Narcotráfico

LA LLEGADA DE LOS ZETAS A GUATEMALA (3/4 PARTES)

Redacción/Sol Quintana Roo/Sol Yucatán/La Opinión de México

(Tercera de cuatro partes)

Ciudad de México.- En un informe de la organización no gubernamental Grupo de Apoyo Mutuo (GAM), se asegura que en el mes de octubre se produjeron 12 masacres que dejaron al menos 40 víctimas, “un tipo de asesinatos colectivos que no se producían desde la dictadura militar».

El ataque contra nueve policías en Salcajá, Quetzaltenango, el 13 de junio de 2013, evidenciò la invasión de Los Zetas en el Occidente de Guatemala, tras asegurar la ruta de la Franja Transversal del Norte –puente entre Honduras y México– y disputar el Oriente del país.

El caso involucró el asesinato de ocho policías en plena subestación y el secuestro del subinspector de policía, Julio César García Cortez, de quien sólo se encontraron tres dedos y una parte de su uniforme en Huehuetenango.

Las autoridades revelaron que la masacre fue en venganza por el robo de un cargamento de cocaína, perpetrada por  García Cortez y aunque el robo no involucraba a todas las víctimas, asesinaron a todos para no dejar testigos.

En abril de 2009, en Amatitlán, los Zetas acribillaron a cinco investigadores de la Policía Antinarcótica, supuestamente por otro robo de un cargamento de cocaína.

Se llevaron a cabo las pesquisas y resultó que entre los implicados por la matanza, figuró Baltazar Gómez Barrios, entonces director de la Policía Nacional Civil. Las fuerzas de seguridad también capturaron a Nelly de Bonilla, encargada de la Dirección de Análisis e Información

Antinarcótica (DAIA) por el mismo caso.

Meses después de su captura, Gómez Barrios fue visto en la Torre de Tribunales, cuando compareció en una audiencia por un caso de corrupción y cuando se encontró en el recinto con unos Zetas involucrados en la matanza de Juan José “Juancho” León, un narco rival, y de diez personas más, el ex jefe policíaco hizo que sus custodios se detuvieran para estrechar la mano de cada uno de sus amigos.

El 14 de mayo de 2011, los Zetas masacraron a 27 campesinos a los que desmembraron con motosierras en una finca La Libertad, en el departamento de Petén. El dueño de la propiedad supuestamente traficaba para el Cártel de Sinaloa.

Días después de esa masacre, secuestraron y desmembraron al auxiliar fiscal Allan Stowlinsky, en Cobán, Alta Verapaz, después que la policía y el Ministerio Público les decomisaron un cargamento de cocaína en Raxruhá, Alta Verapaz.

El 26 de septiembre de 2012, residentes de la aldea Santo Domingo Sinlaj, en Barrillas, Huehuetenango (a 100 metros de la frontera con México), denunciaron que los Zetas los amenazaron de muerte cuando se negaron a unirse a su organización.

Artículos Relacionados

LOS COCINEROS DE DROGAS SINTÉTICAS( 1/2 PARTES)

Redaccion

DERRAMA ECONÓMICA DE 300 MDD 

Redaccion

“LA TUTA”, LA CAÍDA DE UN IMPERIO (1/3 PARTES)

Redaccion

Deja un Comentario