Portada

SEGUNDO INFORME DE VILA, ¿DE QUÉ?

*Las cifras maquilladas se dieron a conocer desde el pasado lunes 11, a través de boletines de prensa, así como spots dirigidos en las redes sociales, donde sólo hay «cifras alegres»

Redacción/Sol Yucatán

Mérida. – Las malas estrategias que tomó el Gobernador Mauricio Vila Dosal provocaron numerosas muertes de yucatecos, pues a las más de dos mil defunciones causadas por el Covid-19 hay que sumar 22 más de personas que ingirieron alcohol adulterado, ante la prolongada imposición de la «ley seca», además de 145 muertes de personas en 125 siniestros viales y 197 suicidios.

En ninguno de los dos años de su gestión ha fomentado acciones para contrarrestar el grave problema de alcoholismo y de suicidios, al mismo tiempo que es notable la desidia para la prevención y la detección oportuna de la letal patología de rápida transmisión.

Tan sólo en el primer año de su administración promovió a discreción el consumo de bebidas embriagantes y, de manera indiscriminada, otorgó licencias para puntos de venta, por lo que fomentó el alcohol, y ante el Covid-19, por más de tres meses impidió la venta de cervezas, vinos y licores.

En la Entidad han fracasado los programas relacionados a la prevención de suicidios, así como la detección oportuna de personas que desean quitarse la vida, pues la mayoría de los casos que atienden son ya consumados.

Incluso, a pesar de las limitaciones establecidas para cortar la cadena de transmisión de Covid-19, fueron numerosos los mortales accidentes de tránsito registrados durante el año pasado.

Claro está que estas problemáticas no se verán reflejadas en las cifras alegres y maquilladas del II Informe de Gobierno.

Y mucho menos se dará a conocer la millonaria inversión destinada para promover que «en Yucatán todo está bien y que nada pasa en el Estado», cuando la realidad es otra.

Para evitar todo tipo de cuestionamientos, así como de protestas, Vila Dosal rendirá un informe a través de las redes sociales, por lo que en todo momento estará alejado de los medios de comunicación y, por ende, no dará detalles sobre su administración.

Las cifras maquilladas se dan a conocer desde el pasado lunes 11, a través de boletines de prensa, así como spots dirigidos en las redes sociales, donde sólo hay «cifras alegres».

Cabe destacar que la «ley seca» establecida en Yucatán para cortar la transmisión de Covid-19 provocó la disminución la incidencia de Intoxicación Aguda por Alcohol (IAA), así como de problemas hepáticos relacionados con bebidas etílicas, sin embargo, se disparó el número de decesos por consumo de alcohol adulterado, al grado que en 2020 fueron 22 los occisos.

La Secretaría de Salud federal reveló que en Yucatán disminuyó en 75 por ciento los casos de IAA, aunque preservó el primer lugar nacional de incidencia, sitio que conserva desde hace una década.

Mientras, el decremento de la incidencia por problemas hepáticos relacionados con el alcohol fue del 50 por ciento.

Pero, durante la «ley seca» fueron 22 los decesos por intoxicación etílica, es decir, fallecieron por consumir alcohol adulterado.

Del total de casos, nueve eran de Mérida, siete de Acanceh, tres de Kanasín, dos de Progreso y uno de Maxcanú.

Anualmente, es millonaria la inversión que se destina para la atención médica de personas lesionadas que están bajo la influencia de las bebidas etílicas, así como con la enfermedad alcohólica del hígado y de cirrosis hepática.

Aunque se trata de un problema común entre los hombres, cada vez es mayor el número de mujeres afectadas.

Incluso, son miles las horas laborales que se desperdician cuando el empleado permanece en el nosocomio o está de incapacidad debido a la lesión o por las secuelas de la enfermedad que padece.

Durante el desarrollo del plan de resguardo domiciliario para evitar la propagación del Coronavirus Covid-19, en el país se decretó el cierre de comercios que expenden bebidas embriagantes, durante cerca de dos meses, pero en el caso de Yucatán, la «ley seca» se amplió y se aplicó en tres ocasiones.

Debido a ello, se observó una disminución en casos de problemas de alcoholismo, así como de accidentes y siniestros viales en los cuales estuvieron implicados personas en estado de ebriedad.

El Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica (Sinave) de la SS federal informó que el año pasado, en el país se registraron 20 mil 277 casos de IAA, con una disminución del 49.3 por ciento con respecto a 2019, cuando la cifra fue de 40 mil 21.

Reveló que en el Estado también se registró un retroceso del 75 por ciento, ya que 2019 fueron nueve mil 781 personas afectadas por las bebidas etílicas, y al año siguiente fueron dos mil 444.

Yucatán ocupa el primer lugar nacional de «Intoxicación aguda por alcohol», el 11.1 por ciento del total nacional, seguido de Jalisco, con mil 932 casos, el 9.5 por ciento, Guanajuato, con mil 776, el 8.8 por ciento, y la Ciudad de México, con mil 595, el 7.9 porcentual.

En estas cuatro entidades se concentró el 37.2 por ciento del IAA, cuyos casos se registran cuando son atendidos en nosocomios, al acudir para la atención de alguna lesión.

De acuerdo con la estadística, de 2012 a la fecha, Yucatán ocupa el primer lugar nacional y la cifra más alta ocurrió en 2014, con 11 mil 985 casos, y la menor fue en 2020.

La intoxicación aguda por alcohol es un problema de adicción que no está controlado y el grupo de edad más afectado es el que se encuentra en edad productiva de 25 a 44 años de edad, y en cuanto al género, afecta más a los hombres que a las mujeres.

En el país fueron 16 mil 277 hombres, el 78.4 por ciento, y cuatro mil 489 mujeres, el 21.6 por ciento, mientras en Yucatán fueron dos mil 309 varones, el 94.5 por ciento, y 135 féminas, el 5.5 porcentual.

Asimismo, en cuanto a las personas que tienen problemas hepáticos derivado con el consumo de bebidas etílicas, durante 2020, en el país se registraron ocho mil 75 casos, con un decremento del 47.8 por ciento, cuando el año pasado fueron 15 mil 460, mientras en la Península de Yucatán, la reducción fue del 41.4 porcentual, al pasar de 667 a 391.

Del total de casos, en la República Mexicana fueron tres mil 970 casos de Enfermedad Alcohólica del Hígado (EAH) y cuatro mil 105 personas positivas a Cirrosis Hepática Alcohólica (CHA).

Mientras, en el caso de Yucatán fueron 68 casos de EAH, con una disminución del 29.2 por ciento, ya que en 2019 fueron 132 las personas afectadas, así como 130 de CHA, con una reducción del 52 porcentual, cuando en el año anterior, el acumulado fue de 271.

La cirrosis hepática es el padecimiento que provoca la muerte paulatina del hígado, a consecuencia del alcohol, y, principalmente, son los hombres adultos bebedores consuetudinarios o que lo consumen habitualmente.

En el caso de la mujer, es menor la cifra, pero el hábito al etileno provoca el desarrollo del cáncer de mama. Además, ante todo deben evitar al máximo ingerir alcohol durante el embarazo, dado el alto riesgo de que el recién nacido tenga deficiencia física y/o mental.

 

Artículos Relacionados

MIÉRCOLES CON 94 EJECUTADOS EN EL PAÍS; ASESINAN A 28 EN BAJA CALIFORNIA

Redaccion

RADIOGRAFÍA CRIMINAL CDMX

Redaccion

LOS POLÍTICOS MÁS VELETAS EN YUCATÁN QUE EL VIENTO NO SE LLEVÓ

Redaccion

Deja un Comentario