Portada

JUAN MANUEL LEÓN, UN FISCAL A MODO

Un reporte de Santiago Nieto, de la Unidad de Inteligencia Financiera, deja en entredicho la labor de Juan Manuel León León al frente de la FGR, que muestra que no combatió la delincuencia organizada en el Estado ni la corrupción en la Aduana de Progreso

 

Redacción/ Sol Yucatán

 

Mérida, a 2 de diciembre. – Juan Manuel León, quien se desempeñó tres veces en cinco años como delegado de la Procuraduría General de la República, fue designado como nuevo Fiscal General de Yucatán. Todo parece indicar que será un fiscal a modo, por sus antecedentes que no le favorecen.

Su carrera política ha estado salpicada de polémicas e irregularidades en los tres periodos que estuvo al frente de la PGR. Un decomiso en 2016 generó una actitud sospechosa del delegado, porque a dos meses de que se informó que elementos de la Secretaría de Marina decomisaron 24 toneladas de peces “contaminados” con cocaína en Progreso, el delegado de la Procuraduría General de la República (PGR) declaró que tras las pruebas correspondientes no encontraron dicha droga en el producto marino.

Sostuvo que luego de realizar los dictámenes periciales a los peces espadas congelados, los resultados fueron negativos.  “No encontramos cocaína en los pescados”, insistió.

Cual se le cuestionó porque la Marina dio a conocer, en su momento, que, tras realizar pruebas de laboratorio, dicho cargamento estaba contaminado con esa droga, respondió:

“La Marina habría hecho un muestreo, pero nosotros (PGR) hacemos muestreos de cada uno de los peces del contenedor… tal vez en el suyo sí fue positivo, pero en el resto no se le encontró cocaína”.

León León sostuvo que, al no existir delito, y agotadas las investigaciones, procederán a devolver el producto a quien se acredite como propietario.

Esa carga fue asegurada en la terminal remota de Progreso en febrero pasado, tras una inspección a un buque procedente de Ecuador.

Como es obvio, rechazó que Saidén Ojeda lo recomendó para ese puesto, aunque fue algo público.  Sin embargo, durante la comparecencia, no especificó si lo investigará por los presuntos casos de tortura que han cometido sus elementos policiacos.

Con 23 votos a favor, el Congreso del Estado aprobó este día la designación de Juan Manuel León

León como nuevo Fiscal General de Yucatán, en sustitución de Wilbert Cetina Arjona, quien renunció a su encomienda hace tres semanas por “motivos personales”.

Los otros dos candidatos, Adrián Alberto Anguiano Aguilar, tuvo un voto y Patricia Gamboa Wong,

cero. La presente legislatura está confirmada por 25 diputados, pero hoy no asistió el morenista Miguel Candila Noh.

La votación se llevó a cabo de manera cedular.

El nuevo Fiscal se desempeñó anteriormente como delegado de la Procuraduría General de la República.

Hay que recordar que Cetina Arjona renunció a su cargo el pasado 3 de noviembre y días después se hicieron públicos audios en los que se escucha al funcionario hacer presuntos negocios personales a la sombra de su encargo.

Un reporte de Santiago Nieto, de la Unidad de Inteligencia Financiera, deja en entredicho la labor de Juan Manuel León León al frente de la FGR, que muestra que no combatió la delincuencia organizada en el Estado ni la corrupción en la Aduana de Progreso.

El último reporte de la Unidad de Inteligencia Financiera denuncia que en Yucatán operan por los menos tres de las 19 grandes organizaciones de la delincuencia organizada y son: los cárteles de Sinaloa, del Golfo y Los  Zetas. Aunque según las investigaciones el Cártel del Golfo y Los Zetas ya no existen como organizaciones nacionales: están divididas en células.

En Yucatán las actividades de lo que queda del Cártel del Golfo estarían a cargo de “Los Pelones”, que actúan en Quintana Roo y Yucatán.

El informe de la UIF sobre la distribución geográfica de las principales organizaciones delictivas, no incluye al Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) como grupo con presencia en Yucatán.

NARCOTRÁFICO Y LAVADO DE DINERO

Santiago Nieto Castillo, llamó la atención sobre la corrupción existente en los puertos marítimos y en las aduanas de toda la república. Debido a la deshonestidad de sus encargados, dijo, en muchos de esos lugares se permite el tráfico de drogas y el lavado de dinero.

En lo concerniente a Yucatán, la UIF tomó recientemente dos medidas drásticas: denunciar ante la FGR al anterior director de la Aduana de Progreso y a un empresario pesquero de ese lugar, por presunto lavado de dinero y tráfico de drogas. En ambos casos la Fiscalía giró órdenes de aprehensión en contra de esos dos personajes, que se han amparado para evitar ser detenidos.

Según la UIF en Quintana Roo opera además el CJNG y en Campeche solo Los Zetas y el Cártel del Pacífico.

En Yucatán, Los Zetas que tuvieron mucha importancia hace más de diez años -a ellos se les atribuye los doce descabezados encontrados en Mérida y otras poblaciones en 2008- tienen ahora poca presencia.

“Sus miembros, en todo caso, actúan como células delictivas independientes y entre éstas, las más relevante, sería la de sus ex integrantes que ahora rinden cuentas al Cártel del Noroeste, dirigido por Juan Gerardo Treviño Chávez”, indica.

Éste es familiar de Miguel Ángel Treviño Morales, “el Zeta 40”, líder de ese grupo hasta su detención en 2013, fecha que marcó el inicio de la debacle de Los Zetas.

En Mérida, la policía estatal detuvo al hombre fuerte de Los Zetas en la Península: Mateo Gabriel Domínguez Bouloy, quien supervisaba las operaciones de narcomenudeo en Cozumel y Cancún, pero vivía en Mérida, desde donde coordinaba sus operaciones.

Domínguez Bouloy, junto con el “Zeta 40” y el hermano de éste, Omar Treviño Morales, permanecían recluidos en el penal de alta seguridad de Puente Grande en Jalisco, por lo menos hasta antes de su clausura hace unos días, dice el entrevistado.

Aunque no hay información actualizada, se sabe que muchos de los miembros de la red manejada por Domínguez en la Península continúan trabajando para el Cártel del Noroeste, en Quintana Roo y Yucatán.

Por cierto, un destacado elemento de esta organización, Moisés Escamilla May, alias “El Gordo May”, oriundo de Escárcega, y jefe de Los Zetas en Cancún cuando ocurrió la decapitación de doce personas en Yucatán en agosto de 2008, falleció en mayo pasado, en la enfermería del penal de Puente Grande, víctima de Covid-19.

Escamilla May fue acusado de participar en esos asesinatos y cumplía una condena de 37 años de cárcel.

El Cártel del Golfo prácticamente ya no existe. Su último líder, José Alfredo Cárdenas Martínez, sobrino de Osiel Cárdenas Guillén, fue detenido en febrero de 2018 en Matamoros y a partir de entonces se derrumbó la organización.

El jefe de plaza del Cártel del Golfo en Nuevo León, antes de la caída de Cárdenas Martínez, era Eleazar Medina Rojas alias “El Chelelo”.  La policía yucateca lo apresó en diciembre de ese año en las calles de Montebello, donde tenía su domicilio particular, por una infracción de tránsito.

«El Chelelo”se había refugiado en Mérida para burlar una solicitud de extradición del gobierno de Estados Unidos, por delitos contra la salud cometidos en ese país.

Fue liberado por la infracción, pero de inmediato reaprehendido por una orden de detención con fines de extradición librada por la Fiscalía y recluido en el penal del Centro Federal de Readaptación Social Número Uno El Altiplano, pero su extradición a Estados Unidos no se ha concretado.

Respecto al Cártel del Pacífico, sus actividades en Yucatán estarían relacionadas con el lavado de dinero y el tráfico de drogas, donde el Estado sería una escala en una ruta de transporte más larga.

De sus presuntos integrantes más conocidos en Yucatán aparece Roberto Nájera Gutiérrez, detenido en enero de 2013. Agentes policiacos trasladaron a Nájera Gutiérrez a Chiapas, pero después fue liberado y retornó a Yucatán.

Aquí fue de detenido de nuevo en enero de 2017, por la portación de armas exclusivas del Ejército. Por este delito fue sentenciado a seis años de prisión.

Se le relaciona con operaciones de lavado de dinero del narcotráfico, mediante la compra de ranchos en el oriente del Estado y otras propiedades inmobiliarias, aunque nunca se le ha acusado judicialmente por ese delito.

CÁRTEL JALISCO NG

Si bien la UIF no ve la presencia del CJNG en territorio yucateco, ese cártel tendría en el estado bases de operaciones para coordinar el financiamiento y la logística de los miembros de ese cartel que luchan en Quintana Roo contra bandas rivales, por el control del tráfico de drogas en esa entidad».

Agrega que, junto a este tipo de organizaciones más grandes, en Yucatán operan otras de carácter regional o local, como el Cártel de Santa Rosa de Lima.

Santiago Nieto dijo que este grupo, conocido por sus actividades de «huachicoleo” en El Bajío, «también se dedica al robo de hidrocarburos y a la trata de personas en la Península de Yucatán».

“Los Epitacio”

Además de esta organización, en Yucatán hay un cártel pequeño conocido como el Cártel de los Epitacio, de Hérbert Armando Bautista Epitacio, oriundo de Oaxaca.

Considerado como uno de los principales distribuidores de mariguana en Mérida, estaría vinculado con el Cártel de Oaxaca, especializado en el tráfico de esa droga.

La venta al menudeo de mariguana en tienditas del sur de la capital yucateca, en Kanasín y también en algunas localidades de Quintana Roo, es la principal actividad de «Los Epitacio».

CORRUPCIÓN EN LA ADUANA

La Unidad de Inteligencia Financiera denuncia la corrupción de las aduanas en el país y dijo que se habían detectado irregularidades en tres de ellas, incluida la de Progreso y adelantó que ya se había removido al encargado y denunciado por lavado de dinero, aunque no mencionó su nombre.

El funcionario cesado es Guillermo César Calderón León, quien tomó posesión del cargo en abril de 2019 y separado en enero de 2020.

En febrero, la Fiscalía giró orden de aprehensión en su contra luego de recibir la denuncia de la UIF sobre movimiento de cantidades de dinero inusuales en las cuentas bancarias del funcionario que pudieran tener un origen ilícito.

Llama la atención el congelamiento de las cuentas bancarias del empresario progreseño M.V.C y de la emisión de una orden aprehensión en su contra, girada por la Fiscalía General de la República.

El empresario progreseño ha solicitado, sin éxito, amparos para descongelar sus cuentas y también para impedir su captura, aunque sobre este último asunto no se tiene información actualizada.

 

Artículos Relacionados

CASO MORENO VALLE, DETENIDOS CUATRO CHIVOS EXPIATORIOS

Redaccion

CORRUPCIÓN EN PROGRAMA DE AMLO

admin

HISTÓRICO DECOMISO DE DROGA EN COLOMBIA: 90 TONELADAS

Redaccion

Deja un Comentario