Covid-19

PADRE GANA AMPARO EN MÉRIDA PARA QUE VACUNEN A SU HIJA

Ante la falta de garantía de las clases presenciales debido a que la población estudiantil no ha sido vacunada Enrique Ayala Franco y Jazmín Gaspar Góngora acompañados de su abogado William Acevedo promovieron un amparo para que su hijo reciba la vacuna quien desea volver a clases presenciales.

El abogado William Acevedo Azarcoya mencionó que el hijo de Ayala Franco de 16 años acudió el pasado 13 de agosto para que lo vacunen pues desea volver a clases presenciales y además tiene un padecimiento cardiaco, pero se le negó, por lo que sus padres decidieron interponer dicho amparo en el Poder Judicial de la Federación porque es una violación a los derechos humanos y solicitan que se le aplique de inmediato.

El abogado señalo que dentro de la normatividad no existe un apartado que diga que no se le puede aplicar.

El amparo dice lo siguiente:

Somos unos padres de familia preocupados por el regreso a clases. 

Consideramos necesario se vuelva a las aulas, pues ya de por sí la educación en México lleva un atraso de varios años, la pandemia demostró que como país no estamos capacitados para enfrentar retos que, sin proponérnoslos, dañan a la sociedad en general.

Es más que justo y necesario que nuestros hijos o hijas vuelvan a las escuelas, pues al cerrarse estas, no solo perdieron la oportunidad de superación y crecimiento profesional, sino también se vio afectado el ambiente social que para los jóvenes es muy importante, es decir, esa convivencia, esas relaciones interpersonales y sociales que van de la mano junto con el aprendizaje, fundamentales en el desarrollo emocional de los jóvenes de nuestro país, el cual sin lugar a duda se ha visto dañado, ya que muchos jóvenes han caído en depresiones y tensiones psicológicas por las angustias que el mismo encierro les ha generado sin mencionar la angustia que sufren por clases en línea.

No es fácil para los alumnos aprender desde casa.  

No todas las familias tienen acceso a herramientas tecnológicas necesarias para esto, ni los maestros tuvieron la capacitación suficiente para llegar por este medio a sus alumnos.

Estamos analizando este aspecto (el regreso a clases) como padres de familia porque también habría que analizarlo desde el punto de vista de los maestros, desde el punto de vista médico, económico, entre otros.  

Se tuvo más un año para planear el regreso a las aulas el cuál se tenía que dar de una u otra forma, entonces se debió de haber organizado, pero vemos con tristeza que no se hizo.

Las autoridades federales, estatales y municipales, tuvieron tiempo que consideramos suficiente para organizar la apertura de escuelas, pero esto está más que descontrolado ahora.

Como padres de familia, consideramos que los jóvenes o niños o niñas menores, deben estar vacunados para volver a las aulas, porque si bien, algunas escuelas están haciendo un uso muy preciso del protocolo sanitario (lamentablemente pocas escuelas públicas a excepción de algunas particulares), no depende solo de ellas evitar el contagio en las aulas.

Hay que tomar en cuenta que como mi hijo, muchos niños y niñas o jóvenes usan el transporte público para llegar a su escuela y ahí, desde hace ya un tiempo, se perdió la sana distancia y las medidas de salud pertinentes.

Si aún hay saturación en el transporte público, ahora habrá más.

El detalle fundamental en todo esto, y lo que puede apoyar a las personas, incluidos los menores de edad, son las VACUNAS contra el Virus Sars Cov-2 pues esto ya está más que comprobado en muchos países como por ejemplo Islandia, en donde el índice promedio de vacunación es superior al 85% de los habitantes y donde desde el pasado mes de mayo no se presenta morbilidad por este virus.     Sabemos que es mucho mayor el número de habitantes de México que Islandia, pero aquí no estamos compararando la cantidad de gente que ahí vive, sino lo que queremos demostrar es que cuando hay un gran número de gente vacunada, se puede evitar la mortalidad de esta enfermedad y reducir muchísimo el contagio.

Como padres de familia, les hemos enseñado a nuestros hijos que en este mundo no debe de haber fronteras entre países.   Decimos esto porque hemos visto cómo el Sr. Presidente de México ha regalado vacunas a otros países.   Pero no hay que olvidar el refrán que dice que “el buen juez por su casa empieza” así que consideramos que debería primero brindar vacunas a TODOS los mexicanos y mexicanas de todas las edades o al menos, para los que ya tengan posibilidades de poder ser vacunados, como el gran porcentaje de niños y niñas o jóvenes que oscilan entre los 12 años de edad para arriba, esto porque ya existe la vacuna probada en estas edades y en otros que es la Pfizer.

El señor Presidente de los Estados Unidos Mexicanos ha negado la vacuna a los menores de edad, decimos lo anterior porque al no proporcionarla automáticamente la está negando.  

El Sub-Secretario de Salud Dr. López Gatell ha dicho tal cual que …”por debajo de los 18 años de edad existe un riesgo mucho menor de tener Covid, sobre todo la enfermedad grave y un riesgo casi nulo de morir por Covid”,  cuando la vida misma, lamentablemente nos ha demostrado lo contrario, sobre todo en  lugares como  Yucatán, donde la variante Delta está más que asentada.

Consideramos que es inconstitucional negar la vacuna a los menores de edad, insistimos, al no proporcionarla, automáticamente la está negando.  

El mismo Sr. Presidente ha dicho que se atenderán todos los amparos que se promuevan para vacunar a nuestros niños o niñas, pero la pregunta del millón es,

¿Por qué los padres de familia tienen o deben recurrir a un amparo que tiene un costo al cual no todos tendrán acceso, ya que la situación económica está muy mal en nuestro país?

La mayoría de los amparos han procedido favorablemente, esto claramente porque la ley está de nuestro lado, pero ¿por qué tenemos que promover algo que la misma Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos dice que tenemos derecho?

Ya sabemos que la misma ley nos brinda el derecho del amparo, pero insisto, ¿qué necesidad hay de hacer esto, cuando el Señor Presidente de México, juró hacer cumplir la Constitución Política de nuestro país?, ¡y claramente vemos que no lo está haciendo!

¿Quisiera saber si ya le preguntaron a los médicos, enfermeras, personal de primera línea, que desde el inicio de la pandemia han estado presentes junto a la cama de los enfermos de Covid-19, si están preparados con insumos y con todo lo necesario, para atender las olas de contagios que vendrán cuando los niños o niñas o inclusive maestros o maestras o personal de las escuelas, se contagien en forma masivamente?

¿Quisiera saber si mi hijo va a contar con la mejor atención médica en caso de que se llegue a contagiar?

Cabe mencionar que mi hijo no vive solo, comparte casa con sus padres y hermano y con su Chichí, la cual tiene EPOC que es una grave enfermedad de los pulmones, y la cual se cuida muchísimo porque sabemos que vacuna hace una parte y otra nosotros.

Yo como madre de mi hijo, soy paciente de cáncer, y a pesar de estar vacunada, corro riesgo pues me han quitado muchos ganglios en tres operaciones que llevo.  

Así como nosotros, la mayoría de los estudiantes conviven con sus familias, nos son seres autónomos.  

Muchos padres de familia necesitan mandar a sus hijos a las escuelas, porque en casa han visto que han tenido un gran atraso educativo, y lo van a hacer, y serán niños o niñas o jóvenes que NO estarán vacunados, que corren mucho riesgo.  

Como ya lo dije, son personas que tomarán el camión (uno o dos según sea el caso) o que incluso viene de municipios.

¿El o los gobiernos no ven esta situación?

Los contagios en Yucatán son muy altos e igual los fallecimientos, pero todos tenemos que salir a trabajar, y lo entiendo, al menos considero que los padres de familia ya están vacunados como nosotros pero ¿y los niños o niñas, los menores? 

Lamentablemente ya está más que demostrado que los menores sin comorbilidades también fallecen.

El señor Presidente dice que “Tenemos que correr ciertos riesgos como todo en la vida” pero yo le respondo que no, con la vida de mis hijos prefiero no tomar riesgos, porque la vida de mis hijos no está para riesgos ya que es solo una, además qué necesidad de tomar riesgos cuando la ley está de mi parte.

El Señor Presidente dice también que “vamos a estar pendientes de que no se contagien los niños”, yo le pregunto, ¿cómo piensa hacer esto?

Le invito a las autoridades a visitar personalmente las escuelas, que vaya sin previo aviso, y que se percate que ni agua hay en muchas de ellas.

El Señor Presidente habla también de que hay medidas sanitarias, protocolos que se van a aplicar, ¿cuáles son estos protocolos? ¿El termómetro y el gelecito?  Disculpe señor Presidente, pero eso es INSUFICIENTE pues ya está más que demostrado que hay muchos casos donde el virus no se manifiesta.

Yo invito a las autoridades correspondientes a CUMPLIR CABALMENTE CON LA LEY  y  PROPORCIONAR VACUNAS A LOS MENORES DE EDAD.

Invito a los padres de familia a que nos unamos a EXIGIR QUE SE CUMPLA LA CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE NUESTRO PAÍS, y a que las autoridades nos den un poco más de seguridad con la APLICACIÓN DE VACUNAS A TODOS Y TODAS.

Hace un par de semanas se llevó en la plancha del zócalo capitalino un evento para recordar lo sucedido en el año de 1521.   Jamás entendí por qué el mismo Presidente de la República realiza actos multitudinarios cuando estamos en pandemia.   

Pareciera que lo hizo con el afán de decir que si ahí va la gente con sus niños, pues que vayan a las escuelas.

Pero ese evento jamás debió organizarse, estamos aún en pandemia, pareciera que nuestras autoridades no lo entienden.

Muchos padres no hemos llevado a ningún evento masivo a nuestros hijos, ni salimos de vacaciones ni nada, entonces por favor, muchos si tenemos conciencia de lo que estamos viviendo y nos cuidamos.

Como padres de familia tenemos otros datos a los de las autoridades, pues si hay el virus, si están muriendo niños o niñas, si les afecta, y no quieren proporcionar vacunas para ellos.

Seamos prudentes, y exijamos se cumplan nuestros derechos.

Recordemos que la vida solo es una, y una vez que nuestros hijos o hijas se contagien ya está más que demostrado que nada vuelve a ser igual.

No corramos riesgos innecesarios sobre todo cuando ya existe la vacuna que puede apoyarnos y protegerlos.

Botón volver arriba