Portada

IVONNE ORTEGA PUSO EN JAQUE A YUCATÁN

*Los años pueden pasar y la complicidad continuar, sin embargo, el pueblo no olvida el daño que la exgobernadora causó con la corrupción, quien no sólo endeudó a Yucatán, sino que además se convirtió en un ícono de la ilegalidad

*Los gobiernos olvidaron que Ivonne Ortega quedó a deber mil 938 millones de pesos a las arcas hacendarias de Yucatán, hecho que nadie ha cuestionado y, por lo cual, se convirtió en una de las mujeres más ricas de la Península

*Durante su paso por la administración pública, la sobrina del «Balo» Cervera desvió recursos, derrochó el dinero de Yucatán, cometió fraude y nepotismo al frente del Gobierno de Yucatán

Redacción /Sol Yucatán

Mérida. – Los años pueden pasar y la complicidad continuar; sin embargo, el pueblo no olvida el daño que sus gobernantes le han asestado a la administración pública, tal es el caso de la exgobernadora Ivonne Aracelly Ortega Pacheco, quien no sólo endeudó a Yucatán, sino que además se ha convertido en un ícono de la ilegalidad.

Durante su paso por la administración pública, la sobrina de Víctor Manuel Cervera Pacheco, doblemente Gobernador del Estado, desvió recursos, derrochó el dinero, cometió fraude y nepotismo en su paso por el gobierno yucateco.

Con ella, el Estado sufrió una baja considerable en sus finanzas, la cual no sólo fue quebrantada por Ortega Pacheco, sino también por Rolando Zapata Bello, personajes que hasta el momento no han sido requeridos por la actual administración de Mauricio Vila Dosal para rendir cuentas, habiendo en relación al tema un silencio cómplice y absoluto.

Los gobiernos pasados olvidaron que Ivonne Ortega quedó a deber mil 938 millones de pesos a las arcas hacendarias de Yucatán, hecho que nadie ha cuestionado y, por lo cual, se convirtió en una de las mujeres más ricas de la Península.

Han sido 18 años de incertidumbre total la que ha vivido Yucatán, iniciando con Patricio José Patrón Laviada, seguido de Ivonne Ortega Pacheco, continuando con Rolando Zapata Bello y, ahora, con Mauricio Vila Dosal.

Aunque, para la política yucateca, un sexenio fue suficiente para heredar a los yucatecos una deuda, pues al nacer deben debe casi 2 mil 500 pesos cada uno.

OSCURA Y POLÉMICA TRAYECTORIA

La oscura y polémica trayectoria de Ivonne Ortega no le impidió llegar a la gubernatura y mantener un lazo de impunidad, fue por eso que al finalizar su gestión sembró, como su sucesor, a su «ahijado» político, Rolando Zapata Bello, para que le cuidara las espaldas, misión que desempeñó a la perfección.

Convencida de que era la mejor opción priista, Ivonne declaró en su momento que contaba con suficientes aliados políticos y amigos en todo el país, que le ofrecieron su apoyo para buscar la candidatura en el 2018 y aseguró: «tengo muchos aliados que me dicen, aviéntate, lánzate, cuentas con nuestro respaldo».

En su obnubilada carrera hacia Los Pinos, Ivonne Ortega olvidó que durante su gestión como Gobernadora de su Estado dejó una enorme deuda pública, obras inconclusas, promesas no cumplidas, obras inexistentes y que fue acusada de desvío de recursos, manejos irregulares, nepotismo y que dejó a Yucatán con una deuda pública de más de mil 900 millones de pesos.

Cuando Ortega Pacheco recibió el control del Estado de manos de Patricio Patrón Laviada, la deuda pública era de apenas 300 millones de pesos y ella la aumentó y, con Rolando Zapata, llegó a 7 mil tres millones 390 mil 970 pesos.

En ese entonces declaró tener ingresos netos anuales dos veces más altos que el entonces Presidente Enrique Peña Nieto, de acuerdo a su declaración patrimonial.

INGRESOS POR 5.5 MDP ANUALES

De esa manera, se conoció que Ivonne Ortega percibe ingresos netos anuales por 5 millones y medio de pesos, aproximadamente, mientras el exprimer Mandatario, poco más de 3 millones de pesos.

En su declaración patrimonial del 22 de abril de 2016, Ivonne señaló que su remuneración neta anual como diputada federal plurinominal por el PRI y como presidenta de la Comisión de Comunicaciones de la Cámara de Diputados, con sueldos, honorarios, compensaciones, bonos y otras prestaciones, es de 5 millones 446 mil 85 pesos.

Declaró tener tres casas y un terreno en Dzemul, otra en Mérida y una casa y un departamento en la Ciudad de México; tres autos, joyas por valor de un millón 200 mil pesos, obras de arte por millón y medio, menaje de casa por 600 mil, tres cuentas bancarias en Banorte y un fondo de inversiones.

EL HOSPITAL DE TEKAX Y EL NEPOTISMO

Entre las obras infladas e inconclusas que dejó en su momento, figuró la construcción del Hospital de Tekax, cuya puesta en marcha tendría que esperar casi cinco años después que concluyó su gestión, pero además del despilfarro de millones de pesos, Ivonne dispuso discrecionalmente de decenas de plazas de médicos y enfermeras previstas para dicho nosocomio.

Otra de sus obras inconclusas, que la publicitó como una maravilla, pero que nunca terminó, fue el llamado «Tren Bala», aunque después sugirió que el uso e incremento de los ferrocarriles sería una de las mejores soluciones para el problema del transporte.

Las acusaciones se multiplicaron por malversación de fondos, desorden en el manejo de los recursos públicos, falta de transparencia, incumplimiento de rendición de cuentas, retraso injustificado en el desarrollo de obras públicas y el desvío de fondos de origen federal, entre otros ilícitos.

En cuanto al nepotismo, colocó a su entonces cuñado, Héctor Cabrera Rivero, como subsecretario de Gobierno; a Cornelio Aguilar Puc, esposo de su hermana, la diputada federal priista Guadalupe Ortega Pacheco, como delegado del Fovissste; a Minelia Canto Lara y a su hermana Lucía, primas de Ivonne, las nombró delegada del Instituto Nacional de las personas Adultas Mayores y delegada de la Comisión Nacional Forestal, respectivamente.

Álvar Rubio Rodríguez, primo político de la funcionaria, secretario del Sindicato de Trabajadores del Sector Salud y obtuvo mayoría de votos en la elección de Diputado local por el VI Distrito, con cabecera en Kanasín.

Domingo Argimiro Ortega Graniel, también primo de Ortega Pacheco, tras el abierto apoyo de su parienta, ganó la Presidencia Municipal de Dzemul.

TERRATENIENTE CON 5 AÑOS DE EDAD

De acuerdo a investigaciones, en menos de seis meses Cornelio Aguilar Ortega, sobrino de la exgobernadora yucateca, se convirtió en dueño de más de 156 hectáreas en el poblado de Dzidzantún.

Esa superficie se formó con 10 predios que fueron escriturados a favor de Cornelio, con apenas cinco años de edad, como resultado de una donación múltiple, otorgada en junio de 2011 por sus padres, Cornelio Aguilar Puc y Guadalupe Ortega Pacheco.

Fueron 104 hectáreas adquiridas en cinco mil pesos, según se indica en la escritura, lo que significa que por cada hectárea se pagaron 48 pesos, aunque antes los padres del menor ya habían sido noticia.

En febrero de 2012, medios locales revelaron que la hermana de la entonces Gobernadora y su esposo adquirieron ocho bienes inmobiliarios en tan sólo tres años, por los que pagaron en total 21 mil pesos.

Su desempeño como Gobernadora fue tan criticado, que inclusive quien sería su sucesor, Rolando Rodrigo Zapata Bello, del mismo partido político, aprovechó esa situación para hacerla su principal lema de campaña: el combate a la corrupción e impunidad, y ofreció llamar a cuentas a Ivonne y recuperar el dinero desviado.

INFORMES DESPILFARRADORES

Sus «informes ciudadanos» fueron verdaderas fiestas en las que Ivonne no escatimó gastos para lucir los mejores vestidos y mostrarse como una reina, como una gran anfitriona ante sus invitados, siempre celebridades y políticos de muy alto nivel.

Sus verbenas, en las que promocionó su imagen, fueron engalanados por Galilea Montijo, Edith González, Roxana Castellanos, Silvia Pinal, Carmen Salinas, Vicente Fox y Martha Sahagún, Wendy Braga, Roberto Hernández Ramírez, Manlio Fabio Beltrones y líderes sindicales como Marco Antonio Bernal y Víctor Flores, además de gobernadores del PRI y funcionarios del gabinete presidencial.

«COMPRÓ» IMAGEN EN TV NACIONAL

Con millones del Erario, otorgó apoyo publicitario a TV Azteca y Televisa, lo que le valió tener espacios en dichos medios para presumir sus logros.

Su debilidad por los festejos, los políticos y la farándula, resultaron evidentes cuando trascendió que por encargo de la entonces Gobernadora, Televisa habría cobrado a Yucatán 10 millones de dólares (180 millones de pesos) por un promocional con motivo del Bicentenario.

Dada su fascinación por las zonas arqueológicas, Ivonne decidió presentar su IV Informe en Dzibilchatún, escenario que albergó a más de mil 500 invitados, de elevado nivel.

En marzo de 2010, el Gobierno de Yucatán anunció la «compra» de alrededor de 80 hectáreas de la zona arqueológica de Chichén Itzá, al empresario Hans Jüergen Thies Barbachano, por un monto de 220 millones de pesos, acción que no fue bien recibida entre los antropólogos de Quintana Roo, quienes temían que ese sitio fuera convertido en un centro de espectáculos, lo que finalmente ocurrió, lo que causó daños al patrimonio histórico del Estado.

No obstante, para Ivonne nada de lo que hizo o dejó de hacer es tomado en consideración, pero ella está empecinada en «seguir sirviendo al pueblo» y para ello se dedicó en cuerpo y alma para lograr la candidatura del PRI a la Presidencia de la República. Acto fallido, pero del cual sacó todo el jugo que quiso, incluso al parecer obtuvo el perdón desde Los Pinos de sus acciones.

Este es parte del polémico y controvertido historial de la mujer, quien todavía cree ser Gobernadora y que todo mundo debe de estar a sus pies.

PRESIONÓ CON DEJAR EL PRI

Dantesco berrinche armó, en su momento la diputada con licencia, luego que de una manera frontal el Presidente Enrique Peña Nieto aceptó la renuncia del panistas-priista José Antonio Meade Kuribeña a la Secretaría de Hacienda, para convertirse en el candidato del Revolucionario Institucional a la presidencia de la República.

En redes sociales, Ortega Pacheco comenzó a despotricar en contra del partido que le había dado todo. Desde una presidencia municipal en el municipio de Dzemul, Yucatán, diputaciones locales y federales, la gubernatura de Yucatán, hasta la secretaría general del PRI a nivel nacional, del partido que la dejó desfalcar y hundir a Yucatán.

En ese entonces, Ivonne Ortega fue llamada por altos mandos del PRI Nacional por órdenes de Enrique Ochoa Reza, presidente del CEN, quien le señaló algunos puntos en contra (como son la falta de cordura, integración y, sobre todo, compañerismos para tener unidad en su partido), ante el reclamo la suspirante a la candidatura a la presidencia de la República le dijo no estar de acuerdo y que de seguir las cosas así, podría abandonar por completo al tricolor.

Fue entonces que su jefe partidista le habló fuerte y claro, y entre las frases que le dio a entender fueron que le bajara tres rayitas a su berrinche, puesto que era la persona menos indicada para encarar y hablar de yerros, sobre todo, porque ella tenía mucha cola que le pisen.

Esa es la historia, en la versión corta, de Ivonne Aracelly Ortega Pacheco, la heredera políticamente hablando de Víctor Manuel Cervera Pacheco, (a) «El Balo», quien todavía no acepta su realidad y quien fue la primera mandataria en poner en jaque a Yucatán con sus despilfarros y malas decisiones.

 

Artículos Relacionados

CORRUPCIÓN DE “HUACHO” EN LA SECRETARÍA DE BIENESTAR SOCIAL

Redaccion

AERONAVE QUE “NACIÓ” BAJO EL YUGO DE LA CORRUPCIÓN

admin

ALCALDE DE PROGRESO CAE EN LAS GARRAS DE LA CORRUPCIÓN

Redaccion

Deja un Comentario