Hoy Escribe

ISEGORÍA

SERGIO GÓMEZ MONTERO / SOL YUCATÁN

La hora de los chacales

Así transcurre el mundo de los hombres

Nunca se sabe

Quién sirve a quién

Pereira: “Somari”

Nada extraño sucede. Sí, todo es parte de una sociedad que desde tiempo atrás alimenta en su interior el gusano de la descomposición social y que, cuando explota, uno cree que no es posible porque era, equivocadamente, otra la idea que uno tenía de esa sociedad. El american way of life es un verdadero monstruo de rostros diversos, uno de los cuales se mostró ayer (6 de enero) con toda crudeza en Washington, en las calles aledañas al Capitolio, mostrando sombrío el rostro de los chacales que viven en el interior de esa sociedad descompuesta que es hoy la del Estados Unidos de nuestros días.

No debe ser pues sólo Donald Trump el que cause temor, sino la existencia de un amplio sector de la población de Estados Unidos, representado por las hordas que ayer se manifestaron frente al Capitolio, tratando de revertir los resultados de un proceso electoral, realizado según esto con todas las de la ley (las, hoy se sabe, precarias leyes electorales), que otorgó el triunfo a Joe Biden y en contra del cual, el anaranjado Trump se opone aún hoy, a pesar de las evidencias que existen sobre los resultados de ese proceso electoral, haciendo surgir así, amenazadoramente, la existencia de ese otro Estados Unidos, chacalesco, de carácter conservador y fascista, dispuesto a todo tipo de excesos físicos violentos con tal de alcanzar sus fines: por ejemplo, un golpe de Estado para evitar la validez del proceso electoral recién realizado.

Mas lo preocupante no es sólo eso, sino que esa tendencia chacalesca y fascista mencionada es la que hoy alimenta, en el país, en México, las tendencias que se oponen a AMLO y la 4T, cuyo conservadurismo se emparenta directamente y cuyas tácticas y estrategia mucho tienen que ver con los fines que persigue la tendencia estadounidense mencionada, cuya finalidad es defender hasta sus últimas consecuencias al capitalismo salvaje que alimenta al neoliberalismo y que, regionalmente, se opone a que los pueblos de América Latina determinen, por sí mismos, su quehacer y su destino, como ya lo señalaba,

desde el siglo pasado, el preclaro Mariátegui, quien no sólo propugnaba por la soberanía y autonomía de los pueblos de nuestra América (incluyendo México, claro), sino también por la urgencia de desprenderse de la tutela maléfica que venía del norte (Estados Unidos) y que nos tenía, y tiene, atados a un capitalismo ramplón y brutalmente voraz, como es el que ayer se manifestó precisamente en el país vecino del norte. Liberarse de esa tendencia es urgente, desde tiempo atrás, para los países de nuestra región, pues sólo así, estratégicamente, podremos llegar a ser verdaderamente libres y autónomos.

No en balde, pues, por eso es necesario volver a derrotar en todos sentidos, entre nosotros, en México, a quienes hoy defienden a toda costa el regreso a las épocas de las “benéficas inversiones neoliberales”.

Sí, libertad a todos para expresarse, para que así la verdad surja sin disfraces ni caretas: Trump defensor y propagador del nazismo estadounidense.

Artículos Relacionados

VOCES DEL PERIODISTA

Redaccion

ENTRESEMANA

admin

ENTRE SEMANA

Redaccion

Deja un Comentario