Portada

«RENÁN Y VILA SON CORRUPTOS, NOS QUITAN NUESTRAS TIERRAS»

*Los campesinos indignados denunciaron el vil y descarado despojo de sus tierras, orquestado por el Ayuntamiento de Mérida y el propio Gobierno del Estado

*El Alcalde y el Gobernador ignoraron las protestas de los ejidatarios de Cinco Colonias, quienes se manifestaron frente a Palacio de Gobierno y el Ayuntamiento. Nadie los recibió, sólo la policía que estaba lista para actuar

Redacción/Sol Yucatán

Mérida. – Renán Barrera Concha y Mauricio Vila Dosal ignoraron las protestas de los ejidatarios de Cinco Colonias, quienes se manifestaron frente a Palacio de Gobierno y el Ayuntamiento. Nadie los recibió, sólo la policía que estaba lista para actuar.

Los campesinos indignados denunciaron el vil y descarado despojo de sus tierras, orquestado por el Ayuntamiento de Mérida y el propio Gobierno del Estado.

«Ya no confiamos del Alcalde ni del Gobernador, pues están coludidos con los ‘paracaidistas’ para despojarnos de nuestras tierras, ya que tienen el total apoyo de las autoridades para llegar y ocupar nuestros terrenos».

«¡Queremos justicia, queremos justicia!», demandaban a gritos los campesinos, quienes obviamente estaban muy molestos, pues se sienten impotentes ante la situación. Los reclamos los hacía mientras avanzaban a paso lento, pero firme, en el primer cuadro del Centro de la ciudad.

Lamentablemente, al parecer ni a Renán Barrera ni a Mauricio Vila les interesa el vil despojo del que son objeto estos campesinos, pues no tuvieron ni la intención de entablar diálogo con los manifestantes. Es más, ninguna otra autoridad o funcionario se atrevió a levantarse de sus asientos para ver qué pasaba y, por el contrario, al parecer les dieron indicaciones a los cuerpos de seguridad que estén sumamente atentos por si era necesario que entren en acción.

El grupo de los manifestantes era encabezado por el señor José Lorenzo, Comisario Ejidal de Cinco Colonias, quien detalló a Sol Yucatán la situación por lo que están atravesando él y sus compañeros ejidatarios.

El señor José Lorenzo indicó que, mediante paracaidistas, personal del Ayuntamiento de Mérida y del Gobierno del Estado están despojando unas 18 hectáreas de tierras a esta gente humilde, que con el sudor de su frente han labrado el campo.

Incluso, el entrevistado comentó que el descarado robo de tierras se perpetra a complacencia de las autoridades, pues los ejidatarios cuentan con el título de propiedad del ejido, donde se han construido casas, calles e, incluso, se han proporcionado los servicios básicos, como lo son luz y agua.

Al Comisario también lo acompañó en la protesta el Secretario Ejidal José Faustino, quien aprovechó la ocasión para hacer del conocimiento público que el mismo Instituto de la Vivienda del Estado de Yucatán (IVEY), a través de un documento, reconoció que esos terrenos invadidos son propiedad privada y, pese a ello, siguen otorgando las supuestas escrituras a los «paracaidistas», que son orquestados por funcionarios corruptos del Ayuntamiento y el propio Gobierno del Estado, comandados por Renán Barrera Concha y Mauricio Vila Dosal.

Falsas promesas

De igual forma, los campesinos de Cinco Colonias señalaron que ya están hartos de tantas promesas incumplidas y que ya no creen en las corruptas autoridades, pues el Ayuntamiento en varias ocasiones les ha jurado y perjurado la regularización de sus tierras, pero sigue favoreciendo criminalmente a los «paracaidistas»; también denunciaron que el Alcalde Renán Barrera hace actos descarados de proselitismo con dichos espacios ejidales, lo que obviamente tiene muy molestos a los humildes ejidatarios.

«Sólo queremos que se haga justicia, que todo se mueva conforme a la ley. Si tenemos título de propiedad, ¡entonces no pueden quitarnos esas tierras!», clamaron los manifestantes.

«El Alcalde Renán Barrera promete esas tierras a cambio de votos. ¡Hace proselitismo con nuestras tierras!», denunciaron los furiosos campesinos.

«Hay trabajadores del Gobierno del Estado y del Ayuntamiento que tienen pedazos de tierra ahí, ellos mismos lo han reconocido», reclamaron los presentes.

Y es que estos sólo fueron algunos de los comentarios que hicieron los inconformes, exigiendo que alguna autoridad estatal o municipal les haga caso y les dé la cara, pero simplemente fueron ignorados y en ningún momento alguna autoridad hizo siquiera algún intento por atenderlos.

Negro historial

Y es que lo que está ocurriendo sólo reafirma lo que Sol Yucatán ha denunciado públicamente, pues, como se recordará, han sido muchos los casos en Mérida, sobre todo en las comisarías del municipio, donde se ha presentado un despojo desmedido de tierras ejidales. Por lo general, esos descarados robos los orquestan autoridades de los tres niveles de Gobierno y gente que se consideran cacique, por tener algo de dinero para hacer estas tranzas.

Así es como sucede en Dzununcán, y en el presente caso, en Cinco Colonias, donde un grupo de caciques se han aliado para despojar tierras ejidales, teniendo conocimiento pleno de esto el Instituto de Vivienda del Estado de Yucatán (IVEY), pero como esta instancia ha visto negocio fácil, guarda silencio y se ha unido al robo de terrenos para después venderlos.

Así, en estas zonas se asientan «paracaidistas» orquestados por autoridades del Gobierno, para adueñarse de estas tierras y quitárselas a los ejidatarios, con la justificación incoherente de decir que nadie las había trabajado o reclamado y, por ende, pasan a ser propiedad del Gobierno del Estado, para luego venderlas.

El modus operandi es sencillo y maquiavélico: primero los caciques buscan un terreno y luego llaman a gente necesitada, principalmente foráneos, y les ofrecen trabajar el lugar un tiempo, asentarse ahí, para que sirvan prácticamente como prestanombres.

Obviamente estas personas aceptan gustosas, trabajan la tierra, desmontan el área y limpian el lugar.

Luego de limpiar el terreno, las humildes personas, familias enteras, se enfocan en delimitar el área, levantan endebles viviendas con palos, cartón y láminas de zinc. Hay quienes incluso llegan a edificar una simple y sencilla albarrada.

Pero aquí es donde entra el segundo paso del perverso plan de los caciques, quienes una vez que constatan que los «paracaidistas» ya están asentados y se encargaron de trabajar la tierra con el sudor de su frente, dan parte a los funcionarios gubernamentales.

Entonces, estos servidores públicos se presentan al sitio y recuperan los terrenos invadidos, para después tumbar las endebles viviendas y quedarse con el terreno ya trabajado, para posteriormente venderlo. Obviamente, caciques y servidores públicos se dividen la mayor parte; a los «paracaidistas» sólo les dan unos pesos.

Así trabajan juntos caciques y funcionarios, aprovechándose de la necesidad de cientos de familias, quienes al no contar con su documentación en regla hacen lo que sea con tal de tener unos pesos en el bolsillo.

Desgraciadamente los más vivos se aprovechan de la necesidad de aquella gente que no tiene en donde vivir. Los propios habitantes denuncian estos hechos y señalan que también se perpetran en otras comisarías del Estado.

Cabe señalar que se ha informado a Sol Yucatán de esta situación y los inconformes han protestado, como ahora sucedió con los ejidatarios de Cinco Colonias.

Así, los ejidatarios de esta comisaría han exigido a las autoridades estatales una explicación respecto al tema y solicitan que se frene este despojo desmedido de terrenos.

Y es que la operación es tan descarada y criminal, que trascendió que falsos «paracaidistas» presumen ser mandados por autoridades municipales de Mérida, para así invadir un área de terreno para después venderlos a particulares entre 15 y 20 mil pesos, en complicidad con servidores públicos.

Es más, estas personas tienen una economía estable y son quienes llegan para invadir terrenos. Se dice que esta gente son personas foráneas, provenientes de otros estados del país.

Los ejidatarios de Cinco Colonias ya no quieren más despojos de tierras, sobre todo porque, quienes despojan, son gente que tienen los modos económicos para comprar los terrenos. Señalan los inconformes que, al parecer, vehículos oficiales del Ayuntamiento de Mérida se acercan a ellos, temen que estos sean quienes les brinden protección y facilidades a esos falsos «paracaidistas».

Artículos Relacionados

CARLOS MARÍN COMPRA VOTOS: INICIA CAMPAÑA ANTICIPADA

Redaccion

PEI SIEMBRA EL TERROR

Redaccion

¡MILLONARIA RENTA DE HELICÓPTERO!

Redaccion

Deja un Comentario