Nacionales

LA ANGUSTIA DE FOX Y CALDERÓN

*La rapiña fue tan impresionante en Pemex que hoy se explica cualquier lector el porqué de la angustia de los ex presidentes panistas, contra quienes existen pruebas documentadas como para encarcelarlos anteayer.

Sol Quintana Roo/Sol Yucatán/La Opinión de México
(Tercera de cuatro partes)

Ciudad de México.- La rapiña es tan impresionante en Pemex que hoy se explica cualquier lector el porqué de la angustia de Vicente Fox y Felipe Calderón, contra quienes existen pruebas documentadas como para encarcelarlos anteayer.

El licenciado Andrés Manuel López Obrador asombró a una multitud el domingo 31 de agosto de 2008, cuando denunció a Fox y a Calderón, exsecretario de Energía y presidente del Consejo de Administración de Pemex.

Luego de abrir un paréntesis para decir que el gobierno “usurpador” mentía en costosa campaña publicitaria, pues en México la ley no prohibía hacer refinerías, sólo impedía que las hiciera el sector privado y los extranjeros y que “Calderón no las construía, no porque no pudiera legalmente o porque no hubiera dinero, sino porque tiene compromisos inconfesables con organismos y empresas internacionales para privatizar la refinación del petróleo”.

Aseguró entonces AMLO que hay gente muy poderosa que ambiciona quedarse con la renta petrolera y cuenta con el apoyo de Calderón y de las cúpulas del PRI y del PAN, “esta confabulación de intereses se articulaba mediante el reparto de contratos, la complicidad y la corrupción”.

El ahora Presidente tuvo información y PRUEBAS que le hicieron llegar, “de contratos de servicios, obras y adquisiciones en Pemex que fueron otorgados con sobreprecios escandalosos”.

Y se refirió solamente a uno de ellos para demostrar que detrás de la buscada privatización del sector estaba la corrupción “de la que, por cierto, nunca se hablaba, ni en la propuesta de Calderón ni en la del PRI”.

En diciembre de 2004, “Petróleos Mexicanos solicitó a la Secretaría de Hacienda una autorización por 207 millones de dólares para la adquisición de un buque tanque petrolero. Poco tiempo después pidió una ampliaciónpresupuestal para la misma operación por un total de 507 millones de dólares, 300 millones más de lo presupuestado originalmente”.

Como la Secretaría de Hacienda tardó en autorizar la operación, no obstante no contar con suficientes recursos presupuestales, “indebidamente—aseguró el licenciado Andrés Manuel López Obrador—los funcionarios de Pemex publicaron la licitación tomando recursos de un Fideicomiso de Pemex en Nueva York, que contiene dinero destinado al pago de Pidiregas, de las deudas de Pemex”.

En un principio la licitación era para la operación y el mantenimiento de un buque tanque, pero Petróleos Mexicanos terminó adquiriendo uno usado con 28 años de antigüedad. “El barco japonés fue bautizado con el nombre de “El Señor de los Mares”, que había sido reconfigurado para transportar hidrocarburos, pero no cumplía con las normas internacionales de seguridad”, comentó AMLO, quien diez años después llegaría a la Presidencia de la República, con las pruebas debidamente preservadas contra Vicente Fox y Felipe Calderón y con la idea de levantar una denuncia penal en contra de la pareja, por esos ilícitos cometidos durante su gestión.

En los informes financieros de la empresa que vendió el barco, la noruega Bergensen, “El Señor de los Mares” aparece con un valor nominal y en libros de 227 millones de dólares. La Auditoría Superior de la Federación cotizó el valor de diversos barcos con características similares al barco en cuestión y encontraron precios de alrededor de 230 millones de dólares.

Sin embargo, enfatizó el ahora Presidente de México, “Pemex acabó pagando 1,135 millones de dólares por toda la operación: 758 millones de dólares por la compra del barco y 377 millones de dólares más para su mantenimiento. Pero lo más escandaloso del caso es que del dinero destinado al barco, 346 millones 500 mil dólares fueron para GASTOS ADMINISTRATIVOS”.

O sea indicó, “que erogaron más en los trámites que en el barco mismo que tuvo un costo neto de 266 millones 600 mil dólares según la propia información de Pemex. Para colmo, los auditores encontraron que China vendió en 2007 un buque tanque nuevo a la empresa Conoco-Phillips, definido como el más grande construido en China y uno de los más grandes del mundo, a un precio de 230 millones de dólares. Por el “Señor de los Mares”, repito Pemex pagó 527 millones de dólares por encima de su precio. Este es el tamaño de los negocios inmorales que hacen los panistas en Pemex”.

Este es solamente un botón de muestra, “hay muchos más, por eso voy a entregar un expediente en el cual se detallan este y muchos casos más de corrupción. Todos ellos cuentan con pruebas documentadas para que se proceda a levantar una denuncia penal en contra de Vicente Fox y del entonces secretario de Energía, Felipe Calderón, que era además presidente del Consejo de Administración de Pemex”.

Advirtió en 2008 AMLO que “tengamos muy claro que detrás del intento de privatización está el interés de una minoría por apropiarse de los beneficios del petróleo.

A ellos no les importa el destino del país, ni mucho menos el sufrimiento del pueblo. Están enfermos de codicia, son insaciables. No son capaces de entender y aceptar que si se privatiza la industria petrolera habrá más pobreza y desempleo, pero también más frustración, inseguridad y violencia”, concluyó.

Cabe mencionar que el 8 de agosto de 2008, en un foro sobre la Reforma Energética se destacó que el 33 por ciento de los excedentes petroleros se destina a los Estados, cuyos gobernadores no se encontraban obligados a rendir cuentas sobre el destino de esos recursos, lo cual permitía que los utilizaran de manera discrecional y con total libertad de los mandatarios locales que en muchas ocasiones destinaron los mismos a fines totalmente distintos al interés público.

Incluso, en un enlace telefónico con “La Quina”, (Joaquín Hernández Galicia), hizo un recuento de lo que había sido la política petrolera en nuestro país desde 1938 hasta 2008, destacando que desde el régimen de Miguel de la Madrid se venía desmantelando a Pemex. El líder exhortó al “usurpador” Calderón a que dejara de lado la iniciativa privatizadora, destituyera al director de Pemex y se deshiciera del líder sindical Romero Deschamps.

Como por coincidencia, el miércoles 20 de agosto de 2008, la Coparmex pidió “eliminar” a AMLO. En Nuevo León, Ricardo González Sada se pronunció por no dar pie a que dirigentes políticos, como Andrés Manuel López Obrador, aprovecharan la situación económica del país en su beneficio político, “obviamente seguirá estando el pasto seco para que, no López Obrador, eliminémoslo del horizonte, pero si no es López Obrador siempre habrá alguna gente que esté con el cerillo en la mano dispuesto a echarlo en esas hojas secas”. Y recomendó que “hay que regar el pastito para que no se incendie”.

Y el día 24 diversas organizaciones de la sociedad civil de México entregaron una carta-protesta al embajador de España en México, Carmelo Angulo Barturen. Le informaron por escrito que “el gobierno mexicano consideraba borrar de un plumazo el legado de Lázaro Cárdenas, (la expropiación petrolera y la autodeterminación y solidaridad internacional que el siglo pasado unió con tanto provecho al pueblo español y al mexicano), y denunciaron también los informantes que no dejaba de ser sorprendente que su gobierno, a través de su vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega Sáenz viniera a nuestro país como portavoz de las empresas transnacionales españolas, más representativas del franquismo y la monarquía que del ideal republicano, e invadiendo ámbitos de nuestra soberanía, se convirtiera en una voz de presión que acorralara la autodeterminación del pueblo mexicano”.

La señora afirmó que el presidente José Luis Rodríguez Zapatero, jefe de gobierno de España, “apoyaba” la iniciativa de reforma energética de quienes “gobernaban de facto en México”.

A favor del ingeniero Jorge Díaz Serrano—cuya bellísima esposa Helvia posó para la estatua de la Diana Cazadora—la periodista Manú Dornbierer aseguró en septiembre de 2008 que el “funcionario nacionalista en poco más de tres años inauguró dos refinerías, Salina Cruz y Tula, desarrolló el grandioso Cantarell, (que Vicente Fox arruinó), organizó la petroquímica, aumentó la producción de 3 a 10 millones de toneladas. Se estaban instalando 12 plantas para llegar a los 20 millones. Cangrejera y Pajaritos eran los complejos petroleros más grandes del mundo, con alta tecnología del Instituto Mexicano del Petróleo, (desmantelado por el PRIAN).

Había industria petroquímica pública y privada sin conflicto. Las gasolinas se limpiaban de plomo, etcétera. Pero el ingeniero Jorge Díaz Serrano estorbaba para sus planes. Había que minar, disminuir, destruir a Pemex para que hubiera motivo para deshacerse de la empresa y venderla con inmensas ganancias que hoy pretenden. Para quitárselo de encima y de paso vengarse porque le había disputado la presidencia, La Madrid-Salinas-Bush ordenó en julio de 1983 a la Cámara de Diputados el desafuero del en ese momento senador por Sonora.

Ya sin fuero, lo encarcelaron y le quitaron todos haberes, acusado de haber inflado los precios en la compra de los barcos Abkatum y Cantarell. Cinco años después lo liberaron sin sentenciarlo, ya que a pesar del tiempo no encontraron elementos para mantenerlo en prisión.

Pero, yo sé que la única beneficiaria fue Alicia López Portillo, cuyo hermano el presidente le había encargado a Ignacio de León, funcionario de Pemex, “algo para su hermanita”. Por azares del destino de León enfermó de hepatitis y no pudo firmar el contrato aquel. Lo llevaron a la casa del director de Pemex porque urgía. Presencié los hechos.

Merendaba esa tarde con mis queridos amigos Jorge y Helvia Díaz Serrano. Se decía en un artículo que si López Obrador despachara en Palacio Nacional, dos nuevas refinerías estarían a punto de inaugurarse y nuestro país no estaría dividido, pero nuestro país, Bernardo Bátiz, (autor del artículo), privilegia a los canallas, a la impunidad, a la corrupción, al fraude de cualquier tipo.

Si hace 25 años los diputados no hubieran desaforado a JDS, como premio por su obra en Pemex, no seríamos hoy el país con menor crecimiento de América y a punto de perder, si esta Legislatura es tan vil como otras, el petróleo. No seríamos Iraq a las puertas del imperio, detrás del muro del patio trasero, con miles de ejecutados, desaparecidos, secuestrados, con hambre, sin empleo, un país que está padeciendo una guerra civil”.

Había muchísimas pruebas documentadas, pero en 1982, un incendio provocado destruyó la documentación sobre la compra de los barcos Abkatum y Cantarell, y Oscar Álvarez, sindicalista petrolero, dijo al diario La Jornada en 2013 que “el 6 de septiembre de 1982 un incendio devastó el edificio B2, donde se almacenaban documentos de compras y proveeduría”.

En marzo de 2013 hubo otra explosión en el mismo sitio, donde no hay calderas, era una zona de archivo muerto, de oficinas administrativas.

Estos accidentes recuerdan el caso de la Ruta 100, cuando el funcionario Luis Miguel Moreno Gómez dedicó muchísimas horas para destruir la documentación que ligaba a la empresa con la guerrilla chiapaneca del Subcomandante Marcos, y tras considerar que había devastado las pruebas comprometedoras, Luis Miguel Moreno se encerró por dentro en su oficina y se quitó la vida de dos tiros en el tórax.

Esta clase de suicidios resulta “increíble” para muchos lectores, así que no nos sorprendería que tampoco crean que en la industria petrolera fue hurtado un helipuerto en una plataforma marina.

Artículos Relacionados

CAMPECHE: PROTEGIDO DE “ALITO” MORENO Y EL GOBERNADOR, DIRECTOR DE INJUCAM

Redaccion

POR UN PASTEL DE COSTCO, SE OLVIDAN DE LA SANA DISTANCIA

Redaccion

CONMOVEDORAS PETICIONES DE LOS NIÑOS EN EL VIACRUCIS 

Redaccion

Deja un Comentario