Locales

SE INCREMENTA EL CONSUMO DE «CRISTAL» EN YUCATÁN

Redacción/Sol Yucatán

 

Mérida, 20 de diciembre. – En los últimos tres años el consumo del cristal ha aumentado entre los yucatecos, principalmente los adolescentes, explicó Victor Roa, Director del Centro de Integración Juvenil (CIJ).

El director del Centro de Integración Juvenil (CIJ), Víctor Roa Muñoz, alertó que en los últimos tres años el consumo de la droga conocida como “cristal” o “ice” se ha incrementado de manera exponencial, ya que en 2018 alcanzó un 11 por ciento y en 2019 un 22 por ciento entre la población que atiende, y este año se analizará siga elevándose la cifra.

En 2018, apoyaron a 600 personas. “Hemos visto que en los últimos tres años ha habido un aumento importante de consumo de cristal, y no es una situación en solitario de Yucatán, sino de todo el país; «es la sustancia que está de moda y se ha posicionado en todos los estratos sociales», afirmó.

Lo anterior, dijo, se presenta por las características de la droga, entre las que se encuentran que cada vez es más accesible y “económica”.

Esta sustancia se puede consumir varias horas a bajo costo, mientras que en otras, para alcanzar el mismo tiempo de consumo o efecto, se gastan miles de pesos.

El consumo ha aumentado debido a que muchos usuarios que prueban una droga por primera vez lo con “cristal” y los adictos a otras sustancias lo incorporan en su “menú”.

Indicó que los hombres consumen esta sustancia más que las mujeres, en proporción de cuatro a uno; sin embargo, en los últimos años el incremento también se registra en la población femenina.

En la Encuesta Estatal de Adicciones de 2014, el 49 por ciento de las personas que consumían drogas eran menores de edad, pero este porcentaje ha aumentado, mencionó Roa Muñoz.

Los resultados de la encuesta revelaron que, en el Estado, en ese año, 15 mil 303 personas consumían drogas, pero se estima que la cifra ha aumentado exponencialmente en los últimos seis.

Roa Muñoz dijo que el «cristal» es muy adictivo y entre los efectos que genera en los consumidores destacan que las personas se tornan violentas, presentan paranoia y se vuelven desconfiadas.

«El síndrome de abstinencia es muy fuerte, lo que desencadena en muchas ocasiones que las personas delincan para conseguir recursos para comprar la droga, ya que no quieren dejar de consumirla», explicado.

Mérida, por el número de habitantes, tiene un porcentaje mayor de consumidores que el resto de los municipios yucatecos, pero el consumo ha incrementado en Kanasín, Umán y Progreso.

“Hace tres años los primeros casos que se atendieron procedían de Buctzotz, Ticul y Oxkutzcab, porque se hablaba que en dichos municipios se empezó a cocinar o elaborar esta sustancia, de ahí se empezaron a distribuir en los municipios cercanos, y ahora el consumo elevado también se da en Motul y Tizimín”, precisó.

 

Artículos Relacionados

YUCATÁN SUMA SIETE MUERTOS Y 73 NUEVOS CONTAGIOS EN EL SEGUNDO DÍA DEL AÑO

Redaccion

EL LADO NO MÁGICO DE VALLADOLID, EL ABANDONO DE LAS AUTORIDADES

Redaccion

PELIGROSO REPUNTE DE COVID-19 EN YUCATÁN: SE REGISTRAN 135 NUEVOS CASOS Y 13 FALLECIDOS

Redaccion

Deja un Comentario