Portada

SE LE CAE EL CASTILLO DE NAIPES AL GOBERNADOR

*Canirac desmiente a Vila: por la crisis de la pandemia cerraron más de 2 mil 700 negocios y se perdieron más de 11 mil empleos; las ventas se desplomaron y oscilan entre un 35 y 40 por ciento

 

Redacción/Sol Yucatán

 

Mérida. – El castillo de naipes construido por Mauricio Vila Dosal se empieza a caer, pues la endeble infraestructura establecida en su II Informe de Gobierno cede ante la realidad dada a conocer por la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac), a la cual pertenece.

Las cifras alegres se tornan grises ante la realidad que prevalece en el Estado e, incluso, durante su evento omitió el cierre de negocios, así como la pérdida de empleos.

El sector empresarial se vio seriamente afectado a consecuencia de la pandemia, pues fueron miles de negocios que cerraron de manera definitiva, así como también fueron decenas de miles de empleos que se perdieron.

El presidente de la delegación de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac), Roberto G. Cantón Barros, reveló que, en Yucatán, debido al Covid-19, cerraron cerca dos mil 700 unidades de negocios de venta de alimentos, generando la pérdida de unos 11 mil empleos.

De igual forma, indicó que, a cuatro meses de la reapertura de los restaurantes, las ventas oscilan entre el 35 y el 40 por ciento, «estamos saliendo en tablas, no estamos ganando. La recuperación registrada a partir del 1 de septiembre es firme, pero muy lenta».

Comentó que, hasta el primer bimestre de 2020, en la Entidad había tres mil 500 unidades de negocios de venta de alimentos, de las cuales «entre el 15 y el 20 por ciento no se ha recuperado y no pudieron abrir».

Es decir, son dos mil 700 negocios que cerraron de manera definitiva y, en promedio, cada uno de ellos tenía hasta cuatro empleados.

Por ende, se perdieron cerca de 11 mil empleos, entre meseros, garroteros, lavaplatos, cajeros y cocineros, etc.

«A nadie le conviene la pérdida de empleos, ya que de lo contrario se generaría inseguridad y ahuyentaría la inversión en el Estado, tanto local como nacional e, incluso, internacional», acotó.

Reconoció que «estamos muy golpeados» por la situación que prevalece, pues «estamos con el agua hasta el cuello, pero estamos flotando, de manera paulatina se sale adelante».

En cuanto a las rentas, comentó que en un principio los arrendatarios colaboraron al no cobrar durante el período de interrupción temporal de la actividad escolar, laboral y recreativa, así como la movilidad en el espacio público.

Incluso, destacó la actitud de un arrendatario que bajó el costo de la renta hasta en 20 por ciento, pero con la condición de que el empresario no despida a su plantilla.

Comentó que también se tuvo acuerdos con la Comisión Federal de electricidad para renegociar el plazo para el pago del adeudo registrado en los primeros meses de la pandemia.

Incluso, de octubre a la fecha, la Canirac ha recibido unas 80 solicitudes de apoyo para el pago de los recibos de la CFE y el 70 por ciento de éstas ya fueron resueltas.

Luego del acuerdo con la paraestatal, personal de la CFE acude a los establecimientos para efectuar inspecciones de las condiciones del lugar, entre otras actividades.

En cuanto a los créditos bancarios, expresó que sólo se otorgó a algunos empresarios, otorgando un préstamo entre 60 mil hasta cinco millones de pesos, ante la incertidumbre crediticia que prevalecía.

«Los créditos se otorgaron cuando los pronósticos de la pandemia era que tendría una duración de 90 días», subrayó.

Artículos Relacionados

LUJOS Y EXCENTRICIDADES DE JAVIDÚ Y KARIME

admin

JUAN MANUEL LEÓN, UN FISCAL A MODO

Redaccion

FIESTÓN DEL AYUNTAMIENTO DE BUCTZOTZ EN PLENA PANDEMIA

Redaccion

Deja un Comentario