Nacionales

PROTEGÍA CÁRTELES

*Relacionan a Cienfuegos Cepeda con el cártel del Pacífico o la OBL

*El caso irá a parar a una Corte Federal en Nueva York, donde se lleva el proceso contra García Luna y el caso de “El Chapo”

*En México hasta el momento no se inició ninguna carpeta de investigación en su contra

Leonardo Juárez R./Sol Quintana Roo, Sol Yucatán/ La Opinión de México

Sin duda alguna la sospecha de la relación entre los señores de las drogas y altos funcionarios del gobierno federal mexicano ha sido un “secreto a voces”, esto a colación por las investigaciones que están realizando las autoridades de Estados Unidos de América contra gente de alto nivel en los sexenios de Felipe Calderón y de Enrique Peña Nieto, con la detención del exsecretario de la Defensa Nacional (Sedena) Salvador Cienfuegos Cepeda.

Resulta interesante esto, es que paradójicamente donde se llevará el caso de Cienfuegos Cepeda –general de 4 estrellas alto rango en la Sedena-, se llevará ni más ni menos que en la corte federal de Nueva York, misma donde se enjuició y sentenció a el exlíder del Cártel de Sinaloa, Joaquín Guzmán Loera “El Chapo”, y se desarrolla el proceso contra el exsecretario de Seguridad federal Genaro García Luna,  y ahora el del extitular de la Sedena.

A unas horas de la captura de Cienfuegos Cepeda a su llegada al aeropuerto de Los Ángeles, California, a petición de la Agencia Antidrogas de la Unión Americana (DEA), comenzó a relucir que esto fue la culminación de una operación especial contra el general que inició hace una década, específicamente contra el cártel de los Hermanos Beltrán Leyva o el cártel del Pacífico, anterior organización poderosa que tuvo presencia en al menos once entidades federativas, incluyendo la hoy Ciudad de México, y principales bases de operaciones Guerrero y Morelos.

En las investigaciones de las autoridades estadounidenses se refiere que Salvador Cienfuegos fungía como comandante de la IX Región Militar, con sede en Acapulco, uno de los lugares donde la  empresa delictiva mantuvo hegemonía gracias a su alianza con la casi desaparecida “Familia Michoacana” para mantener a raya a “Los Zetas” con los que se disputaban la plaza.

Las pesquisas refieren que el general retirado mantuvo supuestos nexos con la agrupación delictiva de los hermanos Beltrán Leyva, que controlaban el tráfico de estupefacientes en Guerrero y Morelos.

En el proceso que se le siguió a Guzmán Loera, Alex Cifuentes, testigo de la fiscalía estadounidense, reveló que “El Chapo” Guzmán intentó sobornar a un alto mando militar “para que lo dejaran en paz” y aunque nunca se dio a conocer su nombre, se señaló al “general de la nación”, a quien se darían varios millones de dólares.

Narró, el enlace se dio a través de la “secretaria” de Cifuentes, Andrea Vélez Fernández, quien manejaba una agencia de modelos en Ciudad de México, la cual proveía de mujeres las fiestas semanales del “general de la nación”, cuyo nombre no fue revelado, aunque Cifuentes dejo entrever que su “secretaria” les avisó que el intento de soborno fracasó, con esto se intuye que el general del que hablaba sería Salvador Cienfuegos Cepeda.

En su conferencia mañanera el presidente López Obrador manifestó que la detención del exsecretario de la Defensa Nacional (Sedena) en el sexenio de Enrique Peña Nieto, el general Salvador Cienfuegos Cepeda, “es un hecho muy lamentable, es una muestra inequívoca de la decadencia del régimen neoliberal, es un hecho muy lamentable el que un exsecretario de la Defensa sea detenido acusado por vínculos con el narcotráfico. Desde luego todo esto debe probarse, no podemos adelantar vísperas, no podemos hacer juicios sumarios, son procesos legales en donde las personas acusadas tienen derecho a la defensa”.

Reveló, “en México no se le sigue ningún proceso penal al General en retiro Salvador Cienfuegos y que fue apenas ‪el jueves por la tarde noche‬ cuando se enteró de su detención por autoridades de Estados Unidos, pero que no fue a petición del gobierno mexicano”.

El poder de control de los Beltrán Leyva

En lo que duró su alianza con el cártel de Sinaloa, los hermanos Beltrán Leyva lograron consolidarse como una de las organizaciones delictivas con mayor poderío en México, y con amplía presencia en la Unión Americana particularmente en Chicago, donde se presume que esa ruta fue la manzana de la discordia entre los consanguíneo y su “primo político” Joaquín Guzmán que mantiene una guerra a sangre y fuego entre ambos bandos por el control de la entidad sinaloense.

El Apogeo de la OBL

Tras escapar de la cárcel en 2001 del ahora desaparecido ‪Centro Federal de Readaptación Social número 2‬ de “Puente Grande” en Jalisco, Joaquín Guzmán Loera “El Chapo”, la captura de Arturo Beltrán Leyva meses más tarde, y la muerte de Rodolfo Carrillo Fuentes “El Niño de Oro”, le abrieron la puerta a los hermanos Beltrán Leyva.

Tras varias reuniones en 2002 con Guzmán y sus socios Juan José Esparragoza Moreno “El Azul”, e Ismael Zambada García “El Mayo”, se formó un grupo que sería conocido como la Federación, Alfredo Beltrán Leyva “El Mochomo” se casó con la prima de Joaquín Guzmán, Esparragoza se casó con la cuñada de Guzmán y Guzmán se casó con la sobrina de otro socio, Ignacio Coronel “Nacho Coronel” o “El Rey del Aice”.

La familia con base en Juárez entró al pacto en 2002, pero la relación no duró mucho. En 2004, el hermano de Amado Carrillo Fuentes, Rodolfo Carrillo Fuentes, asesinó a dos personas de Guzmán en Ciudad Juárez, y éste respondió con su ejecución. Frente a una encrucijada, Zambada y Esparragoza decidieron aliarse con Guzmán, lo que marcó el comienzo de la guerra entre los Cártel esde Sinaloa y de Juárez, la cual ha sido continua desde entonces.

En tanto, los Beltrán Leyva comenzaron su expansión y poderío, Joaquín  Guzmán les puso como primer objetivo formar un equipo de seguridad para hacer frente al creciente poder de su otro rival, el Cártel del Golfo, el cual al mando de Osiel Cárdenas Guillén “El Señor de la O” o “El Mata amigos”, había convencido a 31 oficiales de las fuerzas especiales del Ejército mexicano (GAFES) de crear un poderoso, sofisticado y violento  brazo armado “Los Zetas”.

Para esto los Beltrán formaron su propio equipo de seguridad, encabezado por el texano Edgar Valdez Villareal “La Barbie”,  un empresario que vino desde Laredo, Texas, el grupo de Valdez fue conocido como “Los Pelones”, que comenzó a igualar en brutalidad a “Los Zetas” en sus ejecuciones, otro grupo, “Los Negros”  liderado por un exdetective de la policía; y en la punta de la pirámide estaba Marcos Arturo Beltrán Leyva (a) “El Jefe de Jefes” o “Botas Blancas” o “El Barbas”, quien creó su propia unidad que llamaba modestamente las Fuerzas Especiales de Arturo (FEDA). La guerra se expandió rápidamente, al igual que el poder de la organización y su influencia.

De acuerdo a informes de inteligencia y seguridad  para 2005 la OBL operaba en Guerrero, Morelos, Chiapas, Querétaro, Sinaloa, Jalisco, Quintana Roo, Tamaulipas, Nuevo León, Estado de México y el Distrito Federal (Ciudad de México).

Otra importante tarea que Joaquín Guzmán puso a la OBL era infiltrarse en las fuerzas de seguridad y en la política, cosa que lograron con alarmante eficiencia. En ese año, la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA por sus iniciales en inglés) grabó una conversación entre Nahúm Acosta, un asesor cercano al gobierno de Vicente Fox Quesada, y uno de los Beltrán Leyva, se presume que se trataba de  Héctor Beltrán “El H”, responsable de la nómina, que presuntamente también incluía a altos miembros de la desaparecida Agencia Federal de Investigación (AFI) y al extitular de la SEIDO Noé Ramírez Mandujano, se le proceso y encarceló  supuestamente por haber recibido 450 mil dólares mensuales de la organización, pero los cargos fueron retirados en abril de 2013. Acosta fue arrestado pero posteriormente fue exonerado.

También se decía que pese a que las fuerzas federales sabían de la presencia y sitios donde poder ubicar y detener a Marcos Arturo Beltrán Leyva, le permitían pasear a sus anchas por Puebla y Morelos, en este último estado por fin fue abatido durante un enfrentamiento con las fuerzas especiales de la Marina, en particular se le criticó a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) el no actuar en consecuencia.

El error de la OBL fue su propio orgullo desmesurado. Su perfil público aumentó constantemente, al igual que sus apariciones en fiestas extravagantes en lugares como Cuernavaca, donde su dominio era indiscutible. Sus aliados en el Cártel de Sinaloa, por su parte, parecían preocupados. A esto se sumó una disputa entre la facción de Sinaloa y la OBL por una ruta de distribución en Chicago. La tensión se desbordó cuando las autoridades arrestaron a Alfredo Beltrán Leyva el 21 de enero de 2008. Después de que las autoridades liberaron a Iván Archivaldo, el hijo de Guzmán de la cárcel, los peores miedos de Arturo Beltrán Leyva se hicieron realidad: Guzmán había proporcionado la información que condujo al arresto de Alfredo, su hermano menor.

Se declaró la guerra y una de las primeras víctimas fue Edgar Guzmán, hijo de Joaquín Guzmán, quien fue asesinado cuando salía de un centro comercial en Sinaloa con sus guardaespaldas. Los niveles de derramamiento de sangre en Sinaloa se dispararon y la OBL se alió con sus antiguos archirrivales: “Los Zetas”. El Cártel de Sinaloa llegó a acuerdos de trabajo con el Cártel del Golfo y la Familia Michoacana, un despiadado grupo que había irrumpido en la escena en 2006.

La Federación del Narcotráfico encabezada por Guzmán, Zambada y Esparragoza se mantuvieron alineados en contra de la OBL, y utilizando sus contactos en el gobierno federal, el Cártel de Sinaloa desgastó a la OBL. En 2009 decenas de sus gentes fueron arrestados o asesinados, y en diciembre de 2009, la Marina mexicana dio de baja a Arturo Beltrán Leyva en un apartamento ubicado en un lujoso barrio de Cuernavaca.

El 2010 tras la muerte de Arturo Beltrán, Valdez Villareal se separó para formar su propia organización. Héctor Beltrán Leyva reagrupó lo que quedaba de la OBL y cambió su nombre a Cártel del Pacífico Sur, 000 las batallas ‪entre las dos‬ facciones dejó al cartel vulnerable, y Carlos Beltrán Leyva, hermano de Héctor y Arturo, fue detenido en enero de 2010.

El principal lugarteniente de Valdez Villareal fue capturado en abril y Valdez fue detenido a finales de agosto. El jefe de seguridad de Héctor, Sergio Villareal (a) “El Grande”, fue arrestado en septiembre. Lo que queda de la OBL ha fortalecido su alianza con “Los Zetas” para mantenerse a flote.

Related posts

LOGRÓ TENER UN PODER ABSOLUTO EN LA METRÓPOLI

Redaccion

MARTES CON 80 EJECUTADOS EN EL PAÍS; GUANAJUATO Y BAJA CALIFORNIA LOS MÁS VIOLENTOS

Redaccion

DERRAMA ECONÓMICA DE 300 MDD 

Redaccion

Leave a Comment