Nacionales

QUINTANA ROO: ¡DESVERGÜENZA LEGISLATIVA!

*El diputado Gustavo Miranda García fue el primero que firmó y promueve una iniciativa para que estos representantes populares puedan reelegirse en ese cargo… Hasta por 12 años

*Paula Pech solamente ha sesionado en dos ocasiones, en dos años; a ella le sigue la sapiensa de José Luis Guillén, quien de plano ha dejado su Comisión y Fernando Chávez que desconoce todo

*El chiapaneco Hernán Villatoro Barrios, pregona la humildad y sencillez con un bajo perfil, sólo que lo hace a bordo de autos de lujo como son su Mercedes Benz o su Jeep del año

Redacción/Sol Quintana Roo

Chetumal.- Desfachatez absoluta se vive en la XVI Legislatura del Congreso de Quintana Roo, especialmente, la impulsada por personajes como Gustavo Miranda García, quien fue el primer diputado que firmó y promueve una iniciativa para que estos representantes populares puedan reelegirse en ese cargo… Hasta por 12 años.

Diputados como Miranda García no tienen llenadera, por eso, se atreven a proponer que los legisladores puedan quedarse pegados a la ubre del dinero público por dos sexenios. Sin embargo, no hay nada más triste y penoso que en estados como Quintana Roo sea en donde los legisladores son los peor calificados, calificación ganada a pulso y merecida.

LOS DIPUTADOS

Para palpar esa realidad, solamente basta con echar una revisión al trabajo de cada uno de ellos, así como el registro de asistencias a las sesiones. Es de vergüenza lo que han hecho, puesto que hay diputados como Miranda García que se la pasan escondiéndose y saliéndose de las sesiones, otros de plano, ni van a sus comisiones o a sesionar.

Hay otros que son más aciagos, como la diputada Paula Pech, cuya Comisión en dos años sólo ha sesionado en dos ocasiones – ¡Una por año! – que tiene Comisiones especiales que jamás han sesionado o que de plano se hicieron ojo de hormiga como el mismo Gustavo Miranda, cuya Comisión especial para atender las agresiones de noviembre pasado en Cancún se quedó en nada, nunca sesionó una sola vez.

Además, hay otros legisladores como el mismo José Luis Guillén que de plano han dejado su Comisión por no estar en condiciones de poder encabezar los trabajos, según él, porque se enfermó, aunque los videos que circulan en redes sociales dicen otra cosa.

Hay otros legisladores como Fernando Chávez que hacen gala de su desconocimiento de temas básicos como el procedimiento legislativo o de plano de los principios básicos del derecho.

Esos legisladores son los que quieren ahora quedarse por 12 años. Lo que más indigna es que definitivamente se haya caído en lo grotesco y con argumentos que presentan en la iniciativa que fue entregada al Congreso del Estado.

En su exposición de motivos se quejan los pobres diputados, encabezados por Gustavo Miranda, de que al no reelegirse no se han profesionalizado, lo que se les ha impedido la especialización de sus funciones y que, por ello, el Poder Legislativo se ha debilitado frente a otros poderes.

Pues con ello pareciera que los diputados son inocentes que necesitan quedarse 12 años en el cargo para aprender y tener experiencia para que no los chamaqueen. Basta ver al diputado Hernán Villatoro, que a bordo de su Mercedes Benz o su Jeep del año, quiera eternizarse aún más. El dueño del Partido del Trabajo y, hasta hace algunos años único agremiado.

Él es uno de los que quieren eternizarse en el poder, a pesar de llevar adonde quiera la bandera de los pobres desde donde se lanza envuelto en ella para caer dentro de sus vehículos de lujo. Este legislador del PT es el eterno diputado que cada que puede, se sube al legislativo a hacer negocios.

NO TIENEN VERGÜENZA

Lo único cierto es que esos legisladores no tienen vergüenza, son cínicos y mentirosos.
Lo único que deben de hacer no lo hacen: Rendir cuentas, señalar a cuántas sesiones han asistido, cuántas iniciativas se les han aprobado y de qué trascendencia son.

Y, junto con ellos, los empleados del mismo Congreso rindan cuentas por qué los funcionarios que ha traído el Partido Verde han resultado muy malos.

Es en esta XVI Legislatura -la peor en la historia de Quintana Roo- que ahora se les ocurre, proponer reelegirse por 12 años. Es la gota que derrama el vaso y que demuestra que son abusivos que sólo trabajan para ellos y no para el pueblo o para el Estado.

En la historia del Estado no existe un sólo legislador que pueda decir que ha dado buenos resultados: Sólo corrupción, holgazanería, irresponsabilidad y mentiras, es lo que han demostrado y la XVI demuestra para qué sirven los representantes populares.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba