Nacionales

VIDEO: EL FUNERAL DEL “AZULITO”, CON BANDA Y GLOBOS EN LUJOSO CEMENTERIO

Redacción /Sol Yucatán

 

Culiacán. –  Al ritmo de banda y globos azules elevados al cielo, fue como amigos y familiares despidieron a Juan José Esparragoza Monzón, El Azulito o El Negro, hijo del mítico fundador del Cártel de Sinaloa, Juan José Esparragoza Moreno, El Azul.

Las exequias del capo, quien murió de COVID-19 en la clínica privada Cimsa de Culiacán, fueron en el panteón Jardines del Humaya, lujoso cementerio que también resguarda los restos de Amado Carrillo Fuentes, El Señor de los Cielos, Arturo Beltrán Leyva, Ignacio Coronel Villarreal y Arturo Guzmán Loera alias El Pollo, hermano de Joaquín, El Chapo Guzmán.

Por un video difundido en redes sociales se puede apreciar que el vocalista de la agrupación marca el conteo para soltar decenas de globos con formas de corazón y estrellas, tanto de azul metálico, blancos y plateados. Son menos de un centenar de personas sin sana distancia y algunos vehículos en las inmediaciones.

“A la cuenta de tres se van a soltar en agradecimiento al señor Juan José Esparragoza por todo lo que hizo por todos y cada uno de nosotros, ¿listos?, esto dice, a la una, a las dos y las tres, ¡bravoooo!, fuerte el aplauso para el señor Juan José Esparragoza con todo el cariño y respeto para él”, pide el cantante al tiempo que inicia el corrido “Mi mejor regalo” de Operativo Norteño, canción compuesta al Azulito.

Según consignó el medio Río Doce, Esparragoza Monzón fue velado desde el pasado domingo 17 y alrededor de las 11:00 horas de este martes 19, su cuerpo fue sacado de la funeraria y trasladado a Jardines del Humaya para la sepultura. Al menos tres camiones tipo torton salieron del primer punto al cementerio, cargados con con decenas de coronas florales.

Durante este 18 de enero, numerosos arreglos llegaron a la funeraria, pero el espacio era reducido para albergarlas y fueron llevadas al estacionamiento.

Apenas habían pasado unas horas del fallecimiento del Azulito, cuando Rafael Caro Quintero y los hermanos René y Alfonso Arzate García,— jefes de plaza de Ismael Zambada García, El Mayo, en Tijuana, los tres buscados por la DEA— se aparecieron como los fantasmas en los que se han convertido.

En una de las sucursales de la funeraria Moreh se encontraba una pesada corona fúnebre adornada con 500 flores. Una cinta atravesaba el arreglo cotizado en miles de pesos: “De tu padrino Rafael C.Q” se leía en letras doradas sobre un listón negro.

Los hermanos Arzate García, conocidos como El Aquiles y La Rana, enviaron una corona de rosas rojas y blancas con sus sobrenombres. Así fue como los narcos de luto despidieron a uno de los suyos.

De albergar a políticos como gente adinerada, Jardines del Humaya pasó a resguardar los restos de personajes famosos en el mundo del narco, desde mandos medios a líderes de las facciones.

La construcción de algunas de esas lujosas y extravagantes “narcotumbas” puede tener un valor de hasta 8 millones de pesos dependiendo de los acabados como del tamaño, según trabajadores de ese panteón ubicado sobre la Calzada Heroico Colegio Militar, a la salida sur de la ciudad.

Artículos Relacionados

PROHÍBEN VENTA DE COMIDA CHATARRA AFUERA DE TODAS LAS ESCUELAS DEL PAÍS

Redaccion

YA SUPERAMOS LOS 200 MIL POSITIVOS; DEFUNCIONES SIGUEN EN AUMENTO

Redaccion

NIÑA DE 12 Y SU PAREJA, DE 15, SE CONVIERTEN EN PADRES

Redaccion

Deja un Comentario