Portada

RENÁN, CON “FANTASMAS» Y “FACTURERAS”

*El Alcalde utiliza empresas al servicio del ex gobernador Rolando Zapata para seguir saqueando el erario. ICON Peninsular, sólo este año, obtuvo un contrato por 5 millones 885 mil cinco pesos

* Además, entre 2019 y 2020 la benefició o utilizó para el desvío de recursos en cuatro ocasiones, por un monto total de 12 millones 138 mil 272.66 pesos

Redacción/Sol Yucatán

Mérida.- El gobierno municipal de Mérida, Yucatán, que encabeza Renán Barrera Concha, opta por entregar contratos millonarios a empresas vinculadas con acusaciones de desvío de recursos y relacionadas con compañías señaladas como “fantasmas” y “factureras”.

Tal es el caso de ICON Peninsular, que tan solo en este año obtuvo un contrato por 5 millones 885 mil cinco pesos, solo por habilitar un centro de educación ambiental en la zona de conservación.

Además, entre 2019 y 2020 la benefició o utilizó para el desvío de recursos, en cuatro ocasiones por un monto total de 12 millones 138 mil 272.66 pesos.

Para el que todavía duda sobre el proceder corrupto del alcalde meridano y le otorgó su voto de confianza en las pasadas elecciones, vendría bien abrirle los ojos a la información de cómo maneja los recursos de la Comuna, al contratar a compañías que claramente han sido denunciadas como Empresas Factureras de Operaciones Simuladas (EFOS) y que encima, otorgan direcciones inexistentes para evitar futuras querellas legales.

Ya fue puesto en evidencia a través del reportaje “Empresas que se esfumaron sin dejar rastro”, localizable por internet, donde se nombran algunas de las empresas factureras que fueron utilizadas por el gobierno de Rolando Zapata Bello y que desaparecieron sin dejar huella, al mismo tiempo que culminó el mandato del ex gobernador priista que duplicó la deuda pública del estado durante su sexenio.

Algunas de estas compañías utilizadas para el desvío de recursos públicos a través de contrataciones de servicios inexistentes pero documentados por varios millones de pesos fueron: Asesores Administrativos de México, S.A. de C.V., a la que la Secretaría de Salud del Estado pagó 1 millón 50 mil pesos por un “Análisis y estudio sobre las causas de las patologías auditivas en la población del Estado de Yucatán”.

Otra fue Ok Aplicaciones y Más, S.A. de C.V., que cobró a la misma Secretaría un millón 173 mil 920 pesos por un estudio del “Panorama actual de la shigellosis, determinándose su impacto e informar (sic) sus efectos y medidas a establecer para su prevención”; ello pese a que esta compañía tenía un objeto social especializado en el ramo de la fumigación, pero también aplicaba acabados, pintura y materiales de construcción.

Y aquí viene el empate de esta prueba de malversación de fondos públicos, llevado a cabo por la administración estatal de Rolando Zapata con la administración municipal de Renán Barrera Concha: entre los trabajos que contrató la Secretaría de Salud durante la administración anterior hay uno con valor de 3 millones 605 mil 717 pesos por la elaboración del “Proyecto ejecutivo de las Villas de Transición Hospitalaria en el Hospital Psiquiátrico de Yucatán”, que fue asignado a la empresa ICON Peninsular, S.A. de C.V.

Mucho dinero para un proyecto ejecutivo, pero ese es el modo de operar de los políticos deshonestos en contubernio con empresas factureras, que se prestan para llevar a cabo el desvío de recursos, o bien es ese precisamente el único fin por el que se constituyen.

Y así, aun siendo una empresa señalada como EFOS, y haber sido utilizada para el peculado de recursos por la administración estatal de Rolando Zapata, el gobierno municipal de Renán Barrera Concha no dudó en firmar contrato con ella por 5 millones 73 mil 280.62 pesos, tras una licitación pública simulada efectuada el 23 de agosto pasado, donde la empresa de giro constructor presentó la propuesta más baja de cuatro que concursaron en total, resaltando el hecho de que los representantes de dos de estas empresas, ni siquiera se presentaron al acto de fallo.

Las tres propuestas rechazadas le pertenecieron a GDI de la Península S.A. de C.V., por 5 millones 75 mil pesos; Cankab Ingeniería y Construcción S.A. de C.V., por 5 millones 126 mil pesos y Tellus Proyectos del Sureste S.A. de C.V., por 5 millones 284 mil pesos. Quedaron fuera, según el dictamen de fallo, no por el costo ofertado, sino por omitir en sus análisis de precios unitarios, la mano de obra, materiales o equipo a utilizar para la ejecución de la obra.

Igualmente fueron descalificados por otros puntos como el incumplimiento de condiciones legales, técnicas y económicas requeridas por la dependencia contratante, por proponer alternativas que modificaran las condiciones establecidas por la “dependencia” y por no presentar listado de los insumos preponderantes solicitados.

De éste modo y para ensalzar las “virtudes” de la empresa ganadora del contrato, se informó mediante Acta de Fallo relativa a la licitación número LO-831050888-E1-2021, que ICON Peninsular S.A. de C.V., cumplía con todos los requisitos señalados en las bases de la convocatoria pública, al incluir la información, documentos y requisitos solicitados.

De esta manera se le adjudicó el contrato Cuxtal21-Fonatur-01, con objeto de “Habilitar un centro de educación ambiental dirigido a los habitantes de las Comisarías y Subcomisarías, ubicados dentro de la Zona de Conservación”, específicamente en la calle 21 s/n por la 20 y 22 esquina, colonia Centro, Molas, Mérida, Yucatán (a un lado del predio #99C).

Quedó constancia de que los trabajos habrán de ser ejecutados en un plazo de 91 días naturales, con inicio programado de los mismos, para el primero de septiembre de 2021 y su conclusión a más tardar será el día 30 de noviembre de 2021.

La firma del contrato se llevó a cabo el pasado 25 de agosto en la Dirección Operativa del Organismo Público Municipal Descentralizado “ZSCE Reserva Cuxtal”, ubicado en la calle 149 número 261 por 50 y 52 colonia San José Tecoh, en la ciudad de Mérida, Yucatán.

De acuerdo al documento, los recursos serán pagados por el Organismo Público Municipal Descentralizado de Operación y Administración de la Zona sujeta a Conservación Ecológica Reserva Cuxtal de Mérida, Yucatán, “ZSCE Reserva Cuxtal”, a través del “Fondo Verde” aportados por Fonatur. A modo de anticipo la empresa recibirá 1 millón 765 mil 501.66 pesos, equivalente al 30% de la propuesta presentada.

Los responsables de la evaluación de las proposiciones fueron: por parte de la titular de la dirección operativa del organismo público municipal descentralizado de operación y administración de la ZSCE Reserva Cuxtal, Sandra Araceli García Peregrina, asistida de la ingeniera Olga Guadalupe Casanova Quiñones.

Así también firmó María José Domínguez Ballote, por la unidad de Contraloría y Jaime Emir Acopa Brito, por la subdirección de asuntos jurídicos del Ayuntamiento de Mérida. Por ICON Peninsular dejó su rúbrica un representante de la empresa.

ICON Peninsular S.A. de C.V., está registrada ante el Registro Público de Comercio con Folio Mercantil Electrónico número 56582, con fecha de ingreso el 20 de mayo de 2014, allí estableció como su objeto social principal: el adquirir, enajenar toda clase de material para construcción, bienes inmuebles, constituirlos en condominio; administrar y explotar bienes muebles e inmuebles; arrendar, subarrendar y celebrar transacciones sobre bienes muebles e inmuebles, construir, adquirir, y operar hoteles, restaurantes, centros comerciales, discotecas, centros nocturnos, bares, agencias de viajes y todo tipo de establecimientos turísticos y comerciales.

Igualmente nombra la compra, venta, arrendamiento, lotificación, financiamiento, comisión, representación, negociación, mediación y administración de toda clase de bienes inmuebles en la república mexicana o el extranjero, así como la construcción, demolición, reparación, mantenimiento, y equipamiento por cuenta propia o ajena en la república mexicana o el extranjero de toda clase de bienes inmuebles. También señalan la realización de toda clase de proyectos, centros comerciales, diseños y obras de ingeniería civil, hidráulica, eléctrica, estructuras metálicas y de concreto, sistemas hidráulicos, sanitarios, de aire acondicionado, refrigeración, sistemas de telecomunicación, sistemas automáticos de control y seguridad, de informática o computación, radio, electrónicos, instalaciones especiales para inmuebles y edificios y obras de servicios especializados.

Además de otros puntos más que incluyen la decoración de interiores, exteriores y el suministro de toda clase de material necesario para tal efecto; la obtención de títulos, patentes, marcas, nombres comerciales, opciones y preferencias, derechos de autor, concesiones, para todo tipo de actividades; brindar servicios de transporte de todo tipo de bienes o personas; prestación de servicios de corretaje; la obtención y otorgación de toda clase de franquicias relacionadas con bienes inmuebles; la elaboración de planos y proyectos arquitectónicos y de ingeniería; la obtención de toda clase de crédito; en general, realizar celebrar y ejecutar cualquiera clase de actos y contratos civiles, mercantiles o industriales que permitan una ganancia lícita y que los socios acordaren llevar a cabo en beneficio de la sociedad, con las limitaciones que la ley establece, aseguran.

Como capital social mínimo fijaron la cantidad de 480 mil pesos divididos en 480 acciones o partes sociales con valor de mil pesos cada una, distribuidas a partes iguales entre los accionistas Rolando Mendoza Hijuelos (Secretario), Hyrvan Jesús Martínez Zapata (Tesorero) y Hernán José Medina Ceceña (Presidente), -los tres habitantes de la ciudad de Mérida, Yucatán-, quienes llevarán la firma y representación de la sociedad mancomunadamente cuando se trate de actos de domino, apertura de cuentas, o la suscripción de títulos de crédito, e indistinto unos de los otros cuando se trate de actos de administración, firma de cheques o pleitos y cobranzas.

Sin embargo y aunque en apariencia es una sociedad legalmente constituida, no solo tiene el precedente de haberse prestado para el aparente servicio de operaciones simuladas con la administración estatal anterior, sino que además se ha presentado con dos domicilios distintos.

Uno de ellos es el ubicado en la calle 11A número 55, en la colonia Felipe Carrillo Puerto, donde lo que se localiza es el costado de una escuela primaria, un salón de belleza, una peluquería y un pequeño espacio con juegos infantiles. Otra dirección es la que anuncian a través de una página de Facebook, situada en la calle 25 número 89, pero que, al revisar el lugar, éste se trata de una zona habitacional con varias casas convertidas en despachos, pero en ninguna de ellas se ve logo alguno de ICON Peninsular.

De igual manera al investigar más sobre la empresa, ésta no cuenta con página oficial donde ofrezca sus productos a través de internet, y el perfil que tiene en Facebook solo muestra un logo de la empresa y la imagen de un edificio, pero no habla sobre ella, ni muestra fotos de trabajos que pudieran estar realizando, ni de productos que en un momento dado ofrezcan, ni ofrecen plazas de empleo. No muestran nada y su última actividad se remonta al 5 de noviembre de 2019. En suma, presenta todas las características de una empresa fantasma: es ilocalizable e irrastreable.

Lo único que es posible encontrar sobre ella es un “resumen” de la misma donde se informa que la organización está registrada con el nombre ICON Peninsular S.A. de C.V., con domicilio social 11A número 55, en la colonia Felipe Carrillo Puerto, Código Postal 97136 y da el teléfono (999)9265959 y el correo [email protected], como medios para contactarlos.

Por su parte, el portal Quién es Quién que lleva registro de empresas proveedoras que tengan contratos firmados con organismos municipales, estatales y/o federales, cuenta con un resumen de actividad de ICON Peninsular como proveedor de contratos por un total de 52.8 millones de pesos a través de 6 contratos otorgados por entidades del Sureste Mexicano como Tabasco, Campeche y Yucatán.

De hecho sus mayores contratos fueron el referente a un Proyecto Integral de Obra Pública correspondiente a la construcción del mercado “Francisco Gurría” en la calle José Martí del municipio de Cárdenas, Tabasco, por 38.3 millones de pesos en trabajos a desarrollar del 30 de marzo al 26 de octubre de 2021 y uno más, por la construcción de 288 acciones de vivienda en el municipio de Tixcacalcupul, Yucatán, por 12.9 millones de pesos en trabajos que se desarrollaron del 18 al 31 de diciembre de 2019.

En cuanto a los cuatro contratos firmados entre 2019 y 2020 con monto total de 12.1 millones de pesos, éste obedece a los acuerdos OC20FPCON6224021 por 3 millones 475 mil 427.66 pesos; el OC19FICON4431135 por 3 millones 666 mil 373.06 pesos; el OC20FPCON6224021 por 3 millones 475 mil 427.66 pesos; y el VT20FICON6141088 con valor de 1 millón 521 mil 44.28 pesos, mismos que no son posible de indagar más sobre el tipo de trabajo o servicio contratado, pues su acceso por internet ha sido bloqueado.

Esperemos que Renán Barrera Concha deje de otorgar contratos a este tipo de empresas señaladas como empresas factureras, pues al hacerlo solo deja constancia de su hambre de dinero mal habido, mismo que obtiene por desgracia en detrimento de las finanzas públicas del municipio de Mérida, Yucatán y sus habitantes.

También puedes leer: ¡SILENCIADOS!

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba