Nacionales

PRESIDENTE MUNICIPAL DE COZUMEL, PEDRO JOAQUÍN DELBOUIS: OBESO Y PEREZOSO

*El presidente municipal de Cozumel, Pedro Joaquín Delbouis ha creado una burocracia que consumió dos terceras partes del Presupuesto de Egresos 2020: Cuenta con más de mil 500 trabajadores

*Contrario a su decir, el alcalde sacrificó la obra social en plena contingencia por Covid-19 para pagar nóminas y la deuda municipal, sin contar el pago a proveedores “carnales”

*Nadie sabe, exactamente, hacían a dónde fueron a parar un total de 106 millones 248 mil 714 pesos que saldan del ejercicio presupuestal 2020 que se ejerció en la ínsula

Redacción/Sol Quintana Roo/ Sol Yucatán

Cozumel.- Las más de mil 500 personas que trabajan para el gobierno local consumieron más de las dos terceras partes del Presupuesto de Egresos de 2020, mientras que las inversiones en obras de beneficios social fueron sacrificadas por el presidente municipal, Pedro Joaquín Delbouis, en plena contingencia sanitaria por Coronavirus.

Contrario a su dicho de aplicar una reingeniería en el ayuntamiento, consistente en la reducción salarial a funcionarios de primer nivel y disminución en la plantilla laboral, principalmente en las áreas administrativas, el número de trabajadores al servicio de la Comuna no disminuyó, por el contrario, aumentó más y con salarios más altos.

Incluso, Pedro Joaquín dijo que debido a los problemas “heredados” de la administración pasada tenía que pagar una nómina mensual de más de 20 millones de pesos, cuando en gobiernos anteriores rondaba, en promedio en 16 millones de pesos.

A principios del año pasado, el mandatario municipal se comprometió a hacer más eficiente el manejo del recurso público.
Detalló que el ayuntamiento de Cozumel tiene más de mil 500 empleados y para garantizar que el reajuste de platilla se diera equitativa y transparente se hizo en cada área una evaluación del desempeño laboral en los primeros meses de su administración.

Sin embargo, las cuentas no le salen. Pues el año pasado el cabildo de Cozumel aprobó una Ley de Ingresos y Egresos por 693 millones 553 mil 589 pesos provenientes de diversas fuentes impositivas en la isla y recursos provenientes del Gobierno del Estado y de la Federación, respectivamente.

Según el alcalde, de esos recursos más de 320 millones serían destinados a la nómina de los trabajadores y funcionarios del ayuntamiento, por lo que en apariencia restarían del total del presupuesto 373 millones 553 mil 589 pesos.

A esta cantidad habrá que restarle también 267 millones 304 mil 875 pesos de los programas de inversión anual 2020, por lo que quedaría un saldo de 106 millones 248 mil 714 pesos que nadie sabe a dónde fueron a parar.

Claro, siempre y cuando ese dinero se haya gastado en nómina y se hayan ejecutado los programas de inversión, situación que a la fecha sigue en duda.

Pero el alcalde se equivoca al creer que la sociedad de Cozumel no tiene memoria, y por eso, se atreve a salir en la búsqueda de su segundo mandato al frente de la comuna.

Además, gracias al más reciente endeudamiento que propició el mandatario municipal que hoy asciende a 433 millones 600 mil pesos, lo que ubica a Cozumel en el primer lugar del país en deuda per cápita. Es decir, qué si la deuda pública municipal se dividiera entre su población, los habitantes de la Isla Cozumel serían los más endeudados de todo el país.

Con información de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, el municipio de Cozumel tiene compromisos financieros que ascienden a 433.4 millones de pesos. Cada persona, en teoría, le corresponde pagar cuatro mil 287 pesos de esa deuda.

Cozumel no sólo ocupa la primera posición a nivel nacional en endeudamiento per cápita, sino que supera por mucho al resto de los municipios con niveles altos, como Agua Prieta, Sonora, que ocupa el segundo lugar con una deuda por persona de dos mil 802 pesos.

La deuda per cápita permite comparar las obligaciones financieras de los municipios en términos relativos. El indicador se obtiene dividiendo la deuda total de cada municipio entre la población respectiva.

De igual manera, Cozumel es el municipio más endeudado del país si se considera el monto de la deuda en proporción a sus ingresos totales. Es decir, lo que debe supera el 60 por ciento de todo su presupuesto anual.

Como es notorio entre los cozumeleños, al alcalde poco le interesa la sociedad, pues tiene a sus privilegiados. Por ejemplo, Pedro Joaquín Delbouis otorga al sector empresarial todas las facilidades para operar, pero ejerce mano dura en contra de quienes buscan sobrevivir a la crisis económica a causa de la pandemia por el Covid-19.

Una muestra de ello, son las expresiones de la Federación de Jóvenes Comunistas de Quintana Roo, mediante la colocación de carteles con el mensaje “Si un trabajador busca sobrevivir a la crisis, lo multan o lo detienen, pero a los empresarios hasta les dan parte de la vía pública. Ponte el cubrebocas, pero no te calles, o ellos o nosotros”.

Otras de las incongruencias del mandatario municipal es que invierte más de 7,5 millones de pesos en pavimentar una avenida que se encontraba en buen estado, mientras otras calles de colonia Emiliano Zapata continúan atestadas de enormes baches.

Este hecho le valió que en la Isla fuera señalado Joaquín Delbouis por sus actos elitistas porque destina más de 7,5 millones de pesos en la repavimentación de la Avenida que lleva el nombre de su padre y no atiende los hoyancos que ponen en peligro a los transeúntes y bicicletas de zonas populares.

Y peor resulta que es evidente la mala calidad del material utilizado.
Lo cierto es ni las cuentas ni un buen gobierno le sale al presidente municipal de Cozumel, Pedro Joaquín Delbouis, quien ya trabaja en la búsqueda de la candidatura del Partido Revolucionario Institucional (PRI) para reelegirse en su afán de aferrarse a la silla presidencial.

Artículos Relacionados

SEMANA SANTA EN MÉXICO: ¿SERÁN FERIADOS EL JUEVES Y VIERNES?

Redaccion

VIERNES VIOLENTO CON 51 EJECUTADOS EN EL PAÍS

admin

POR UN PASTEL DE COSTCO, SE OLVIDAN DE LA SANA DISTANCIA

Redaccion

Deja un Comentario