada.

El Gobierno Estatal se encargará de los primeros trabajos, los cuales, comprenden el dragado, construcción de infraestructura y plantas principales. El acuerdo del astillero de Puerto Progreso fue firmado de manera virtual el 24 de noviembre por Ernesto Herrera, secretario de Fomento Económico, el Gobernador Mauricio Vila Dosal y el director general de «Fincantieri», Fabio Galla.

Aunque «Fincantieri» presumió que una vez que el astillero se ponga en marcha darán trabajo a 700 empleados de tiempo completo y otros dos mil 500, que derivan de la cadena de proveedores y suministros, en Italia los han acusado de esclavizar al personal.

Por otra parte, Mauricio Vila no es el único que no quiere dar la cara, sino que solapa funcionarios que hacen lo mismo, pues al parecer fueron sus maestros y le enseñaron muy bien el arte del escapismo, nos referimos pues en este caso particular Sauri Vivas, quien, bajo el amparo del gobernador, se niega a hablar sobre el tema de la cámara hiperbárica abandonada en el Hospital «O’Horán», pues cuando se le pregunta al respecto se hace al desentendido sobre el resolutivo para el uso de ésta, a pesar que primeramente se comprometió a dar una respuesta a mediados de 2019 y luego lo pospuso para principios de 2020.

El equipo, en el cual se puede atender a 20 pacientes al mismo tiempo, sigue sin funcionar en dicho nosocomio, desde hace poco más de una década, incluso, hasta el momento no está instalada, ya que la obra quedó inconclusa.

La cámara hiperbárica multiplaza fue adquirida en 2009 y era la quinta de su tipo en el continente americano, pues tan sólo en la administración de Rolando Zapata Bello se informó que su costo sería de 80 millones de pesos.

El Gobierno de Vila Dosal destacó la importancia del equipo y se comprometió a darle una utilidad, pero hasta el momento se niega cumplir con su obra y la cámara se mantiene como una obra «fantasma».

También las estrategias para combatir el Covid-19 han representado un rotundo fracaso para Mauricio Vila. A consecuencia de la contingencia sanitaria, el Gobierno del Estado desarrolló el Plan de Mejora a la Movilidad Urbana para el Centro Histórico de Mérida, aunque detrás de un escritorio, pues no hubo un estudio predio, afectando notablemente a empresarios, usuarios del transporte público de pasajeros y, sobre todo, al erario público, ya que fue un derroche de recursos.

El dinero se dilapidó con la compra de macetas, así como de plantas, y las más caras, sobre todo; las más delicadas fueron las ceibas, con un costo de tres mil 500 cada una de ellas y, desafortunadamente, muchas de ellas se marchitaron, ya que el espacio de los maceteros es pequeño.

En su momento se le presentó como el mejor proyecto en años e, incluso, fue puesto en funcionamiento el 5 de septiembre de 2020, pero el proyecto fracasó el mismo día y fueron miles las personas afectadas, y al día siguiente los comercios sintieron el impacto negativo. Ahora los usuarios del transporte público prefieren no ir al centro y abordar la unidad en las plazas.

Para rematar, cabe señalar que a Mauricio Vila Dosal no le importa el pueblo yucateco, pues lo ignora y prefiere devolverles favores a sus amigos empresarios, que hinchan en el bolsillo con proyectos pésimamente diseñados. Y a Vila no le importa lo que tenga que hacer con tal de tenerlos contentos.

Así, el Gobernador del Estado, Mauricio Vila Dosal, de forma arbitraria ignoró al pueblo yucateco y dejó a un lado el proyecto original del Megaparque Metropolitano, pues con tal de favorecer a sus amigos empresarios, no respetó lo acordado para la tercera etapa y cometió un verdadero ecocidio, mandando a tumbar cientos de árboles con maquinaria pesada, que habían sido plantados por vecinos del rumbo, desde hace aproximadamente 20 años.

Mauricio Vila, al retomar la tercera etapa, «Paseo Henequenes», con tal de salirse con la suya mandó a tumbar cientos de árboles y ahora, vecinos, especialistas y personas pro-ambiente lo acusan de ecocida.

Y es que Vila Dosal, al poner en marcha la tercera etapa del megaparque, simplemente hizo caso omiso del proyecto original, el cual ya se tenía trazado años atrás, cambiándolo por un nuevo proyecto, que en ningún momento fue consultado con los especialistas y mucho menos con los vecinos del rumbo.

Este nuevo proyecto obviamente fue hecho al vapor, sin un estudio firme y, a todas luces, con intención de devolverles el favor a sus amigos empresarios, que lo apoyaron durante su campaña cuando se postuló a la gubernatura del Estado.

Sin un ápice de empatía por la población yucateca, el Gobernador del Estado aprobó este nuevo proyecto y, sin pensarlo dos veces, mandó a tumbar cientos de árboles, acabando con la fauna y flora del lugar, todo con tal de darles las «gracias» a sus allegados millonarios.

Ahora, vecinos del fraccionamiento Francisco de Montejo, especialistas del rumbo y personas pro-ambiente están furiosos con Vila Dosal, lo acusan de ecocida e incluso ya presentaron una demanda formal en la Profepa.

Así con el Gobernador Mauricio Vila Dosal, pero en realidad que se puede esperar de una persona que no tiene palabra, pues cabe recordar que cuando se lanzó para la gubernatura perjuró que se encargaría que Rolando Zapata Bello fuera juzgado por haber dejado el Estado prácticamente en la ruina; sin embargo, una vez que llegó al poder, como por arte de magia, se le olvidaron sus propias promesas, pues el exmandatario tiene 838 días sin ser tocado por la autoridad para que responda por los delitos que se le acusan.

Así, el Gobierno de Mauricio Vila Dosal parece tener un pacto de complicidad y protección con los ex gobernantes anteriores, en especial con Zapata Bello, ya que si el delito hubiera sido cometidos por ciudadanos comunes y corrientes, los inculpados no sólo serían condenados penalmente, sino tendrían que cubrir las costas procesales y honorarios de los abogados. Pero como las denuncias fueron contra funcionarios del gobierno de Rolando Zapata Bello hasta se olvidaron que recursos del erario fueron jineteados durante más de seis meses.

En ese sentido, derivado de la auditoría del Fondo Integral para el Desarrollo Económico de Yucatán, resultado de la fiscalización de la cuenta pública, se estima una posible afectación de mil 169.5 millones de pesos a la hacienda pública.

Cámara Hiperbárica del Hospital General
Escándalo del helicóptero.
Teatro José María Iturralde Traconis, Valladolid.

 

 

Artículos Relacionados

MÁS APAGONES EN VARIOS ESTADOS DEL PAÍS

Redaccion

FGE, DESBORDADA POR LA PROSTITUCIÓN EN LÍNEA

Redaccion

¡INTENTARON REMATARLO!

Redaccion

Deja un Comentario