Portada

HUNUCMÁ, EN RUINA

*Sufre serios problemas sociales como pandillerismo, alcoholismo y clandestinos, pero el Alcalde Alberto Padrón Romero está muy preocupado por su candidatura a la diputación por el VIII Distrito Local y tiene en total abandono al municipio

*Hay más cantinas que escuelas y proliferan los clandestinos. La policía lo sabe, pero no hace algo al respecto, pues le dan sus «moches». Predomina el alcoholismo entre estudiantes

*»El Alcalde bien que se enfiesta, ha tomado a Hunucmá como un negocio familiar… Sabemos que todos roban, pero el roba más. Tanto que lo hace evidente, ha robado mucho que ya no tiene donde guardar su dinero, propiedades y todo lo que ha tranzado del municipio»

Redacción/Sol Yucatán

Hunucmá, Yucatán. – El municipio de Hunucmá, ubicado al Poniente del Estado de Yucatán, sufre serios problemas sociales, como pandillerismo, alcoholismo y clandestinos, pero el Alcalde Alberto Padrón Romero está muy preocupado por su candidatura a la diputación por el VIII Distrito Local y se ha olvidado de trabajar.

Entre alcoholismo, pandillerismo y abandono, es como viven su día a día miles de hunucmenses. Estos problemas sociales, con el paso del tiempo, se van encrudeciendo más y más, al grado de afectar sería y directamente a cada uno de los habitantes de Hunucmá y sus comisarías.

Es importante mencionar que Alberto Padrón Romero es un Alcalde reelecto, es decir, ha sido Presidente Municipal en la administración 2015-2018 y ganó nuevamente las elecciones para gobernar el municipio en el período 2018-2021.

Algunos habitantes aseguran que en ambas administraciones de Alberto Padrón, el abandono del municipio se vio más. Alcaldes anteriores no habían hecho tan evidente esta problemática como el actual, al menos así lo denuncian los pobladores.

Las malas estrategias y decisiones que el Primer Edil de Hunucmá ha tomado, junto con su Cabildo, han llevado a la ruina al municipio. En lugar de desarrollarse como una zona urbana, en las administraciones de Padrón Romero sucedió todo lo contrario. Hunucmá tuvo un retroceso descomunal, que ha llenado de carencias gran parte de la comunidad, sobre todo en temas de infraestructura y desarrollo social.

Es común ir por las calles de este municipio y observar zonas con hierba alta, parques abandonados, baches de a montón. También los pobladores aseguran que en Hunucmá hay más cantinas que escuelas, eso genera muchos problemas de alcoholismo, más los fines de semana, en  cuyos días es normal mirar grupitos de personas bebiendo alcohol en las esquinas de la vía pública, sin que nadie les diga nada. Las autoridades de seguridad no son capaces de dispersar estos grupos de personas embriagándose, sobre todo ahora que hay una pandemia que está azotando al mundo entero.

Asimismo, es común observar la infraestructura urbana en mal estado: parques abandonados, calles con enormes baches, espacios públicos sin aseo urbano e, incluso, en algunas zonas alejadas, los basureros clandestinos se están volviendo casi casi una mala moda, ya que aseguran los vecinos que el servicio de recolecta de basura es ineficiente y lento. Eso no justifica la irresponsabilidad de la sociedad, sin embargo, las autoridades tampoco hacen algo al respecto para solucionar este problema. A menos que optimice los servicios básicos que ofrecen a la sociedad.

En Hunucmá se puede observar también las bardas de algunos edificios, varios de estos públicos, llenas de grafitis mal hechos, cuyos trazos parecen garabatos sin sentido. Eso denota que en dicho municipio el vandalismo y pandillerismo está al pie del cañón. Algunos ciudadanos denunciaron a Sol Yucatán que este problema genera otros a su vez, ya que cuando las «banditas» arreglan sus cuentas, una lluvia de piedras cae sobre autos, casas y, algunas veces, sobre personas. Las autoridades municipales de seguridad son incompetentes ante esta situación, que pone en riesgo a decenas de familias.

Hay ciudadanos que aseguran que los policías municipales de Hunucmá le tienen miedo a las pandillas de malandros que andan por el municipio. No les hacen nada y que algunas bandas han generado «respeto» por la peligrosidad que han cultivado.

En muchas ocasiones varios ciudadanos se han acercado a las autoridades municipales para tratar de explicar lo que anteriormente se describió, pero siempre hacen caso omiso a sus solicitudes, haciéndose de oídos sordos ante estas situaciones que generan problemas entre la población. Sol Yucatán ha informado sobre el abandono que el Primer Edil y sus autoridades mantienen a Hunucmá.

Incluso, esta casa editorial informó también respecto al repudio que los habitantes de Hunucmá le tienen a su Alcalde, pues los pobladores han manifestado que «¡no lo vamos a apoyar!» a Alberto Padrón Romero.

Así, los habitantes del municipio están enojados con el Alcalde Alberto Padrón Romero y aseguran que le darán un rotundo no al apoyo que solicitará el Primer Edil para su campaña hacia la diputación.

Hemos informado en entregas anteriores que Padrón Romero figura para la candidatura hacia la diputación del Distrito VIII local, sin embargo, los hunucmenses comentan que le negarán todo el apoyo.

«No nos ayudó y ya se va. Conmigo no cuenta, la verdad no porque demasiado nos ha dejado mal. Vino a engañarnos y hasta ahorita no ha hecho nada», son los comentarios de repudio hacía Padrón Romero.

«¿Para que nos haga lo mismo? Por él no volvería a votar. Nos abandonó también con esto de la pandemia. Si necesitas algo no hay nadie que lo vea y hay gente que lo necesita», siguieron expresando los enojados ciudadanos por la falta de atención hacia ellos del Alcalde de Hunucmá.

Dicho municipio se encuentra lleno de necesidades, pero es evidente que para el Presidente Municipal es más importante asegurar su candidatura y, así, continuar viviendo bajo las sombras del Erario Público, la ambición ha sido tal que no le bastó con robar en un municipio, ahora quiere dinero estatal, al menos así lo denuncian los que viven en Hunucmá.

Pandillerismo

De acuerdo con la más reciente Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública (Envipe), elaborada por el INEGI, la presencia de pandillas es la segunda conducta antisocial más observada por la población del área metropolitana de Mérida. Esto coloca a los siguientes municipios como aquellos donde el pandillerismo es más común; en primer lugar tenemos a Hunucmá, Tizimín y Timucuy.

El estudio antes mencionado se sustenta, por ejemplo, con el siguiente caso: una persona muerta y dos heridas dejó como saldo un enfrentamiento entre vándalos registrado la noche del pasado lunes 30 de junio del 2020, en el municipio de Hunucmá. Los hechos ocurrieron en la colonia Álvaro Obregón, donde un grupo de jóvenes interceptó a otro grupo de hombres que se dirigían a su domicilio, a los cuales comenzaron a agredir. En el lugar se generó una riña que terminó en pedradas y posteriormente ambas partes huyeron del lugar.

El occiso fue un hombre de 57 años que pasaba por el lugar, pero recibió una pedrada en el pecho. Al llegar a su casa se desmayó para jamás regresar a la conciencia. Por fortuna, este caso no quedó impune y el culpable de lanzar la piedra, la cual dio muerte al hombre, fue vinculado a proceso y aún se encuentra en calidad de detenido en lo que se aclara su situación. Según información que logró obtener Sol Yucatán, el culpable fue acusado de homicidio y robo, porque en su afán de huir tomó una bicicleta que no era suya.

Lo anterior es únicamente para demostrar que el problema de pandillerismo en Hunucmá es bastante serio, aunque al Alcalde no le importe ni en lo más mínimo.

La sociedad solicita la intervención de las autoridades estatales, pues pese a la desgracia del 30 de junio pasado, el pandillerismo no se calmó, sino todo lo contrario y día a día tienen que luchar con este problema.

Como se mencionó al principio, la Policía Municipal no es capaz de actuar ante esta situación bastante delicada en la comunidad y cada día que pasa se vuelve más incompetente.

Los ciudadanos denuncian que la policía ya no hace patrullajes como de antes, incluso son ausentes en las calles y en las casetas de vigilancia que hay en las colonias. Sol Yucatán pudo comprobar incluso que los oficiales municipales no están en el centro del municipio, al menos dirigiendo el tránsito.

La razón anterior es lo que motiva a los malandros para hacer de las suyas y robar la tranquilidad de un municipio como lo es Hunucmá.

Ante esto, los hunucmenses opinan: «está terrible el pandillerismo aquí, no hay policías y eso es lo peor. Las bandas hacen lo que quieren», dijo doña Amelia.

«No sé si lo sabes, pero a mitad del año pasado, los vándalos mataron a un pobre señor que estaba yendo a su casa. Otros dicen que lo querían asaltar. Pero como sea que haya pasado, lo grave es que las bandas, cuando se agarran entre ellas, se llevan entre las piernas a muchos inocentes y de eso no se da cuenta Alberto Padrón», expresó Gustavo.

«El Alcalde jamás ha mandado a entrenar a los policías. Nunca hacen nada bien. Cuando los vándalos están agarrándose a pedradas entre ellos, hablas a la policía y tardan horas en llegar. De aquí a que lleguen los pandilleros ya rompieron tu ventana, tu auto, lo que sea y donde caigan las rocas. El director de la Policía Municipal es un inepto, no sabemos qué es lo que hace con sus elementos. Es más, ni en las noches salen», expresó un hombre que prefirió guardarse en el anonimato.

«Rompen todo cuando se pelean entre ellos. La policía no llega y si llega lo hace cuando los vándalos ya se fueron. Es más, no pueden ni agarrarlos. Cuando murió el señor en junio, sólo porque ayudó la Policía Estatal, si no, nunca hubieran detenido al culpable», dijo Jorge.

El pandillerismo también se mira con los grafitis que los malandros plasmas en las paredes de los sitios públicos, mismos que ahí se quedan eternamente, porque las autoridades municipales no son capaces de taparlos o de ponerles un alto a estas personas que, con pintar paredes de garabatos, no hacen ni aportan nada productivo.

Alcoholismo

El alcoholismo en este municipio es otro problema social que poco a poco va ganando más terreno. Se estima que en Hunucmá hay más cantinas que escuelas, dejando a la comunidad en un rezago estudiantil, pero con altos índices de alcoholismo.

Como mencionamos al principio, para los habitantes de este municipio, desgraciadamente, ya se les ha hecho normal, sobre todo los fines de semana, ver las cantinas repletas de gente y después observar grupos de personas bebiendo en las esquinas de la vía pública, sin que nadie les diga nada.

Este problema no sólo da mal aspecto al municipio, también genera inseguridad entre los habitantes, porque muchas veces las personas ebrias causan alborotos e, incluso, han habido casos reportados donde los «borrachitos», como los llaman los propios habitantes, ingresan a robar a las casas o establecimientos.

El alcoholismo en Hunucmá también ha causado otros problemas, como accidentes automovilísticos, cuyos conductores, al encontrarse en estado de ebriedad, impactan sus unidades en contra de otras o arrollan transeúntes.

Según las estadísticas, el 80% de los accidentes automovilísticos en Hunucmá son causados por conductores ebrios. De ese total, el 85% se trata de motociclistas que se impactan contra otras unidades.

Cantinas

«Sí, hay demasiadas cantinas y ni hablar de los clandestinos, muchas veces los policías lo saben, pero dicen que les dan su ‘moche’ y por eso no les hacen nada», declaró doña Tere.

«Los viernes y sábados, sobre todo por la tarde, tú sales y vas a ver a un montón de borrachitos por la calle, a veces están tomando en las esquinas. Pasan los policías y hasta los saludan, nadie les dice nada y a veces los borrachitos son groseros con la gente. Yo pienso que esto está mal, no debe ser así», dijo Teresita.

«La verdad da mala imagen a Hunucmá. Qué es eso, que se supone que es una ciudad y haya personas bebiendo en la vía pública. Pero es que, como nadie les dice nada, por eso hacen lo que quieren o lo que se les pega su gana», dijo un hombre que prefirió guardarse en el anonimato.

Abandono de las autoridades

Los problemas en Hunucmá no sólo son sociales, también son de infraestructura y del abandono que el Alcalde Alberto Padrón Romero ha permitido en casi 6 años de administración.

También hemos dicho al inicio de esta entrega periodística que en el municipio ya mencionado, los baches se han proliferado aceleradamente. Podemos encontrar parques abandonados, calles sin alumbrado público e, incluso, señales de tránsito que no han recibido mantenimiento alguno y eso ha generado varios accidentes automovilísticos.

Justificando lo anterior, los primeros días de febrero de este 2021, una camioneta de transporte público de pasajeros se impactó contra un auto en la vía que conduce a Tetiz desde Hunucmá, y todo por no poder ver la señalética de alto, misma que se encuentra «doblada» y prácticamente no es visible para los conductores.

Afortunadamente, en el percance anterior no hubieron vidas que lamentar, pero sí mucho enojo entre los pobladores, quienes se cuestionaron en donde está el departamento de Obras Públicas para arreglar éstos desperfectos.

Los basureros clandestinos son otra situación molesta entre los habitantes. Los más responsables han pasado el reporte a las oficinas del Ayuntamiento, específicamente en el departamento de atención ciudadana, pero sus solicitudes son ignoradas.

Comentan que estos basureros perjudican a las familias que viven cerca de ellos, incluso los vecinos han exhortado a los irresponsables a no dejar ahí su basura, pero éstos, al percatarse que el Ayuntamiento no les dice nada, se sienten con la libertad de contaminar el entorno y ser partícipes en enfermedades que los desechos traen consigo.

Los habitantes de Hunucmá comentan que el Presidente Municipal nunca se ha preocupado por la gente y sus necesidades. Cuando alguien acude al Palacio Municipal para solicitar algún apoyo, estos les son negados por órdenes del Alcalde.

Todo lo contrario a la labor de un Presidente Municipal, Padrón Romero intenta arrebatar a la gente lo poco o mucho que llegan a tener. Tal es el caso de los cientos de ejidatarios en Hunucmá, quienes quieren ser despojados de sus tierras por la empresa Bachoco. Por desgracia, Alberto apoya al empresario y no al ciudadano.

Repudio

El proselitismo, nepotismo y la corrupción es el día a día en las oficinas del Ayuntamiento de Hunucmá. Desafortunadamente, no hay nadie que pueda frenar los abusos y las malas administraciones del Alcalde.

Aún así, Alberto Padrón se han inscrito para tratar de contender a la diputación por el Distrito VIII local, pero como también hemos informado, los ciudadanos se niegan rotundamente a apoyarlo, por lo mal que ha trabajado en el municipio.

«Nada bueno ha hecho Alberto. No sé qué hace contendiendo para diputado, si no hizo nada por el pueblo, qué va a hacer por ocho comunidades más, sólo robar es lo que más le gusta».

«Yo ya dije que por él ya no voy a volver a votar jamás, siempre hace lo mismo. Le dimos la oportunidad dos veces y las dos veces nos defraudó. No hace nada por el pueblo».

«Si Hunucmá está como está, es por culpa de Alberto Padrón. De verdad que él sí ha sido el peor Alcalde del municipio. No hizo absolutamente nada, más que robar y robar. No tenía nada y, casualmente, cuando ganó empezó a tener todo y ha dejado sin nada a Hunucmá», fueron las declaraciones de un grupo de moto-taxistas, algunos de ellos prefirieron guardarse en el anonimato por miedo a las represalias.

«Él así es, sólo vio el dinero y se deslumbró, quedó emocionado por tantas riquezas y facilidades. Tanto así que ha decidido seguir robando y viviendo de nuestro dinero. Menos mal que haga algo bueno por Hunucmá, todo es para él y sus allegados», declaró un joven habitante de Hunucmá.

«Él bien que se enfiesta, ha tomado a Hunucmá como un negocio familiar. Cree que nadie se iba a dar cuenta de sus robos. Sabemos que todos roban, pero él roba más. Tanto que lo hace evidente, ha robado mucho que ya no tiene donde guardar su dinero, propiedades y todo lo que ha trazado del municipio», puntualizó don Luis.

Los habitantes de Hunucmá esperan que Alberto Padrón Romero no llegue al Congreso del Estado, porque lo único que quiere es seguir viviendo del Erario Público y de los recursos que son destinados para la población.

Aseguran que en el municipio citado se le ha retirado todo el apoyo al Alcalde, mismo que es ya precandidato a una diputación local. Asimismo, aseveran que hará en el distrito lo mismo que hizo con Hunucmá.

Esperan que las autoridades de su partido pronto le pongan un alto, porque insisten en que es un mal elemento, que lo único bueno que sabe hacer, además de vivir del dinero público, es dejar en la ruina las arcas públicas y todo para satisfacer sus necesidades personales.

 

Artículos Relacionados

LIBRO: CRÓNICAS DE SANGRE

Redaccion

SE FUE EL GRAN ARMANDO MANZANERO

Redaccion

COLUMNA DEL SOL YUCATÁN: LIBORIO VIDAL, TRAIDOR DE TRAIDORES: PERVERSA ALIANZA CON IVONNE ORTEGA

Redaccion

Deja un Comentario