Retropoliciaca

PRESAGIOS MORTALES

*La mayoría de las personas respondería con relativa exactitud, si se le preguntaran detalles sobre los accidentes aéreos que provocaron la muerte, entre otras personas, de Pedro Infante y Blanca Estela Pavón

*Una señora soñó a su esposo, muerto y en medio de nieve y restos de un avión, le hizo prometer que retornaría en autobús, no hizo y falleció en el mismo transporte que Blanca Estela Pavón

Redacción/La Opinión de México/Sol Quintana Roo/Sol Yucatán/Sol Campeche

(Primera de siete partes)

Ciudad de México.- La mayoría de las personas respondería con relativa exactitud, si se le preguntaran detalles sobre los accidentes aéreos que provocaron la muerte, entre otras personas, de Pedro Infante y Blanca Estela Pavón.

Sin embargo, muy pocos saben quiénes fueron las afortunadas que salvaron la vida al ceder sus lugares, en el transporte de Mexicana de Aviación, a la actriz y su padre.

Y es probable que, a nivel general, se ignore el número impresionante de presagios que tuvo lugar en aquellas horas de tempestuosos tiempos, cuando la imprudencia y ninguna falla mecánica, causó la caída de la nave en los arenales sur del Popocatépetl.

Una señora soñó a su esposo, muerto y en medio de nieve y restos de un avión, le hizo prometer que retornaría en autobús, “porque mi sueño se repite, con gran alarma de mi parte”… Pero su compañero no cumplió su palabra y trató de regresar por vía aérea “para ganar tiempo”, pero falleció en el mismo transporte que Blanca Estela Pavón.

Otras dos pasajeras estudiaban en México y, aquel año, por alguna razón no querían vacacionar en Chiapas; sin embargo, sus parientes las presionaron de tal manera que las convencieron y sí, pasaron unos días felices, pero al intentar incorporarse a sus planteles, en el entonces Distrito Federal, su avión se desplomó en medio de una tormenta.

La coincidencia más extraña podría considerarse histórica: la profesora Eulalia Guzmán, obsesionada por descubrir la tumba de Cuauhtémoc, ordenó una excavación aparentemente exitosa en Ixcateopan, Guerrero y precisamente el 26 de septiembre de 1949, cuando la maestra levantaba una placa de cobre antiguo, como prueba de su hallazgo, a la misma hora cayó el avión de Mexicana en los arenales del Popocatépetl.

Y entre las víctimas del avionazo se contaba el sabio Salvador Toscano Escobedo, entrevistado el día 21 de septiembre de 1949, por el reportero Julián Carlos y Jiménez, a quien le dijo que “consideraba que Cuauhtémoc, el último emperador azteca, no nació en Ixcateopan, como se creía, sino en un lugar donde se levantan los portales de Santo Domingo, entre las calles Belisario Domínguez y República de Cuba, es decir, en lo que fue la gran Tenochtitlán, pues el famoso caudillo fue noble y descendiente de Moctezuma”.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba